jueves, 19 de septiembre de 2019

Entre dalias - IV Edición El jardín escrito - Real Jardín Botánico

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
El próximo 25 de septiembre comienza una nueva edición del ciclo El Jardín Escrito en el Real Jardín Botánico en el que ya florecen las grandes dalias otoñales.

En esta primera cita, se presentará el libro Arte y Ciencia en la pintura de paisaje de Alexander von Humboldt  editado por Doce Calles.

Elena Garrido, investigadora y autora del libro destaca la unión entre arte y ciencia que para Humboldt tenía la ilustración científica de su tiempo:
"Era un mecenas y un apasionado por las artes. Su relación tanto con pintores científicos como William Hodges y Thomas Daniell, entre otros artistas independientes que trabajaron bajo su mecenazgo, y cuyas obras ilustraron sus memorias americanas. Además, la obra estudia hasta qué punto se influenciaron mutuamente".



Jueves 25 de septiembre
IV ciclo ‘El jardín escrito’
Presentación de Arte y ciencia en la pintura
de paisaje. Alexander von Humboldt de
Elisa Garrido Moreno
Lugar: Jardín Botánico (Biblioteca)
Horario: 19.h
Entrada: libre hasta completar el aforo.
Acceso por calle Claudio Moyano, 1.


EDICIONES DOCE CALLES, S.L
Teléfono: 91 893 98 96 

sábado, 14 de septiembre de 2019

El cuarto de jugar - 10% de Tristeza de Rakel Camacho - Cuarta Pared

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Cuando a los niños se les deja solos mucho rato en el cuarto de jugar ocurre de todo: imitan a los mayores, se ponen cualquier cosa por la cabeza, se desnudan, comen golosinas que encuentran por ahí, hablan de lo que les gustaría hacer cuando sean mayores, se pelean y se reconcilian. Se ríen muchísimo.

"Son sensaciones", explicaba la directora de 10% de Tristeza a un espectador al terminar la representación, "y lo que reflexionas después". Quizá hora y media de asomarse al lugar en donde se forman las vocaciones de los actores: ese cuarto de juego imprescindible, seguro y cálido en el que experimentar para lograr después algo valioso.

A ratos, un taller de actores; a veces incomprensible, otras extravagante y excesivo pero ¿qué importa? Cuando sobre la pasarela de papelillos de fiesta, se invitó al público a bailar, se lanzaron con entusiasmo. Hay algo liberador en citar a Borges y luego vestirse de Santa Ikea a la que todos adoramos. ¿Has venido a sentarte y mirar? Pues ahora sal a bailar, que tu también te vas a soltar el pelo.

Da espacio al juego libre en tu vida, mezcla, prueba, ríete o vístete de fallera o astronauta. Qué más da.Quizá aprendas algo, quizá por un rato seas feliz.


10% de Tristeza
Proyecto de experimentación colectiva creado por la actriz  Teresa Rivera, los actores Carlos Troya y Antonio Sansano, la actriz y bailarina Julia Monje, la artista plástica, escenógrafa y figurinista Mireia Vila Soriano y la directora, creadora y dramaturga Rakel Camacho
Coreografía: Julia Monje
Diseño de iluminación: Mariano Polo
Sonido: María José Moreno
Colaboración especial: Álvaro Ramírez

Sala Cuarta Pared

lunes, 9 de septiembre de 2019

Entre fresnos, una fiesta para la poesía - Pan Duro en Brieva, Segovia

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Este próximo fin de semana se celebra en un pueblo pequeño, entre fresnos, como destacó su alcaldesa, Pilar Martín durante la presentación en el Espacio Ámbito de El Corte Inglés, la III Edición del Festival Poético Pan Duro.

Apenas cien vecinos y un evento que crece cada año. Se esperan más de quinientos apasionados lectores de poesía y han confirmado asistencia más de veinte poetas.

Desde Madrid, se fletarán autobuses en una Caravana poética que irá y volverá de Brieva el viernes 13 y el sabado 14 de septiembre (puede reservarse aquí).

"Es un sueño que se hace posible, continuó Martín, hacer de Brieva un referente cultural para toda la provincia".

