martes, 26 de diciembre de 2017

De las Grandes Hazañas y la depresión - Richard Byrd y Yayo Herrero- Volcano Libros

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Si Alexander Lowen leyó el terrible relato del invierno antártico que el gran explorador Richard Byrd sufrió en 1934 hubiera reconocido, sin sorpresa alguna, a uno de tantos de sus pacientes enfermos de depresión. Las teorías de Lowen expuestas en La depresión y el cuerpo se demuestran una vez más, en el inesperado caso del Almirante Byrd.
"Uno es su cuerpo y la cabeza no lo controla. El problema es que nuestra cultura no es del cuerpo, hace hincapié en el pensamiento y no en sentir". A. Lowen.
Richard Byrd era uno de los grandes en la época de las grandes hazañas: expediciones aéreas arriesgadas, incursiones polares al límite, giras interminables para contar sus triunfos, enormes empeños para conseguir la financiación privada de sus proyectos. Una vida vertiginosa llena de éxitos reconocidos por todos.
"Para mí, la sensación de verdadero éxito fue escasa. Más bien después de hacer balance, fui consciente de cierta falta de sentido. (...) Parecía una forma de vida limitada. (...). Yo quería algo más que aislamiento en un sentido geográfico, quería hundir raíces en una filosofía enriquecedora".
En este estado de ánimo, que ya apuntaba a un conflicto emocional, decide que se aislará durante todo un invierno en una base en la Antártida para reflexionar, leer y escuchar música. Hay dudas razonables leyendo su relato de que su intención fuera permanecer en este lugar con otros dos hombres como en principio él mismo dice que planificó, y no completamente solo por motivos personales profundos.

En total, Byrd debía permanecer seis meses en aquella base, una cabaña en la que tenía que hacer  mediciones científicas. La descripción de las temperaturas que llegaron a alcanzar los -80ºC, las tormentas, el frío y la oscuridad son estremecedoras. Un territorio sin vida, en oscuridad total. Un paisaje en el que planeaba sobrevivir teniendo comida suficiente, alumbrándose artificialmente y calentándose con una estufa. En una soledad radical.

Byrd, Little América
Y Richard Byrd se derrumba a los cuarenta días. Entonces y hoy, leer en esta narración los síntomas de la depresión que le pusieron al borde de la muerte sigue siendo un asunto incómodo o un tabú. Se hace hincapié en la intoxicación por monóxido de carbono de la estufa que utilizaba, aunque si su estado anímico hubiera seguido intacto habría afrontado esta circunstancia con mejores recursos.
"Incluso en medio del sopor reconocí que el motor de gasolina no era el único responsable". 
"Un hombre puede aislarse a sí mismo de las costumbres y comodidades pero el cuerpo no se adapta fácilmente, sigue recordando. (...). No creo que una persona pueda vivir sin sonidos, olores, voces y tacto igual que no puede vivir sin fósforo y calcio".

Y su cuerpo se rebela contra este encierro: "los sentidos estaban aislados en una oscuridad muda, así que para eso estaba la mente, aunque una estaba inmóvil mientras la otra poesía el vuelo del halcón" y sabotea su proyecto enviándole recuerdos constantes de lo que había dejado atrás: "mi familia a la hora de cenar, voces en la habitación de abajo, la sensación fría de la lluvia". En una privación sensorial casi absoluta, su cuerpo desencadena terribles reacciones físicas hasta provocar colapsos: comienza a no querer levantarse, vomita casi cualquier alimento, tiene dolores atroces, duerme mal, deja de tomar te porque es un excitante, apenas puede escuchar música porque incrementa su sufrimiento y un detalle curioso, intenta leer novelas románticas porque es incapaz de leer las novelas de crímenes que también había incluido en su lista de libros pendientes. Finalmente, el dolor de sus ojos le impide también leer.

Solicitar en invierno que le rescataran no solo era humillante: "mi fortaleza se había convertido en mi trampa" pondría en peligro la vida de los hombres que irían a sacarle de allí. Así que Byrd permaneció más de cuatro meses en aquella Base Avanzada. "era un estúpido perdido en una tarea estúpida", escribe. "Al final, sólo hay dos cosas que le importan realmente a un hombre independientemente de quién sea, y son el afecto y la compresión de su familia. (...). La única decisión consciente que me quedaba era escribir un mensaje a mi mujer, una última caricia en la mano".

Cuando sus hombres logran llegar hasta Byrd han de permanecer casi dos meses en la Base porque estaba tan débil que no podía soportar el viaje de vuelta.
"Todo esto estuvo bien y me pertenece. Lo que no había contado era con descubrir lo cerca que un hombre puede estar de la muerte y no morir, o querer morir. También eso es mío, y lo fue para bien. Esa experiencia me aportó dimensiones y amistades como ninguna otra cosa habría hecho y, resulta sorprendente, cuando se acerca el entendimiento final, lo poco que en realidad debe saber uno o sobre lo que estar seguro".

Solo de Richard Byrd es también una lectura que añade otro ángulo de reflexión sobre el Cambio Climático, un aviso extraordinario sobre la ficción de una vida humana al margen de la vida o en palabras de Yayo Herrero:
"Vivir alejados de la ecodependencia y de la interdependencia ha establecido un concepto de vida humana o una noción de sujeto que es absolutamente falaz (...). Esa persona no existe: un sujeto que se considera emancipado de la Naturaleza, emancipado de su propio cuerpo y del resto de las personas."  
 "Somos naturaleza y pensar la vida al margen de la biosfera es simplemente un construcción cultural errónea e ilusa. Pero, además, somos interdependientes. Existimos gracias a las relaciones que establecemos con otros seres humanos.(...). Nadie que se sitúe fuera de esas redes y mediaciones sociales puede llegar a constituirse en ser humano, ni experimentar y satisfacer las necesidades humanas. "

viernes, 22 de diciembre de 2017

Una clase de poesía - Jesús Urceloy - Biblioteca Municipal Mario Vargas Llosa


Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Quizá decir que es el único profesor de poesía en Madrid, como él mismo afirma, es una exageración pero desde luego, es el más conocido: Jesús Urceloy, poeta y maestro de poetas, lleva veinte años impartiendo talleres de poesía y el pasado jueves habló de su trabajo y sus autores preferidos en la Biblioteca Municipal Mario Vargas Llosa.

