martes, 27 de septiembre de 2016

Autoconfianza, el secreto del éxito del escritor

El Premio Nobel de Literatura, V.S. Naipul afirma que desde pequeño quería ser escritor y estaba convencido de que iba a serlo. Cuando Naipul echa la vista hacia atrás aún se sorprende de la autoconfianza que desde niño tenía en esta vocación porque, explica, apenas leía, desde luego no escribía y era un escolar como otro cualquiera.

Según Naipul, esta seguridad le venía inculcada de "escuchar" [sic] a su padre que consideraba ser escritor el mejor oficio del mundo y él quiso serlo.

Directores de cine, pintores, escultores y otros artistas también hablan de esta determinación como el combustible interno que alimenta su trabajo. Werner Herzog lo explicaba así en sus notas de rodaje de esa pesadilla que fue Fitzcarraldo (La conquista de lo inútil. Editorial Blackie Books):

"Tengo 38 años, ya he pasado por todas. El trabajo me lo ha dado todo y también me lo ha quitado todo. No dejo que nada ni nadie me confunda".

http://www.hacerselacritica.com/


Bloqueo de escritor o desmitificar la escritura

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Tienes la historia, tienes el ordenador, tienes el tiempo... y no hay forma. Ni una palabra, ni una frase. O quizá sí, unas cuantas, quizá veinte o treinta y ahí se acabó. El personaje se ha deshidratado y se venido abajo, no se mueve y lo que es peor, la trama no avanza. Como el primer año de colegio que los niños pillan todo, te has contagiado del catarro más común entre los escritores; el temido Bloqueo. ¿Y a qué médico se le consulta cómo curarse?

Por desgracia, no hay vademecum de escritor, ningún compendio en un cómodo tomo que consultar, que prescriba el remedio, así que habrá que ir escuchando lo que otros colegas de profesión hicieron antes para conseguir que todo fluyera. Lorraine C. Ladish, autora de más de una docena de libros, nos da el suyo:


Siéntate a escribir disfrutándo, dice Ladish, por el mero placer de poner por escrito palabra tras palabra, de transcribir pensamientos, de contar una historia. Sin más. Y si quieres leer su entusiasta libro, en el que ha volcado toda su experiencia de escritora, aquí está: El reto de escribir y publicar. Ediciones Obelisco. 

lunes, 26 de septiembre de 2016

Mi Madrid es lento y provincial y en él, todo es posible





Maribel Orgaz – www.leerenmadrid.com  - info@leerenmadrid.com 
Mayo 2015

Joaquín Barrero se crió en el distrito de Arganzuela pero muy pronto, viajó por todo el mundo. Es un escritor atípico, que comenzó a publicar en plena madurez y cuyas novelas “de intriga histórica”, como él mismo las define, tienen un enorme éxito de público; distinguido con diferentes premios literarios, varios de sus títulos se han convertido en best seller. Su Madrid, detallado y vivo, es inolvidable para el lector.


Empezó a escribir tarde o más bien, a publicar tarde...


Aprendí a leer pronto. Mis profusas lecturas me llevaron a escribir desde niño. Supongo que esa inclinación es común en muchas personas. Un día, cuando los tiempos impacientes habían quedado atrás, surgió la oportunidad de mostrar a otros algunas cosas remansadas en mi memoria. Nunca es tarde. No lo fue en esa ocasión. Ocurrió justo en el momento oportuno.

El tiempo escondido, su primera novela, se reedita constantemente. Ahora que sólo se oyen lamentos porque la gente no lee, ¿cuál es el secreto de que sus obras sean tan leídas y fielmente seguidas?

Mis obras hablan de personajes anónimos, gente corriente a las que un día alcanza el rayo de lo inimaginable. Son historias que ocurrieron o que pudieron haber ocurrido. En las descripciones, muchos lectores se ven reflejados en esos personajes, no importa el tiempo. Y no son pocos los que, de golpe, se encuentran en los barrios y lugares donde ellos mismos caminan o han caminado. Eso les causa sorpresa e ilusión.