Desde el miércoles, la poeta Balbina Jiménez convivirá con los vecinos para prestar oído a la tradición oral de Brieva, "de gente que se reúne, que cuenta", que también estará presente en este festival.

"Contaremos con editoriales como Baterbly Ediciones, Huerga & Fierro y Torremozas. Tendremos una tertulia, Versos con faldas y un comienzo el sábado para los más pequeños con el poeta David Hernández Sevillano, detalló Javier Benedicto del colectivo Másquepalabras, impulsores de este evento. El programa completo puede consultarse aquí. 

El acto de presentación se abrió con los versos de Andrelo y cerró con los de Alejandra Martínez de Miguel que también acudirá a esta "experiencia poética en el mundo rural".



domingo, 8 de septiembre de 2019

Hay Festival Segovia 2019

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Mañana lunes, 9 de septiembre comienza una nueva edición del Hay Festival en Segovia. Para los lectores interesados en su programa, la manera más fácil de saber qué les puede interesar (porque a fin de cuentas, el tiempo es limitado) es hacer una foto del panel instalado en la oficina de Turismo de Segovia. No hay folleto de mano, no hay una consulta sencilla en su página.

Las actividades se alternan en abierto y con pago de entrada. Segovia presta al Hay Festival un entorno maravilloso de edificios y jardines históricos. Quizá las charlas, lecturas en voz alta y las conversaciones entre autores sean aún más interesantes en lugares como el Jardín de San Marcos o el Campus de Santa Cruz La Real.

Entre los pequeños paraísos verdes o las piedras que edifican construcciones de cientos de años algo  permanece sólido bajo la agitación y la efervescencia de este encuentro de apasionados lectores. El programa completo se puede consultar ampliando esta fotografía:



viernes, 30 de agosto de 2019

Madrid, la vida - Carmen de Burgos, periodista y escritora

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Carmen de Burgos nació en Almería en 1867, en una familia acomodada. Por aquel entonces, la esperanza de vida de las mujeres en España no llegaba a los 35 años. Carmen recibió la típica educación de una señorita de su clase: letras, costura, religión, cuentas y algo de francés y piano. Educación de adorno en una palabra. Se casó a los 16 años con un hombre que la maltrataba, bebía y se pasaba el día de fiesta, "el típico señorito andaluz", dijo ella. A Carmen le nacieron tres hijos y murieron. Hasta aquí, lo habitual en su tiempo.

"Si hubieran vivido mis hijos", escribió después, "me hubiera quedado a criarlos". Pero en aquel infierno ni su familia, ni su formación podían proporcionarle una escapatoria. Debió pensar cuidadosamente sus opciones que en realidad, eran muy pocas y se decidió por magisterio y además, logró obtener plaza de maestra en Guadalajara. Mientras, tuvo otra hija. A los 36 años, con su hermana y la niña se viene a Madrid a vivir. En la España de trenes de entonces, tuvo la energía de trazarse un plan que incluso hoy en día resultaría agotador: de lunes a jueves se iba a dar clase a Guadalajara; el fin de semana lo pasaba en Madrid escribiendo.

Madrid fue la vida para Carmen de Burgos. Se desencantó pronto de la enseñanza, aunque con las becas que le dio el ministerio pudo viajar por toda Europa y le permitió tener un sueldo fijo hasta conseguir vivir de lo que ella quería: escribir. En ese momento, dejó la enseñanza.

Se convirtió en la primera corresponsal de guerra española (en la foto, en la guerra de África) y en la primera mujer en plantilla de un periódico cobrando lo mismo que un hombre.

Escribió biografías, novelas, relatos, artículos, crónicas y muchos libros de cocina y belleza para ganar más dinero. Madrid se lo dio todo, amistades con otras mujeres como ella e incluso un compañero con sus mismas inquietudes. Tuvo su propia tertulia, viajó a Hispanoamérica, fue reconocida y admirada.

En cierto sentido, la asombrosa nueva vida de Carmen no acabó aquí. En la actualidad, es la única, en una larga lista de mujeres españolas excepcionales que tiene a una filóloga dedicada 40 años al estudio de su obra, Concepción Núñez y un coleccionista entusiasta de sus manuscritos, revistas y cuanto objeto le perteneciera: Roberto Cermeño.