"El gran problema de la poesía es que tratamos con materia sensible, el poeta pone la historia de su sentimentalidad", comenzó, "cuando enseñas a escribir poesía puedes tocar la estructura del pensamiento poético de quien está aprendiendo y enseña sus poemas pero no el sentimiento".

Profesor en la escuela de escritura Fuentetajacree que un poeta no debe dejar de leer y que lo más difícil es trabajar las palabras "porque en un poema una palabra tiene su sitio y no otro y si la cambias ya no es lo mismo". Admirador de poetas como Isla Correyero, María Castrejón, María Solís, María José Cortés o Bryan Patten, Szymborska, Cernuda....

A la pregunta de qué hacer para escribir bien poesía dio tres recomendaciones: "la poesía nació para ser cantada y cuando la escribes hay que leerla en voz alta y de manera pausada, deleitándose en su belleza. Así verás lo que suena mejor".

"En segundo lugar, cuando has detectado que algo suena mal, lo corriges y por último, humildad. Desde 1945 nos hemos dado cuenta que todos nacimos iguales y por ser poeta no eres mejor que nadie. Esto lo dijo muy bien Pablo Neruda en un poema: poeta no te subas a un púlpito..."

Urceloy cree que no todos pueden ser Juan Ramón Jiménez pero "se puede intentar y merece la pena". Afirma que los talleres de poesía existen desde hace siglos: "cuando se dice que la poesía no se puede enseñar, les digo que había talleres como la Escuela poética sevillana ya en el Siglo XVI o en la actualidad en la Sorbona en la que hay una Cátedra de poesía y en Estados Unidos, los talleres de John Gardner".

"Hay un problema en nuestros colegios", terminó, "que se dedican a enseñar datos que no digo que esté mal pero no se enseña a sentir: comprender al que llora, sonreir..."

cuando te vas las luces ya han caído
verbales sobre ti / como se pierden
unas con todas las palabras / hay
un acto entre decir y dar la vida /
hay un deje de angustia en los sonidos
con que solemos pronunciar las cosas
nuestras / llegaré tarde / no hay razones
que avalen la poesía sin misterio
sin belleza sin ritmo / soy poeta
no por necesidad / no por dulzura /
no para el grito / no para la masa
estúpida y feliz de urnas y olvidos /
sino por miedo por oficio y algo
que no puedo explicar

lunes, 18 de diciembre de 2017

Ilhan Berk, Nazim Hikmet y Yaşar Kemal. Tres poetas turcos - Librería Enclave, 20 de diciembre

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
En nuestra preciosa ciudad, una de las librerías más singulares es Enclave de libros y este próximo miércoles propone un encuentro sobre tres de los más grandes poetas turcos: Ilhan Berk, Nazim Hikmet y Yaşar Kemal. Será a las 19h.  Foto:Y. Kemal 

"Tenemos el placer de invitaros a un encuentro poético que creemos de notable importancia y belleza. La editorial amiga Oriente y Mediterráneo nos propone una velada de poesía turca desde la obra de tres de sus más importantes intérpretes. Participan en la presentación y lectura la escritora y poeta Clara Janés y los editores Inmaculada Jiménez Morell Fernando García Burillo. 
Con motivo de la publicación de La primavera ha venido, la recopilación de la poesía del gran autor turco Yaşar Kemal, hemos preparado esta velada poética que reúne la delicada voz de Ilhan Berk, el poeta de Mar de Galilea y Río hermoso, con el verso comprometido de Nazim Hikmet, el poeta que escribió gran parte de su obra en la cárcel, y la poesía de Yaşar Kemal, que nos revela su original mundo poético.


C/Relatores, 16  - Blog
Tfno. 91 3694649


Al partir
Nazim Hikmet

Al partir, me quedan cosas que acabar,
                                                              al partir.
Salvé la gacela de la mano del cazador,
pero siguió desvanecida, sin recobrar el sentido.
Cogí la naranja de la rama,
pero no pude despojarla de su corteza.
Me reuní con las estrellas,
pero no pude contarlas.
Saqué agua del pozo,
pero no pude servirla en los vasos.
Coloqué las rosas en la bandeja,
pero no pude tallar las tazas de piedra.
No sacié mis amores.
Al partir, me quedan cosas que acabar,
                                                              al partir.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cruzada de misterio - En islas extremas, Amy Liptrot - Volcano Libros



Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Es una paradoja: España, paraíso de biodiversidad en Europa, carece de literatura sobre la Naturaleza. Vivimos inmersos en el material pero no parece interesar como materia de escritura. La pregunta es  quizá, si el posible desarrollo colectivo de una sensibilidad hacia el entorno natural no está truncado ya por el cambio climático: nuestra preocupación principal es ahora el agua para beber. Nuestra mirada no parece que pueda abandonar la utilidad. 

Los lectores en español de nature writing se tienen que surtir, por tanto, de traducciones y buscar pequeños reductos en las editoriales como el de Erra naturae y su colección Autores salvajes; por eso, ha sido tan interesante la aparición de una editorial como Volcano dedicada exclusivamente a publicar este género.

En islas extremas de Amy Liptrot es uno de sus libros estrella -obtuvo el Premio Wainwright 2016 al mejor libro de naturaleza y viajes en Reino Unido-. Un libro cruzado de misterio. La autora nacida en las islas Orcadas se va a Londres en donde, en unos diez años, toca fondo: "quería el futuro ya". Y la vuelta a su paraíso escocés, y a su comunidad, le permite vivir de nuevo.

En el libro, un diario personal, no hay viajes ni una experiencia de Naturaleza sensorial: "nunca me he considerado, y me resisto a serlo, el tipo de persona saludable que disfruta estando al aire libre", afirma Liptrot. Las borracheras hasta caer en las convulsiones, la pérdida de un trabajo tras otro o de su pareja a causa de la bebida forman parte de la deriva londinense. Los baños diarios en el agua gélida de las islas y el estudio de las codornices son parte de la recuperación en el paraíso de las Orcadas.

La autora recuerda en un momento dado un poema del gran poeta de estas islas, Edwin Muir, de quien Jordi Doce ha escrito en su blog una hermosa entrada. Y es apenas esta referencia la que da  el enfoque a este libro. La vida antes de la Revolución Industrial y la irrecuperable vida de todo europeo tras la irrupción de las tecnociencias. Las mismas que nos han dado prosperidad y longevidad a costa de separarnos de la Naturaleza: "he dejado las adicciones, no creo en Dios y me ha ido mal en el amor, así que es ahora cuando encuentro mi felicidad y la válvula de escape en el mundo que me rodea". ¿A qué mundo de viento y de aves, de cielos inmensos volveremos todos nosotros tras nuestros excesos?