La gente sí lee. Y seguirá leyendo. Porque el libro es la mirada incesante al conocimiento. Lo que ocurre es que la mayoría ha llegado a ese nivel donde no tienen cabida los renglones vacíos. Buscan autenticidades. Soy consciente de que mi responsabilidad como autor está en no apartarme de la magia.

En sus novelas, hay dos tiempos que corren paralelos, pero el Madrid de la posguerra es inolvidable. ¿Quizá porque es la mezcla ideal de tiempo vivido y después, sólidamente documentado?

El Día del Libro vino a la caseta una madre con dos hijos, 14 y 18 años. Son de Belgrado. Me causaron profunda impresión por su gran cultura. Dijeron que nunca olvidarían caer las bombas sobre las casas de su ciudad. Era la primera guerra en Europa desde la Segunda Mundial. Sostienen que quienes viven experiencias bélicas jamás las olvidan. Es lo más tremendo que puede ocurrir en la vida.

No viví la guerra de España, pero mis padres me transmitieron todo el prolongado horror. Porque una guerra no es sola en sí misma. Existe lo que precede y lo posterior, todo imbricado. Y en parte de ese mundo desquiciado, que abarca años decisivos en la posguerra, yo viví. Y lo cuento.

Un detective llamado Corazón cuya oficina está en la Torre de Madrid, que odia los toros y bebe leche, que no duda en defender con los puños a los débiles...

El detective Corazón es el resultado de la búsqueda de un ideal. Existen hombres así, los he visto, hablé con ellos. Son escasos, pero ahí están. Para que siga habiendo ilusión en las miradas da cada amanecida. No todos tendrán la oportunidad de encontrarlos. Pero todos pueden conocerlos y sentirlos si deciden leer mis novelas. Corazón Rodríguez no les defraudará.

En los años 40, Madrid aún poseía un bosque, los niños aprendían a nadar en el Manzanares y los chavales sabían silbar melodías...

Reflejo un Madrid que no existe ya. El Madrid lento y provincial donde todo era posible porque todo estaba por hacer. Están las mismas calles que describo, pero se apagaron para siempre las melodías y los olores. Ya nadie aprende a nadar en el Manzanares ni silba melodías mientras camina por entre el ruido hacia el trabajo obligado. Los jóvenes de ahora quizá ni recuerdan su primer beso y cómo el alma se estremecía ante el misterio que se desvelaba...

Madrid, Argentina, Chile, Alemania o Suiza. El lector es llevado desde el detalle más local a otros países; grandes acontecimientos y clases sociales pero todo confluye en torno al núcleo de su novelística.

El lector viaja con el detective Corazón a varios países. Las pistas que sigue le llevan a esos horizontes. Corazón abre la puerta invisible a los lectores para que los contemplen a la vez que él, con lo que el lector desciende a los infiernos o sube donde habitan las perseidas. El lector se convierte así en actor de la novela que lee en una simbiosis inesperada. Y así, sin esfuerzo, va encontrando verdades escondidas en la historia pequeña de España, la de los perdedores. Ello lleva a muchos, a releer las novelas para seguir gozando de viajes ensoñados.

En sus novelas hay niños, muchos. Es inusual en la novelística española y una rareza en las novelas de misterio ¿por qué reparar en ellos? ¿qué aportan?

Los niños son hombres en proyecto. Su mundo es el que luego será, si de ellos surgen creadores de lo imposible. Aportan la verdad prístina, la autenticidad. Están en mis novelas igual que el amor y las circunstancias.

El lector sólo tiene que dejarse llevar por las vicisitudes de esos niños y descubrirá con ellos la fuerza, la realidad y la esperanza que el trajín difumina.


Obras de Joaquín Barrero – Ediciones B

La tierra dormida, Detrás de la lluvia, Una mañana de marzo, Detrás de la lluvia, El tiempo escondido, La Niebla Herida, Una Mañana de Marzo, Una Mañana de Marzo, La Niebla Herida, El Tiempo Escondido.