En el Ateneo, Cermeño ha impulsado la Agrupación Carmen de Burgos y envía gratuitamente una revista que tira diez números anuales, a todos aquellos que se lo soliciten: info@colombine.es

Concepción Núñez acaba de publicar dos gruesos volúmenes de artículos periodísticos de Carmen y próximamente se reeditará su primer libro sobre Carmen de Burgos.

"Me gustaría que Carmen se estudiara en las escuelas", ha declarado Cermeño, "ese es, en realidad, mi objetivo".

El próximo 4 de septiembre, a las 19h. hablaré de Carmen de Burgos y otras madrileñas excepcionales en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Miraflores de la Sierra (Madrid).





sábado, 24 de agosto de 2019

Se necesitan poetas - Los pájaros y la poesía



Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
"No soy de aquellos poetas", explicaba Rafael Alberti en el segundo tomo de sus memorias, " - existentes hoy más que antes- que confunden una amapola con una margarita, que no saben lo que es un gladiolo (...). Yo casi poco después de aprender a leer conocía ya, identificándolos muchos nombres de flores, árboles y plantas. Mi madre, andaluza contagiada del amor popular por los jardines y los balcones colgados de macetas me lo enseñó. Y de ahí partió mi gran pasión y curiosidad por ellos".

Es insólito que un poeta o un escritor español se enorgullezcan de conocer y amar aves, flores y plantas. José María Álvarez  autor de una antología sobre los ruiseñores en la poesía inglesa, achacaba en una entrevista, esta indiferencia a que esas avecillas eran un motivo demasiado delicado para nuestro gusto.

Pero en todo caso, ¿es posible amar lo que no se conoce? ¿Cómo puede emerger un poeta que ha respirado una cultura impregnada hasta sus raíces más profundas de una religión que destruyó cualquier atisbo de rito pagano ya fuese al árbol o sus propias corrientes conectadas con el cosmos y la Naturaleza -temiendo rozar el panteísmo- para crear un desierto de sensibilidad hacia todo lo que no fueran estrictamente sus imágenes y ritos?

¿Cómo superar la estéril distinción entre vida física y vida intelectual? Esa ficción de un mundo mental al margen de un cuerpo que se sumerge en la vida, que acude a un paisaje a vivir el cambio de las estaciones, el olor de las plantas soleadas, la textura del agua, los trinos en el aire gélido o el cantar nocturno del grillo, los cambios de plumaje en los polluelos. La necesidad de una experiencia sensorial más completa que la vista. Tenemos botánicos, entomólogos, ornitólogos;  número de huevos por puesta, cuantificadas las poblaciones, la distancia de sus migraciones pero necesitamos ante la Naturaleza el asombro, la admiración y la emoción: se necesitan poetas. 

En una reunión de editores sobre el género de Naturaleza Escrita  que tuvo lugar en la Biblioteca de Eugenio Trías, en el corazón del Parque del Retiro, se justificaba este páramo de escritura en español sobre árboles, plantas y vivencias en la Naturaleza a que nuestro medio natural aún no se había destruido y por tanto no era necesario loar lo desaparecido como ocurría en otros países o que nuestro mundo rural aún permanecía anclado -literariamente hablando- en el Pascual Duarte.

Estos días ha habido otra mala noticia, es probable que el escribano palustre desaparezca y no quedará rastro de su belleza en una novela o en un poema. Este pájaro sólo vive en España y Portugal. Quizá los portugueses tengan la suerte de poder sostener en sus manos algún poemario de simpatía y admiración por el escribano.


Para los poetas Alberti aún hay más dificultades. Es inútil volver a una supuesta sabiduría campesina para encontrar allí una fuente de conexión con la Naturaleza a través del conocimiento por amorosa contemplación. El gorrión fue objeto de una matanza masiva por parte del campesinado chino en un consenso parecido al de la tala de palmeras hasta su desaparición en la isla de Pascua por los polinesios.


La golondrina que consoló al Señor en su agonía ha tenido la suerte de figurar en nuestra tradición religiosa pero surge de nuevo, en tiempos de Internet y política agraria comunitaria, una atávica y delirante persecución del lobo. Abrir un periódico y leer a ganaderos, políticos y escopeteros pidiendo cuotas de exterminio sume a cualquier persona de bien en la perplejidad.