Caballos  
Edwin Muir


Al final de la tarde, apenas un año después
de la guerra de siete días que hizo dormir al mundo,
los extraños caballos regresaron.
Por entonces ya habíamos sellado nuestro pacto con el silencio,
pero aquellos primeros días todo estaba tan quieto
que el sonido de nuestra propia respiración nos asustaba.
Al segundo día
las radios se estropearon; movíamos el dial; ningún sonido.
Al tercer día un barco de guerra pasó ante nosotros en dirección norte,
sembrado de cadáveres en cubierta. Al sexto día
un avión cayó al mar sobre nosotros. A partir de ese instante,
nada. Las radios mudas;
y ahí siguen, en un rincón de nuestras cocinas,
y siguen encendidas, tal vez, en un millón de habitaciones
de todo el mundo. Pero ahora, si rompieran a hablar,
si de pronto les diera por hablar,
si al dar las doce una voz nos hablara,
no le haríamos caso, dejaríamos fuera
ese mundo maligno que devoró a sus hijos
de un bocado. No habría vuelta atrás.
A veces pensamos en las naciones que duermen,
arropadas ciegamente en un dolor impenetrable,
y la extrañeza de esta idea nos confunde.
Los tractores descansan en los campos; cuando se pone el sol
parecen acecharnos y esperar como monstruos marinos.
Están bien donde están, cubriéndose de herrumbre:
«Que acaben de pudrirse, nos servirán de abono».
Hacemos que los bueyes tiren de los viejos arados,
los mismos que juntaban polvo. Hemos vuelto
para ensanchar la tierra de nuestros padres.
                                                                    Entonces esa noche
al final del verano los extraños caballos regresaron.
Oímos un lejano retumbar en el camino,
un traqueteo cada vez más violento; se detuvo, luego empezó de nuevo
y al doblar el recodo se transformó en un clamor vacío.
Cuando vimos las cabezas
como una gran ola salvaje tuvimos miedo.
Habíamos vendido los caballos en época de nuestros padres
para comprar tractores nuevos. Y nos eran extraños
como corceles fabulosos en antiguos escudos
o ilustraciones de un libro de caballerías.
No nos atrevíamos a acercarnos. Sin embargo esperaron,
testarudos y tímidos, como si tiempo atrás
hubieran recibido la orden de encontrarnos
y revivir el lazo arcaico que dábamos por perdido.
En un primer momento no pensamos siquiera
que aquellos seres se dejaran domar o utilizar.
Había en la manada media docena de potrillos
paridos entre ruinas, en terreno salvaje,
y aun así frescos como si hubieran emergido de un edén propio.
Desde entonces arrastran los arados y llevan nuestras cargas,
pero esa libre servidumbre nos sigue traspasando el corazón.
Nuestra vida ha cambiado; en su venida está nuestro comienzo.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Poesía en el Casino de Madrid




Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com

El pasado 28 de noviembre, la poeta Pepa Nieto leyó una selección de poemas de toda su obra publicada. El encuentro tuvo lugar en el Casino de Madrid, en la Sala Torito, cuya calidad acústica ha sido ensalzada por el tenor Plácido Domingo. Estas tertulias poéticas se celebran una vez al mes y para que un poeta pueda compartir su obra el requisito es ser invitado por un socio del Casino.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Hay que rescatar la poesía de la vorágine moderna - Ana María Reyes Cano, poeta


Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Ana María Reyes Cano presentará el próximo 4 de diciembre en la Sociedad General de Autores , SGAE a las 19h. su nuevo poemario, Ausencia levemente prolongada, Huerga y Fierro Editores. Su relación con la palabra incluye su formación como filóloga, ejercer como docente y también traductora y correctora de estilo. Cree que un poeta necesita ante todo, una atmósfera creativa, pero estos tiempos no lo ponen fácil.

Ausencia levemente prolongada, ¿un poemario de amor o de desamor?

Ana María Reyes Cano, poeta. Yo lo llamaría en todo caso de amor en ausencia, ya que en realidad fluctúa entre la presencia y la ausencia amorosa, entre la realidad y el deseo, entre el recuerdo y el olvido, entre la adoración y el desencanto, para evocar un universo onírico personal y cotidiano.

El arranque, lo que denomina Pórtico, es prosa poética. ¿Escribe también prosa poética?

No suelo escribir prosa poética, aunque es indudable que consciente o inconscientemente en muchas ocasiones la poesía pueda impregnar también otro tipo de textos.

En su caso es profesora y además poeta. Cómo se compaginan ambas facetas.

En mi caso, más que poeta me considero más bien escritora, porque experimento con otros géneros como narrativa, introducciones, reseñas...; pero aunque he realizado también diversos trabajos  para editoriales como traducciones, correcciones de estilo o incluso una adaptación de Aire de Mar en Gádor de Pedro Sorela para la colección «Leer en español»  en la editorial Santillana-Universidad de Salamanca, reconozco que es muy difícil vivir de la escritura, máxime si se trata de poesía.

En cuanto a compaginar la creación poética con ser profesora, resulta complicado, porque la docencia implica muchas más horas de dedicación que el propio periodo lectivo en sí entre preparación de las clases, corrección de exámenes, formación... Por no hablar de que la faceta poética engloba muchos más aspectos que la mera creación, como son las presentaciones, recitales, difusión en redes sociales, ferias del libro, encuentros poéticos... Pero en contrapartida, la docencia también me aporta unas satisfacciones que no tendría sin el contacto con mis alumnos, a los que intento despertar y estimular su creatividad literaria y de los que aprendo cada día.


Qué otros poetas lee y cree interesante que sean leídos.

Indudablemente, siempre me han fascinado los clásicos como Miguel Hernández o Pedro Salinas que nunca dejan de leerse ni recomendarse.

Pero si nos ceñimos a los contemporáneos, podría elegir a muchos buenos poetas especialmente queridos por su proximidad y diferentes formas de hacer poesía. Destaco a Francisco Caro, maestro de la poética amorosa,  por su elegancia y lenguaje exquisito; y a otro gran maestro, Ramón Irigoyen, cuyos versos, que van desde la ternura a la insolencia, son según le gusta decir «como una pedrada en la sien», siempre impactantes y originales.