Joaquín Barrero, Facebook 

La Jet Set madrileña conoce muy bien Mozambique, Victoria Suever





Maribel Orgaz – www.leerenmadrid.com  - info@leerenmadrid.com 
Julio 2016

La jet set madrileña, afirma Victoria Suever, conoce bien el paradisíaco Mozambique, el lugar en el que ha ambientado su primera novela. Este país africano, que fue una de las posesiones portuguesas más preciadas, era una tierra de oportunidades en donde muchas personas encontraron un lugar fértil para su inteligencia y tesón, como nuestra protagonista Amalia, que supo lograr allí una libertad impensable en la metrópoli. 
Suever ha escrito una novela que comienza con una joven mujer y su continua lucha en un territorio africano fascinante.

El viento sopla del norte, su primera novela, lleva un largo camino recorrido. 


Vivimos un tiempo en el que un lector es un tesoro. Hay que valorarlo mucho, teniendo en cuenta que muy poca gente lee libros y aún menos los compra. Un escritor tiene que elegir el público al que desea llegar, ha de personalizar su propia forma de promocionarse con un estilo y un discurso propios, tanto a la hora de escribir como a la de relacionarse con sus lectores porque ellos son los que invierten su tiempo y su dinero en tu obra. Por otra parte, en esta época se premia más la resistencia que el talento. Si decidimos elegir la promoción a través de redes sociales, tenemos que dedicarle al lector mucho tiempo para satisfacer sus demandas.


El telón de fondo de su novela es Mozambique. Un territorio colonial portugués que se independizó muy tarde. 

El foco de la descolonización afectó sobre todo a las grandes potencias, Francia, Gran Bretaña y España, las que litigaban por quedarse con los puertos comerciales más importantes entre Europa y América, o Europa y Asia.
Las colonias portuguesas no tuvieron estructura militar hasta mediados del siglo XX: los portugueses no eran invasivos, y los nativos no deseaban con tanto ahínco echarles, porque su presencia apenas consistía en crear puertos comerciales. Los movimientos de emancipación en Latinoamérica siempre los impulsaron criollos que iban a estudiar a la capital de la metrópoli y, cuando volvían formados, deseaban la independencia de su país de origen. Normalmente eran los hijos de la primera o segunda generación de colonos, de alto nivel económico con acceso a las universidades europeas.

En los países africanos eso no sucede. Las etnias mozambiqueñas estaban muy aisladas, conservaban sus costumbres y tenían rivalidades entre ellas. Los portugueses no se involucraron demasiado en el modo de vida de los nativos, en consecuencia no se modernizan, por lo que no acceden a la universidad en Lisboa, hasta mediados del siglo XX.


Cómo se construye un personaje, la microhistoria en la gran historia, sin convertirlo en un portavoz de las ideas de su autora.

La dinámica de una ficción histórica me ha llevado a escribir la novela con total objetividad, sin manipular datos, fiel a los acontecimientos y hechos documentados. Tampoco quise, al escribir, manifestar preferencias por ninguno de mis protagonistas acreditados históricamente.

A partir de tales personajes “intocables”, he creado otros ficticios, que entran y salen del curso de la crónica histórica, aportándole ambiente y musicalidad. Creo que a mi lector le interesa, más que otra cosa, la narración paralela de las personas comunes que cabalgaron con los documentados por la historia con mayúsculas. Por lo demás, mi narración intrahistórica ha de ser creíble y traer consigo sentimientos de amor, miedo a la muerte, venganza, etc. Los personajes de ficción que me permito deben hablar y pensar como lo hacían en la época que trato; sin alterar los hechos principales. Son mis personajes de ficción los que han de mantener al lector en vilo, con el libro entre las manos, sin ganas de soltarlo.

Con las microhistorias que planteo en mi relato, he pretendido establecer contrastes entre los grandes gobernantes o reyes de la historia ya escrita, y el devenir de la gente del pueblo llano. Porque retrato preferentemente sociedades rurales y humildes, de campesinos y pescadores, abocadas a la supervivencia. Retrato a la gente que nunca sale en los libros.


Los libros como el suyo son la guía turística perfecta para visitar de una manera personal y única, un país. 