Mientras, en nuestras ciudades gigantescas, hay ya más perros que niños, se forman turnos para dar de comer a palomas y gatos, en los jardines botánicos se crean charcas para escuchar el croar de las ranas o se paga por acariciar animales. En 2016 SEO/BirdLife nombró al gorrión, pájaro del año porque abandonan nuestras ciudades y no sabemos qué hacer para que vuelvan.

Este texto pertenece a mi último libro publicado, La Salvaje belleza alada.






sábado, 10 de agosto de 2019

Temperatura, Jacqueline Roque - Museo Picasso, Buitrago de Lozoya

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Quizá Jacqueline Roque, la segunda y última esposa de Pablo Picasso, haya sido la musa más retratada en la historia y un ejemplo de lo que Alice Munro, la Premio Nobel de literatura canadiense, definió como la obligación de toda mujer casada: "proporcionar a su cónyuge una imagen aumentada y mejorada de sí mismo". Las anécdotas sobre la abnegada Jacqueline parecen confirmarlo.

Sin embargo, en el Museo Picasso/Colección Eugenio Arias en Buitrago de Lozoya, puede encontrarse un detalle maravilloso. Ella, que a menudo posó leyendo, también se animó en alguna ocasión a escribir poemas y su marido, los imprimió e ilustró. Apenas seis pliegos de complicidad titulados Temperatura... y el nombre de él bajo el de ella.

Por su parte, Picasso también escribía versos cuando la conoció  en 1952: "se puede escribir una pintura con palabras, del mismo modo que es posible pintar sensaciones con un poema", afirmó.
"Escribió poemas, con intensidad y casi a diario, en los años 1935 y 1936 y siguió haciéndolo, aunque con interrupciones, hasta 1959, fecha de su último poema conocido. Fruto de esa actividad hoy se conocen más de trescientos cincuenta poemas". +info
Una selección de ellos puede leerse aquí y  el dato curioso de que, en una crisis de vocación, Pablo Picasso llegó a plantearse abandonar la pintura para cantar.



gota a
gota
vivaz
muere el
azul pálido
entre las garras
del verde almendra
en la escala
del rosa


lunes, 29 de julio de 2019

Hay que lanzarse con frescura e ilusión - Sergio Artero, Saltatium Teatro

Maribel Orgaz -info@leerenmadrid.com
Sergio Artero es el fundador de Saltatium Teatro, una compañía de teatro y poesía que toma su nombre de las antiguas compañías romanas que entretenían al público con acrobacias y pantomimas. Han estrenado en Almagro, han sido premiados por sus montajes infantiles y haciendo honor a su nombre, están embarcados en una nueva locura, en palabras del propio Artero: "un montaje de títeres de carril sobre un texto chino". En poesía, Sergio Artero es autor de Autopsia de X (Fundación Siglo JCYL, 2011), Trilogía de Alamut (Lck15, 2012) y Antología de imposibles (Dalya, 2015) e Índice de ingrávidos (Baile del Sol, 2017). Su último poemario se ha titulado Manual d Pie  (Ediciones Tigres de Papel) y acaba de estrenar en el género del clown, Muerte accidental de una payasa. 

¿Teatro rural y teatro de ciudad? Qué futuro tiene un teatro rural en una España vacía.

En verdad no existe un teatro rural y otro de ciudad. Es una barrera quimérica pero instrumental para reflexionar sobre las despóticas burbujas culturales. El teatro es una industria (Adorno y Horkheimer) que necesita consumidores. Sin embargo es una industria cultural nómada y, porque su producto se mueve por donde sea, el espacio de creación puede localizarse donde se quiera. Para la creación o la investigación han sido muchos los que buscaron escapar de las urbes: Isadora Duncan, Jacques Copeau, Eugenio Barba, Albert Boadella... Vistos los precios de alquileres, la reducción de espacio y de concentración de las ciudades, vaticino que habrá muchas compañías que busquen su salida en el entorno rural. Y, como cualquier industria, el teatro es un disparador de riqueza. Un ejemplo: ¿cuántos festivales de música se llevan a cabo en poblaciones pequeñas? No tengo el dato pero muchísimos y de todos los niveles. Son atractores de público, de turismo y dinamizadores de la economía local.