Si la poesía es intensidad, ritmo y voz. En su opinión, qué es la Voz.

Creo que en el proceso de creación hay una voz interior inconsciente que va dictándonos con premura los versos agolpados por las imágenes o las sensaciones, a los que luego otra voz más consciente intenta dar forma propia. Y el resultado de las dos es lo que percibe el lector: la voz del poeta.

Pero no hay que olvidar otra voz externa que es la que proyecta el poeta en un recital, y que va a ser la que transmita o no lo que sintió al escribirlo.

Cuál cree que es el principal problema hoy en día para la creación poética. 

A pesar de que actualmente parece haber más facilidades para publicar y divulgar la obra a través de las redes sociales, también parece haber una mayor dificultad para la creación poética. Personalmente, creo que el principal problema es tener que escribir en un mundo de prisas, de estrés laboral y social, de gusto por la inmediatez y valores consumistas: en suma, de falta de tiempo y atmósfera propicia para el desarrollo de la creatividad y plasmación de los sentimientos. Pero habrá que tomarlo como un reto intentando rescatar los versos de la vorágine existencial de la vida moderna.

Ausencia levemente compartida
Ana María Reyes Cano
Huerga y Fierro Editores

Sueño de algas

Por qué camino de tristeza prisionera de sombras
he llegado a ti,
tan pequeña y estéril,
con la lluvia en los ojos
y el corazón
supurando mi tristeza
apiñada sin retorno a ese sueño
de algas escondidas
que siempre parece encender la ausencia.



lunes, 27 de noviembre de 2017

Desde Canada, Israel o Mongolia - Premio El Fungible, Ayuntamiento de Alcobendas



Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Al premio de novela corta y relato El Fungible han llegado obras en español desde países tan lejanos como Israel o Mongolia. Más de 25 años de convocatoria y un cambio anunciado para la siguiente edición que aún no está definido ni era anunciable pero que está en marcha.

En esta última edición el ganador del premio novela corta, Vicente Marco que por insistencia de un amigo salió a correr y poco menos que quedó atrapado en una rotonda y de ahí le surgió la idea de su novela ganadora comenzó la entrega con mucho sentido del humor y la reivindicación fue a cargo del ganador en la categoría relato, Enrique Fernández Aparicio que habló de la necesidad de que las mujeres participaran en igualdad en el arte: es el momento de que construyan libremente un relato justo.

viernes, 24 de noviembre de 2017

La poesía siempre fue de minorías - Pepa Nieto, poeta

Pepa Nieto Busto es poeta y además, escultura. Coordina la Tertulia Arco Poético en la Biblioteca Pública Retiro de Madrid. Su obra ha sido traducida al ruso, inglés, árabe y también al gallego. Ha publicado: Vencida por Septiembre, Como Ceniza, Antes y después, el mar, La mano del ángel,  Tiempo inhabitable y Nacer del fuego. Su poemario Como Ceniza obtuvo el Premio Internacional de Poesía Antonio Oliver Belmás. Ha participado en numerosas antologías. Dos de ellas: Antología de poetas contemporáneas Enésima hoja y Atlas Poético. Viajeras del siglo XXI han sido publicadas por la editorial Cuadernos del Laberinto. 

El próximo día 28 hablará de su obra poética en el Casino de Madrid, ¿es un nuevo poemario?, ¿una lectura de obra anterior?

Pepa Nieto. Poeta y escultora.- No presento un nuevo poemario el día 28, hace meses se me invitó a dar una lectura poética en esta tertulia  que una vez al mes se celebra en el Casino de Madrid. Leeré poemas de toda mi obra.

En un acto público sobre poesía se definió la poesía como Intensidad, Ritmo y Voz. Qué es, en su opinión, la Voz.

Pienso que la Voz es, por decirlo de alguna manera,  el sentir de cada poeta, se suele decir mucho:
es un poeta con voz propia. Yo, personalmente, creo que escribo distinto de otros poetas, afortunadamente.  Luego están también las influencias, es casi inevitable, si tus lecturas son de tal o cual poeta, que en tu poesía  no se aprecien, a veces, algunas influencias.


Parece que hay un resurgir de la poesía, se acude en masa a escuchar poemas, incluso se paga en teatros para escucharla, ¿está de moda la poesía? 

Ojalá acudiera la gente en masa a escuchar poemas, desgraciadamente, o yo estoy mal informada, o no lo veo así. Es cierto que desde hace algún tiempo, hay más interés por la poesía, se vende más, y parece que incluso los jóvenes acuden a recitales. Y puede considerarse buena noticia, ya que la poesía siempre fue de minorías.

Qué poetas recomendaría. 

Difícil pregunta esta, poetas interesantes hay muchos. Y lectores  de poesía que se inclinan por unos
u otros  poetas son también innumerables. Es sorprendente, por ejemplo, cuando una dice que le encanta Vicente Aleixandre, y te contesten diciendo: no me gusta nada; oWalt Whitman y con esto cito a dos de mis preferidos. Otro que me gusta muchísimo es Luis Cernuda, Miguel  Hernández, Gloria Fuertes y un larguísmo etcétera de poetas que es una delicia leerlos.


Cuál cree, hoy en día, que es la mayor amenaza para la creación poética.

La poesía es algo tan personal, tan íntimo, que yo no veo tal amenaza para la creación poética.
Bien es cierto que el poeta es él y sus circunstancias. Y en esas circunstancias está también
el mundo en el que vive. Y  es natural que en  su obra  se reflejen hechos que de alguna manera le impresionen.

Qué significa la poesía en su vida.

La poesía forma parte de mi vida, esta pegada a mí, no concibo la vida sin ella, me ocurre igual con la escultura. Mi relación con la materia, sobre todo con el barro que es de lo que están hechas la mayoría de mis obras, es la otra mitad importantísima en mi vivir de cada día.