Es una casualidad que, en mi libro, uno de los personajes realice un viaje a través del país. Y aunque las villas han cambiado de nombre allí, las playas vírgenes se han llenado de hoteles, los palmerales se han secado, y las ciudades coloniales se han llenado de edificios modernos y vehículos, Mozambique mantiene todavía conexiones con su pasado. Su naturaleza, sus urbes y muchos de sus monumentos, a día de hoy, se pueden rastrear a través de mi libro. Basta con mirar su índice, se enumeran en el libro las catedrales del país, baluartes aún en pie, estaciones de tren, puertos, playas, archipiélagos, clima, y formas de vida que, en algunos lugares, mantienen separados a los nativos con sus costumbres tribales de la población blanca urbanizada.

Si lo que se pretende es descansar y conocer hermosas playas, hoteles lujosos y gastar mucho dinero, puede hacerlo en avión o barco, de ciudad en ciudad, desde Maputo, la capital, comercial e histórica, con su lujosa zona colonial, el Mercado de Xipamanine, el Central y la caótica ciudad moderna, repleta de tráfico y rascacielos. La hermosa playa de la isla de Inhaca, cercana, donde pasar unas horas y volver.

Desplazándonos siempre hacia el norte se pueden visitar las principales ciudades: Xai-Xai, Inhambane, Vilanculos, Beira, Quelimane, Angoche, Nacala y Pemba. Estas ciudades todas costeras, tienen frente a ellas archipiélagos de islas paradisiacas como Barazuto, Quirimbas, Ilha de Mozambique, Ilha Paraíso, o una isla privada, Madjumbe Island. Turistas de lujo como la reina Máxima de Holanda, la cantante brasileña Preta Gil o Sonsoles Suarez (hija del expresidente Adolfo Suarez), y su actual marido, el mozambiqueño Paulo Wilson, DJ en la discoteca Ten con Ten, de moda en la “cool set” madrileña, son visitantes asiduos de este lindo país.

Otra forma interesante de viajar por es por tierra, en tren o camiones, en contacto con la gente, en plan aventura. Partiendo de Maputo, hacia el norte, avistando animales y disfrutando de la prolífera vegetación, la elección sería pasar por los Parques Nacionales: Limpopo, en Gaza donde podrá observar en su hábitat, varias especies de animales salvajes, sobre todo elefantes o La Reserva Natural de Gile. Algo imprescindible es el avistamiento de delfines o tiburones ballena en Tofo o en el Canal de Mozambique. En Quelimane, capital de Zambezia, donde además encontrará cientos de especies de aves.
Para bucear o hacer snorkell, el Parque Nacional de Barazuto y el de las Quirimbas, con sus arrecifes de coral, peces multicolores, y cabañas a pie de playa de arena blanca resplandecientes e intactas, donde todavía desovan la tortugas.

Y tengo que mencionar las ciudades interiores, como Tete, Niassa y Nampula, donde existen otro tipo de bellezas: la montaña de Gurue, la presa Niassa, la más grande de África y las comunidades locales que invitan a quedarse en esta “terra da boa gente”.


Javier Moro dice que cada libro le lleva tres años: uno para documentarse y viajar, otro para escribir y el tercero para promocionarlo. ¿Cómo es su proceso?

A mí este libro me ha llevado más tiempo, creo que por ser mi primera obra. Visité Lisboa, Aveiro, Coimbra, Oporto, Évora, Elva, Beja, Vila Praia de Ancora, entre otras ciudades y pueblos portugueses que aparecen en mi libro, para poderlos describir bien. Llegó un momento en que la información al alcance de la mano se me agotó, y fui a Lisboa para “bucear” entre museos y bibliotecas, aprendiendo portugués para poder asimilar más información documentada cara a mi libro.

Viajar a Mozambique y conocer el país no fue lo que me llevó más tiempo. Pero sí el establecer relaciones con personas de edad avanzada, con la mente clara y dispuestas a compartir conmigo sus vivencias de juventud, evocando antiguos "modus vivendi", el aspecto que tenían las ciudades de época, los mercados y los transportes. Más de un año estuve en contacto con semejante memoria viva a través de Internet. A veces yo avanzaba en mi relato y lo daba a leer a quien podía haberlo protagonizado. Me refiero a personas de edad avanzada mozambiqueñas que, al leerlo, me corregían errores. En la época que describo a menudo había que desplazarse por Mozambique en barco, la selva era peligrosísima y no existían carreteras, ni gasolineras para todos los trayectos que podía imaginar en mi libro. Así que, ahí estaba yo reestructurando lo ya escrito, reescribiendo todo el argumento de mi libro para que el relato fuera plausible, no solo verosímil.