Lo rural en un mundo que trata al campo como si fuera una fábrica.

¿Qué no es una fábrica en nuestro modelo económico? No es malo que el campo sea una fábrica si es sostenible, justa y respetada. El teatro es un vocero o, si prefieres, un influencer. Cuanto más agentes culturales se relacionen con el entorno rural más fácil será que sepamos sobre los conflictos de sostenibilidad, sobre los dilemas sociales o morales, de la sociedad no urbana. El campo es una fábrica que sostiene el resto de fábricas. Y considero importante vocear esto.

Saltatium es poesía, teatro, festivales infantiles… Cuál es el el punto de unión entre todas ellas.

El concepto de salto. Esto es, un lanzarse con frescura, ilusión y, sobre todo, riesgo. Saltar de un lado a otro es cambiar tu posición, un vértigo pero también aventura. Cambiamos de formato, de género, de estilo, de disciplina cultural. Somos una compañía difícilmente encasillable aunque reconocible por elementos más sutiles: el amor por la transfusión de lo culto y lo popular, por ejemplo. Además crecer es también ir saltando cada vez menos, así que el salto nos remite a la infancia y, más allá aún, al juego. Nosotros queremos ser jugadores, y no tanto artistas que qué sé yo. Tenemos siempre presente la siguiente máxima de Allan Kaprow: reemplazar "artista" por "jugador", como si se adoptara un pseudónimo, es una manera de alterar una identidad fijada. Y una identidad cambiada es un principio de movilidad, de ir de un lado a otro. Eso mismo. Nosotros perdemos identidad, lo que es muy malo para el marketing, pero ganamos libertad, lo que es perfecto para la creación.


De entre todas las obras de teatro que has escrito y dirigido, cuáles destacarías.

A bote pronto, mi montaje más estético tal vez fuese Lo inesperado de Fabrice Melquiot para la compañía Pajarracos, hace muchos años. La obra que tengo más cariño es El mudejarillo Juan de la Cruz de Jiménez Lozano, también porque es un monólogo que yo mismo interpreto. Un texto mío que fue un montaje que sigue enamorándome es Ana Frank y las estrellas. Y nuestro mayor éxito profesional ha sido estrenar Los imperios de la Luna de Cyrano de Bergerac en el Festival de Almagro, una experiencia fantástica.

La poesía sirve y no sirve de nada… y en Madrid hasta se paga por escucharla.

Hay quien dijo que la poesía sirve para que seamos menos imbéciles. Y creo que tenía razón. Creo que la poesía es el territorio donde se dan los jugadores de Kaprow con mayor fidelidad: el lector es tan jugador como el poeta. El poeta, con permiso de Pessoa, es un jugador que juega tan completamente que hasta juega a que es amor el amor que en verdad siente.

Si la poesía es intensidad, ritmo y voz. Qué es la Voz.

La voz poética es una falacia ensalzada a partir del Romanticismo, en Poesía muchos no se han desprendido aún del Romanticismo, que parece decirnos que existiese una identidad inamovible del artista. Y es cierto que todos tenemos tendencia a campos semánticos, giros de lenguaje, temas recurrentes, etcétera, vinculados a nuestra particular visión del mundo. Analizar esto da de comer a filólogos, lingüistas y estudiosos de la Literatura, pero no debería ser una búsqueda del creador. Es lo contrario a nuestra contemporaneidad proteica y líquida, y muy aburrido. Ahora bien, como decía antes, muchas veces es cuestión de marketing, que funciona por encasillamiento, por reconocimiento: se teme defraudar al editor o al fan. Muchos utilizaron heterónimos. Otros, como yo, al carecer propiamente de «fans», sólo nos preocupamos por reconocernos a nosotros mismos.