Esto es el Norte
Pepa Nieto

Esto es el norte,
podría percibirlo
desde cualquier distancia.
Abro paso al diluvio
de una lluvia que llega hasta mi encuentro,
y agradezco mojarme.
Puedo sentir mi pelo
empaparse feliz de transparencia.
Aquí sobra el asfalto,
todo avanza como hacia el infinito.
De pronto, el sol reluce.
Hay un momento aquí
que el sol lo dice todo, y todo calla,
y se vuelve pequeño,
es un sol diminuto
o un sol grande,
corro hacia él
que me traspase pronto,
también lo represento.
Si me entendéis
entenderéis al norte.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Consulta mi calendario de presentaciones, Maribel Orgaz

18 de julio - Miraflores de la Sierra, Madrid
Biblioteca Municipal, 19h.
La anarquía que viene


23 de abril - Alcobendas, Madrid
Espacio Miguel Delibes, 19h.
   Literatura romántica en la nueva era
Maribel Orgaz y Fernando Trujillo


28 de mayo 2018 - Ateneo de Madrid

Las maravillosas mujeres de Maravillas-Malasaña
Sala Ciudad de Úbeda, 19h.

              ____________________________


9 de marzo 2018- Reggio,Calabria (Italia)
Mujeres de Malasaña
Istituto Tecnico Economico Raffaele Piria





II Ciclo de Libros con sus autores
Miraflores de la Sierra, Madrid
7 de diciembre 2017, 20h.
Amores que podrían ser, Maribel Orgaz - Editorial Bercimuel
Si quieres descargarte un par de ejemplos, pincha aquí.


_________________________________________________________________________________


Vidas que no dejan de causar asombro. Desde Carmen de Burgos a Emilia Pardo Bazán; Madrid y en concreto el Barrio de Malasaña fueron un antes y un después en las vidas de estas pioneras.

Cómo superaron sus orígenes humildes, la falta de estudios, los matrimonios fracasados o las dificultades económicas en una época en la que las mujeres no tenían ninguna oportunidad. Su trayectoria es tan singular que forma parte mi ruta guiada para Carpetania Madrid. 

 Su tenacidad y esfuerzo continúan inspirando hoy en día a muchas otras personas

                         
Biblioteca Pública Municipal Vargas Llosa - 29 Noviembre, 19h.29
                                        Calle Barceló, 4 - Metro Tribunal - Madrid






Entrevista en el Programa Onda Verde - La Chispa de la Vida. Escuchar aquí



martes, 21 de noviembre de 2017

Una vitalista que amaba Leopardi, Carmen de Burgos en el Ateneo de Madrid

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
"Cómo esta mujer tan vitalista adoraba a Larra y a Leopardi, dos autores que son vencidos por la vida", se preguntaba la filológa Pilar Palomo para quien este aspecto de la escritora y periodista Carmen de Burgos, de quien se celebra estos días el 150º aniversario de su nacimiento le planteó un misterio a resolver.

Carmen de Burgos llegó a Madrid para comenzar una nueva vida. Abandonó Almería, el lugar en el que nació y se casó, dejando atrás un matrimonio fracasado con un hombre brutal y tres hijos muertos al nacer. Madrid le dio todas las oportunidades que le fueron negadas antes. Colaboró en periódicos, escribió más de un centenar de libros, fue la primera mujer corresponsal de guerra y acometió dos biografías. Una de ellas del poeta Leopardi:"esa biblia del dolor",  en palabras de la profesora Palomo,"¿cómo es posible que ella le admirara tanto?".

"Carmen, incluso, viajó a Italia para visitar su tumba como en una peregrinación. Ella que había sufrido tanto nunca se dejó vencer", explicó Pilar Palomo, "y dejó escrito: leed a Leopardi cuando estéis serenos y de un libro de suicido haréis vida "eternal". Para Carmen, Leopardi con su dolor hizo arte y esa es una lección de vida: que el dolor se purifique, que del arte brote la vida. Quizá ella fue también una romántica tardía".

Homenaje a Carmen de BurgosColombine
Ateneo de Madrid
4 de diciembre
Biblioteca Nacional de España
22 de noviembre

Mujeres de Malasaña y Carmen de Burgos
Paseo Guiado, Inscripciones: Carpetania Madrid
9 de diciembre, 11h
Guía, Maribel Orgaz

Vidas que no dejan de causar asombro
29 de noviembre, 19h.
Charla-Coloquio
Biblioteca Municipal Mario Vargas Llosa
Por Maribel Orgaz





jueves, 16 de noviembre de 2017

De la Naturaleza y los hombres - Volcano Libros


Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Volcano Libros es un proyecto editorial muy especial porque está dedicado a publicar un género que en lengua española tiene ahora su gran oportunidad: nature writing o naturaleza escrita. Y arranca con tres títulos excelentes: Mad María de Mario Souza, Solo de Richard Byrd y En islas extremas de Amy Liptrot, Premio Wainwright 2016 al mejor libro de naturaleza y viajes en Reino Unido. Foto: Rodrigo Rivero de la librería Lé y Javier Garcia (derecha). 

Javier García. Editor - Un proyecto sobre naturaleza escrita ¿es el momento debido a la amenaza del cambio climático? ¿o más bien, es el momento para los lectores de lengua española?

La aparición de un proyecto editorial como el de Volcano Libros no está ligado a ningún fenómeno concreto, más allá de que es cierto que existe una conciencia creciente por el cuidado de nuestro planeta donde el cambio climático, que parece que últimamente visualizamos de forma muy evidente en el trastorno de las estaciones que vivimos. Pero eso es circunstancial. Quizá sí tiene más que ver con la idea de acercar a los lectores españoles títulos y temáticas que en otros países, sobre todo en Reino Unido y Estados Unidos, han tenido muy buena acogida. Me refiero a un género, el nature writing, con una tradición muy importante y muchos lectores.


Cuál es la línea que seguirán como editorial: centrada en una serie de temas, privilegiando determinados autores.

El objetivo de Volcano Libros es ofrecer a los lectores obras que tienen como hilo conductor a la naturaleza, pero no desde el punto de vista de la ciencia, de la zoología o la geología, sino desde un punto de vista literario, porque estoy convencido de que la literatura es, también, una forma de conocer, amar y celebrar la naturaleza. Y la combinación de ambas cosas, la literatura y la naturaleza, es lo que a mí me gusta llamar literatura, algo que es más un concepto que un género en sí mismo.

Y como no queremos poner puertas al campo, editamos una única colección de ficción y no ficción donde caben muchas especies diferentes: el ensayo, las memorias, la aventura, el paisaje o los viajes, siempre en estrecha relación con la naturaleza. Pero también narrativa literaria donde la naturaleza tiene un papel determinante, bien como protagonista o bien como escenario privilegiado.