Escribir el libro me llevó tres años, incluido en ellos el tiempo necesario para documentarme. Me documentaba según lo requería la orientación de mi historia. Llevo promocionando mi libro ya otros dos años y creo que no debo dejarlo de momento.


Vargas Llosa usa siempre la misma pluma para escribir, Isabel Allende enciende una vela y empieza siempre el mismo día cada año su nueva novela… ¿alguna manía de escritora?

Sí, yo también tengo alguna manía de escritora y algunos hábitos poco convencionales. Escribo casi siempre de madrugada, en compañía de la luna cómplice de mis ideas. Así el sol no quema mis palabras. Escribo además con una gran botella de agua cerca y los teléfonos apagados. El silencio, para mí, es imprescindible.


El viento sopla del norte
Victoria Suever
Editorial Ledoria
@suevervictoria
http://www.editorial-ledoria.com/

Rutas Literarias guiadas


CarpetaniaMadridLos recorridos histórico-literarios de esta reconocida empresa madrileña 
son muy solicitados: desde el Madrid de Galdós hasta el Madrid Oscuro. + Info 
* Literatura y Mujeres, guía Maribel Orgaz  +INFO



_______________________________
Ruta Teatralizada Letras y Espadas - Casa Museo Lope de Vega

Situada en pleno centro histórico, en el Barrio de las Letras, la Casa Museo Lope de Vega se ubica en
el edificio en donde el escritor vivió sus últimos 25 años+ Info





Libros Baratos en Madrid

Libros baratos
Libros Segunda mano solidarios  

Un artículo excelente con 10 librerías de segunda mano en Madrid, aquí 

Tuu Librería
LLévate los libros que quieras y deja el donativo que consideres
http://www.tuuulibreria.org/ 
c/ Covarrubias 38 y c/ Padilla 78
Madrid

LibrosLibres
Llévate los libros que quieras y deja el donativo que consideres
http://www.librerialibroslibres.org

LibrosCercanos
Llévate los libros que quieras y deja el donativo que consideres
https://www.facebook.com/asociacionlibroscercanos 

Librerías Fundación Melior
Donados y revendidos a Precios económicos para financiar su proyecto ONG
http://librosmelior.org/info/nuestras-librerias 

Asociación Reto a la Esperanza 
Donados y revendidos a Precios económicos para financiar su proyecto ONG
http://www.asociacionreto.org

Aida Books
www.aidabooks.org
Libros donados de segunda mano que se venden para financiar su proyecto ONG
Se venden on line pero pueden recogerse en C/Claudio Coello, nº 112 - 1º

Libros Baratos Nuevos
Books Center

Libros en liquidación en los establecimientos del Grupo VIPS
Plaza Cánovas del Castillo, 5
Gran Vía, 43 
Centro Comercial Diversia. Alcobendas

TikBooks

Vendingbooks - Máquinas expendedoras

.............................................................................................. 
Libros en la calle

Libreros Cuesta Moyano











  

Libros en El Rastro

En Internet    
BookCrossing
Comunidad internacional de intercambio de libros gratuitamente
Libros gratis (libres de derechos de autor)

http://librivox.org/ (libros-audio)

..........................................................................................................................


¿Conoces otros sitios?  info@leerenmadrid.com


  

Librerías Café en Madrid

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com

Librería 8ymedio
Especializada en cine
Facebook 

Swinton & Grant
Exposiciones, actividades.

La Infinito 

La Ciudad Invisible

Café Molar

Libro Bares

Día Europeo de las lenguas

Maribel Orgaz -info@leerenmadrid.com
O más bien, semana. Hasta el 30 de septiembre, la traducción, los nuevos poetas polacos, Finlandia y lengua, México opta por el cine y los italianos por la arquitectura. Hay premios y conciertos, teatro y muchas actividades para disfrutar un año más de este evento europeo. Toda la información aquí.