Acaban de publicar dos títulos, cómo está siendo la recepción por parte de los lectores.

En realidad hemos publicado ya tres títulos en el arranque, en lo que yo denomino nuestra colección de otoño, pero aún es pronto para conocer la reacción de los lectores. Sin embargo, los libreros, que son el escalón previo en la cadena del libro –quienes hacen visibles los libros para los lectores– han recibido muy bien la propuesta de Volcano. Y eso para nosotros, que somos una editorial recién nacida, es una buena señal y una gran satisfacción.

Nuestro objetivo es hacer un producto muy cuidado –desde el diseño, los materiales que empleamos, las traducciones o las correcciones– para que, entre tanta oferta, los lectores elijan nuestros libros.


Javier García y Jerónimo López, geólogo y experto en la Antártida.

En lo referido a España que es un paraíso de biodiversidad y un lugar de millones de turistas, ¿sería posible conectar este valor a través de los libros sobre Naturaleza con al menos, una parte de nuestros visitantes? 

En España, donde desafortunadamente no se lee mucho, sí existe sin embargo, como decía antes, una sensibilidad creciente por el medio ambiente, por cuidar la naturaleza, y también por observarla y disfrutar de ella. Nuestro anhelo en ese sentido, aunque no nos mueve ningún activismo ecológico ni reivindicativo, es que a través de la literatura y los libros podamos contribuir a aumentar la admiración y el respeto por la naturaleza y, de paso, por qué no, también a que se lea más sobre un tema que, aparentemente, interesa a muchos.

Entre los proyectos inmediatos de Volcano, algún autor por el que tengan especial interés como editorial.

Bueno, no podría citar a ninguno en especial porque, además, de los autores que nos esperan en 2018 ya tenemos a muy buenos escritores con obras muy interesantes. También hay que tener en cuenta que somos una editorial joven y pequeña que, obviamente, no tiene los recursos para acceder a los grandes autores, pero tampoco es nuestro objetivo.

¿Existe algún premio en lengua española para este género? ¿Su editorial estaría interesada en abordar un proyecto así?

No sé si existe alguno, pero yo lo desconozco. En cualquier caso, no estaría de más y a mí me gustaría mucho que existiera porque ayudaría a crear lectores interesados en la naturaleza y, por supuesto, ayudaría a consolidar un género como el nature writing. Mientras no exista un premio en España, nosotros trataremos de traer lo mejor que se haga fuera de nuestras fronteras, y precisamente el último libro que hemos publicado en Volcano ha sido En islas extremas, de Amy Liptrot, que obtuvo el Premio Wainwright 2016 al mejor libro de naturaleza y viajes en Reino Unido. Sería magnífico que en España o en Hispanoamérica existiera un premio similar para reconocer a los mejores autores y obras en español.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Del sonido interior de la sangre - Moondog en CentroCentro - Charivaria

Foto: BBC
Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
En la extraordinaria exposición de CentroCentro, Charivaria, que ha de visitarse en varias ocasiones para ser admirada en su singularidad destacan cosmoaudiciones urbanas, los ruidos feroces con los que se castigaba el comportamiento de algunos ciudadanos o singularidades como Moondog, quien logra tantas veces recrear el sonido de nuestra vida interior inmersa en un mundo de ruido (Bird´s Lament).

Fotografías, discos y pequeños detalles biográficos conforman el espacio dedicado al que fue llamado el poeta que versifica con sonidos.

La interminable lista de artistas influidos por la majestuosa música de este compositor incluye a Janis Joplind o Allens Gingsberg.


En Charivaria, Madrid tiene diferentes mapas sonoros y propuestas de atención sostenida para escuchar ruidos sofocados: los murmullos inadvertidos, las melodías escondidas y las lenguas desaparecidas. Texto: Cosmoaudición urbana y escucha profunda. Esta guía se encuentra a disposición de los visitantes de manera gratuita en las salas de la exposición.


sábado, 11 de noviembre de 2017

Necesitamos la verdad de la poesía - Alberto Ávila Morales, cantautor y poeta

Maribel Orgaz- info@leerenmadrid.com
Alberto Ávila Morales cree que la poesía forma parte de la vida. Unas veces para sortear con humor los contratiempos, en ocasiones para encontrar la verdad y también para cerrar un duelo. Es autor de tres poemarios: Para Isabel, gritos de amor contra el Alzheimer publicado por la editorial Sial-Pigmalión;  Del Humor Al Amor Al Horror y La muerte de Dios; ambos en la editorial Vitruvio.

Cantautor y poeta, ¿cuál es la diferencia?

Alberto Ávila Morales, cantautor y poeta - La diferencia más obvia es que el cantautor se acompaña para decir sus textos de más o menos calidad poética, con algún instrumento (guitarra, piano...); preocupándose principalmente de la musicalidad de lo expresado. El poeta está más pendiente de métricas, ritmos y densidad en la palabra; vierte todas aquellas verdades que nos asustan, las mentiras que nos sostienen y esos sueños que debieran realizarse. Unos y otros, como todo en esta vida, están sujetos al merchandising o marketing, que dicen los mal hablados -ni son todos los que están ni son todos los que son-.

En buena parte de sus poemas hay mucho humor, que no es frecuente en poesía, ¿qué aporta el humor al quehacer poético?

De mis tres poemarios publicados, el primero, Para Isabel. Gritos de amor contra el Alzhéimer, editado por Sial-Pigmalión, no tenía nada de humor y sí de amatorio dolor. En el segundo, La muerte de Dios, editado por Vitruvio, sí había dosis de humor, aunque fuera irónico; mas aun así, se me tachó de duro en la palabra. En el tercero, Del Humor Al Amor Al Horror, también editado por Vitruvio, comienzo con catorce poemas de humor, cualidad que yo defino «como esa cosa que te chorrea por los poros y te va limpiando el cuerpo cuando practicas el ejercicio de vivir». Yo creo que mi humor es de sonrisa más que de carcajada, porque siempre utilizo la ironía. Pienso que esta es la exquisitez del humor. Él aporta, tanto al quehacer poético como al vital, un soporte donde afianzarnos para ir faenando el día a día sin resquebrajarnos en demasía.


Sabed que aún llego enamorado... perdió a su compañera después de una larga enfermedad (Alzhéimer) a edad muy temprana, ¿de qué sirve la poesía en esos momentos oscuros?

Tengo un amigo, ¡gran poeta!, que siempre me dice: «Alberto, amigo mío, desengáñate, la poesía no sirve para nada». Dado el cariz que toman los acontecimientos diarios, va a ser que sí.
Podría ser que valiera para ver las cosas con cierta distancia y perspectiva filosófica. En lo personal, a mí me sirvió para ver el problema que me aquejaba desde un plano distinto: yo escribí el poemario Para ella (que era su título original y después se cambió por Para Isabel) cuando todavía estaba en la enfermedad; y luego las estrofas que forman el verso que tú describes, como una consecuencia en lo que devino. Podría decirse que ese primer poemario fue una catarsis purificadora, y ese poema, que en realidad pertenece a Del Humor Al Horror Al Amor, aquel vómito final con que el cuerpo se serena.

La poesía llena escenarios en unos tiempos que no parecen precisamente poéticos.

Sinceramente, creo que usted tiene una visión muy poética de la poesía. Yo no creo que llene tantos escenarios como piensa, y menos en Madrid donde hay tanta diversión alternativa. A mí, por lo menos, no me pasa; tal vez me falte ese marketing del que hablábamos. Cuando se presenta un nuevo libro se ven siempre las mismas caras: pocas, salvo los familiares y amigos. Debe de ser verdad una frase que corre por los mentideros: «cada día hay más poetas que poesía, y más editoriales casi que poetas». Cuando la poesía se sube a los escenarios, se acompaña si se puede de otros aditamentos: música con preferencia, para dar apoyo.

A la pregunta de por qué hay más poesía en estos tiempos, podría pensarse que en general (en el mundo) y aquí en nuestro país (en particular), se está necesitando un poco de verdad, aunque sea de esa verdad utópica de los poetas ante tanta sucia mentira, ante tantos cuentos patrios para dormirnos, como ya dijera el poeta León Felipe.



Si la poesía es Ritmo, Intensidad y Voz.  ¿Qué es la Voz?

A mi humilde entender, tenemos el Ritmo, que es la cadencia en el poema, así como la Intensidad, que yo llamo la densidad en la palabra. Y luego hay dos clases de Voz: la interior que va (o por lo menos a mí) llevándonos a través del poema hacia un apacible valle o a la cima de un volcán, «al susurro o al desgarrado grito»; y la voz propia del poeta, muy importante al recitar, que debe decir y transmitir aquello que sintió al escribirlo. Ha habido, sin embargo, grandísimos poetas a los que no acompañó la voz o su forma de decir el poema, así como rapsodas grandilocuentes que particularmente no me gustan. En mi caso, puede que mi faceta de cantautor me dé cierta facilidad a la hora de recitar.

Qué poetas recomendaría.

Indudablemente, recomiendo a Antonio Machado por su profundo reconocimiento de la esencia del ser humano, pero se me dirá que lamentablemente el hombre y el poeta ya están muertos, murieron un poco de enfermedad de años y otro poco de asco por tener que dejar su país, aquella España que tanto amaban y les dolía.

Así que, ciñéndonos a los muy vivos, hay varios que me son queridos por su proximidad y sus distintas formas de hacer poesía. Si hablamos de poesía de amor, me encanta por su delicadeza un manchego llamado Francisco Caro; si hablamos de ironía y forma nada usual de poetizar, citaré a un valenciano, Rafael Soler; otro de mis amigos en lo poético-social, es el maño Ángel Guinda; y un amigo y maestro muy querido, el navarro Ramón Irigoyen, quien trabaja el poema hasta la extenuación.

Como el tuerto en el reino de los ciegos

Con tus dudas en no hacer lo que no hacemos,
con la mía en esperar lo que no llega
convocamos las mañanas y aun las horas,
plegando de los días su consumo.
Tú, esgrimiendo por razón
la del despego.
Yo, en el reino de los ciegos,
como el tuerto.
Aún así... ¡qué no daría por consumir
las cerezas que despuntan en tu huerto!

Del Humor Al Amor Al Horror
Ediciones Vitruvio


jueves, 9 de noviembre de 2017

Homenaje a la hispanista polaca Gabriela Makowiecka - Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid

Maribel Orgaz - info@leerenmadridcom
"Eran tiempos en los que una España franquista no estaba de moda. Hubiera sido mucho más lógico ocuparse de otros países afines pero no de un país bajo una dictadura", se afirmó en el acto de apertura de esta exposición; sin embargo, Gabriela Makowiecka (1906-2002) dedicó su vida a trazar un puente entre España y Polonia. De capacidades sorprendentes, se mantuvo activa hasta los 88 años, dando conferencias o acudiendo a televisión. Makowiecka fue autora de libros fundamentales para los estudios polaco-españoles.

Pionera de la eslavística española y de la hispanística polaca, la Universidad Complutense le rinde homenaje estos días con una exposición en su Biblioteca Histórica en donde pueden verse diferentes objetos personales y algunos datos de su biografía:
"En 1963, contando con el apoyo del decano de la Facultad de Filosofía y Letras José Camón Aznar, Makowiecka inició la impartición en la universidad madrileña de cursos dedicados a lengua y literatura polacas.  A la profesora polaca se le concedió un aula en el Edificio A e inmediatamente empezó a reunir los materiales bibliográficos acerca de Polonia, que iban a formar parte de la sección eslava de la biblioteca de la Facultad. Makowiecka impartió también conferencias en otras universidades en España y en Polonia (Varsovia, Cracovia y Wrocław), contribuyendo al desarrollo de los estudios hispánicos en su patria. Fue autora de numerosos trabajos dedicados a la historia de las relaciones hispano-polacas, entre los cuales destaca el libro Po drogach polsko-hiszpańskich(Por los caminos polaco-españoles) publicado en Cracovia en 1984."

domingo, 5 de noviembre de 2017

Un pirata que desayuna champán - La República de los Ladrones de Natalio Grueso

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
"Un pirata que desayuna champán y bebe dry martini", resumió Natalio Grueso "un héroe cobarde que, al menos, intenta no cometer injusticias". Eso es Bruno Labastide, el Casanova de su anterior novela, La soledad que funcionó muy bien entre los lectores y se tradujo a más de diez idiomas y que ahora protagoniza La república de los ladrones, su última novela. Labastide se lanza a buscar un tesoro, el que en 1702 se llevaron piratas ingleses de barcos españoles.

Escrita en un hotel modesto de Trafalgar, contaba Grueso en la rueda de prensa junto a su editor, Manuel Pimentel y el actor, Juan Diego; la documentación La república de los ladrones le llevó aún más que su escritura.

"Hay cuatro cosas en la creación que un autor necesita", explicó, "el talento y la inspiración que no dependen de uno pero la técnica, conocer bien tu oficio y la constancia sí. Si trabajas todo acaba llegando".

"Creo que vivimos en una secta", se extendió el antiguo director del Teatro Español, "los que vivimos en torno a los libros y la cultura somos pequeños guerrilleros. Desde el editor, al lector, el periodista. La educación a nivel mundial está relegada, el contrato de Rousseau olvidado pero sólo la cultura y la educación nos librarán de esta nave de necios".


miércoles, 1 de noviembre de 2017

La tarea de un escritor es encontrar su mundo - Festival Eñe 2017, Círculo de Bellas Artes

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Subir y bajar y buscar en las salas, programa en mano, las conversaciones cruzadas entre poetas y novelistas; las lecturas poéticas, asisir a la entrega del premio Eñe (en esta edición, Caballero Bonald), saludar a nuestro escritor favorito, encontrarse de nuevo con otros lectores que acuden fieles a cada edición.

La Feria del Libro de Madrid es el encuentro más multitudinario entre libros, autores y lectores pero el Festival Eñe es el evento literario más especial: las espléndidas salas del Círculo de Bellas Artes acogen la complicidad de lectores y escritores en un alegre ambiente de admiración lectora.

"La tarea de un escritor es encontrar su mundo y es cuestión de suerte encontrarlo. Quevedo no la encontró, Cervantes sí", afirmaba Luis Landero que junto al poeta Carlos Marzal y la escritora Vanesa Rodríguez llenaron la sala de la 5ª planta y desbordaron muy pronto el tema propuesto, la memoria, para hablar sobre la clasificación de los escritores, sus experiencias como docentes o la nostalgia y el futuro. "Quizá el escritor fuerza no sólo sobre su pasado, si no sobre su futuro", reflexionaba Marzal, "y se trata de trabajar no sólo con yacimientos de la memoria, de la vida objetiva, sino sobre asuntos ocultos". 

Mientras, José Manuel Caballero Bonald recibía el Premio Eñe en el Teatro de Círculo en la segunda y en el Salón de Baile, Iria Torres junto a Andrés Guerrero y Ana Gallardo charlaban sobre los nuevos lectores.

martes, 31 de octubre de 2017

El Madrid amado de Basilio Martín Patino - Teatro Fernán Gómez

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
"A Madrid se viene a ser lo que uno es", dijo el escritor Ramón Gómez de la Serna y es probable que esta frase también la suscribiera el director de cine Basilio Martín Patino (1930-2017).

"Basilio Martín Patino y la ciudad de Madrid mantuvieron una historia de amor", ha afirmado la comisaria de la exposición Oliva María Rubio: Madrid, rompeolas de todas las Españas que acaba de inaugurarse en el Centro Cultural de la Villa Fernán Gómez, "Esta exposición es una reflexión sobre Madrid desde la perspectiva del cine de Basilio, él se enamoró de esta ciudad y le dedicó su filmografía hasta el punto de que se le llegó a acusar en alguna de sus películas de ser demasiado madrileño".

"Madrid permite liberarse y ese espíritu abierto y combativo es el que Patino quiso reflejar", continuó, "se emocionó con el 15M y se consideraba afortunado de que con 81 años hubiera podido ser testigo. Lo consideró un regalo".

Pilar Doblado, su viuda que también estuvo en la rueda de prensa de inauguración -en la fotografía- contó que se conocieron en el Carnaval de Círculo de Bellas Artes y desde entonces estuvieron juntos 30 años: "me enseñaba Madrid y me decía que sólo por estar aquí, eres de Madrid".

A la pregunta de si el director salmantino se lamentaba de no tener el suficiente reconocimiento oficial en España y no haber obtenido un Goya, Pilar Doblado contestó: "No, él era un creador y tenía el reconocimiento del público. Él sabía lo diferente que era".

Madrid Rompeolas de todas las Españas
Teatro Fernán Gómez - Centro Cultural de la Villa
Hasta el 14 de enero - Acceso libre
La Fábrica ha editado un libro con motivo de la exposición




En el Museo Reina Sofía se exhibe, en su colección permanente, aunque cedida de forma temporal, su film Canciones para después de una guerra que puede verse de manera gratuita con la entrada al museo.



sábado, 28 de octubre de 2017

Un poeta emocionado, Adam Zagajewski - VII PoeMad, Conde Duque

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
El auditorio del Centro Conde Duque se llenó, escuchó al poeta polaco y se puso en pie para aplaudirle. Zagajewski saludó al público emocionado y se llevó la mano al corazón. Foto: Adam Zagajewski e Iwona Zielińska-Sąsiada coordinadora de proyectos del Instituto Polaco de Cultura. 

Días antes, la organización envió a todos los que habían reservado asiento un mensaje con motivo de sus declaraciones en la entrega del Premio Princesa de Asturias:
"No es difícil percibir que nos encontramos en un momento que es poco propicio para la poesía. Cualquiera que de vez en cuando participe en uno de los numerosos festivales de poesía en Europa, independientemente de en qué país, no puede dejar de advertir que el público en los encuentros poéticos disminuye de manera sistemática. La poesía no está de moda [...] no está de moda detenerse en medio de un prado primaveral ni la reflexión. La falta de movimiento es nociva para la salud, nos dicen los médicos. Un momento de reflexión es peligroso para la salud, hay que correr, hay que escapar de uno mismo."
Demostremos, se indicaba en la nota, a Adam Zagajewski que la poesía llena escenarios y así fue.


Un reportaje gráfico del acto, en la página de Paco Possé
Poemad VII Festival de Poesía de Madrid - Centro Cultural Conde Duque
Del 16 al 28 de octubre - Musa a las 9

Una llama
  Adam Zagajewski

Señor, danos un largo invierno
y música tranquila, y labios pacientes,
y un poco de orgullo antes
de que se acabe nuestro siglo.
Danos el asombro
y una llama alta, clara.