DiariodeLeón

del círculo de ambos
hemos hecho una atalaya un búnker un museo donde apilar cenizas 
cenizas que prender felices 
al fuego que se fue 
que es otro fuego 
yo voy de mí a ti y tú a la inversa 
y subrayamos el círculo perpetuos 
siempre del incendio equidistantes 
y vamos dando giros y más giros 
teniendo a lo inefable acorralado 
y el tiempo preocupado por perdernos.
                  Anhelo de miopía (extracto) - Sergio Artero

domingo, 21 de julio de 2019

Escritores, poetas y Alberto Schommer - La Cárcel, Segovia

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Rafael Alberti, Carmen Martín Gaite, Francisco Ayala. De nuevo, una exposición de retratos del fotógrafo Alberto Schommer, esta vez en La Cárcel de Segovia y con el aliciente de su amplitud ya que se exponen 80 de ellos.

En 1972 un periódico le hizo un encargo alimenticio y Schommer optó por ir más allá del pago por pieza. El resultado fue el comienzo de una singular carrera dedicada a la fotografía.

Camarón de la Isla no se dejó retratar pero Antonio López le permitió la misma libertad que él como artista siempre defiende. Poetas y escritores se extienden más allá del límite de la fotografía en primeros planos rebosantes.

Contemporáneos permanecerá abierta hasta el 11 de agosto y forma parte del festival internacional anual PHoEspaña 


miércoles, 17 de julio de 2019

Cien tesoros naturales de la Comunidad de Madrid - Javier Gómez Aoiz

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Orquídeas silvestres y plantas carnívoras, glaciares y zonas mediterráneas. La Comunidad de Madrid con el mayor porcentaje de Red Natura en España es un gran tesoro natural. Javier Gómez, biólogo y viajero, autor de guías de naturaleza, ha publicado Cien tesoros naturales de la Comunidad de Madrid, Ediciones La Librería.
"Exclusivo de estas sierras norteñas es el erizo serrano que enraiza en alta montaña en donde otros, por el viento y la insolación, no se atreven a crecer".
 Cien tesoros naturales de la Comunidad de Madrid se presentó en el marco de las I Jornadas de la Sierra Norte de Madrid ante un público que abarrotó la sala.

Javier Gómez que es autor de las fotografías y el texto, apenas tuvo tiempo para dar un repaso a las joyas naturales de nuestra comunidad que cuenta con más de la mitad de las especies de mariposas españolas, que cobija a ranitas de San Anton y ve crecer orquídeas y azucenas silvestres.
"Quizá Madrid aún guarde algunas sorpresas. En los años 80 se descubrió el geranio del Paular. En todo el mundo sólo hay una extensión de medio campo de fútbol en donde crece y está aquí".  

Cien tesoros naturales de la Comunidad de Madrid
Javier Gómez Aoiz
Ediciones La Librería
Blog



viernes, 12 de julio de 2019

Ya es tiempo de flores - Mujeres Ilustradoras en Quercus y la Biblioteca Digital del Real Jardín Botánico


Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Este mes de julio se dan dos felices coincidencias. La revista Quercus ha publicado un artículo extraordinario del biólogo y pintor Juan Valera sobre Mujeres y arte naturalista en los Siglos XVIII y XIX:
"La botánica proporcionó a las mujeres del XVIII una oportunidad de acercarse a la ciencia y, a través de ella, al trabajo como ilustradoras."
           "De hecho, la afición a la botánica en cierto círculos no era considerada una inclinación muy varonil. Esta actitud abrió camino a muchas de las que, gracias a ostentar una cierta posición social, deseaban adquirir conocimiento en un campo que, como la ciencia, les estaba vetado".  
La presentación de Juan Valera puede verse aquí:



Por último, el Real Jardín Botánico ha mejorado el acceso y ampliado los fondos de su Biblioteca Digital que incluye categorías de búsqueda como Expediciones Científicas y de ilustración botánica o todos los números del Semanario de Agricultura y Arte dirigido a los párracos

Miles de documentos que la Biblioteca del Real Jardín Botánico atesora en sus fondos están disponibles de manera sencilla y gratuita en su nueva página web.

"Ya es tiempo de flores", le escribe Juan Bautista Aguiar a Celestino Mutis en una de sus cartas como agregado a la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada  "yo quisiera tener que mandar todos los días, pero es menester buscar y trajinar mucho los montes". Archivo epistolar del sabio naturalista don José Celestino Mutis.






lunes, 8 de julio de 2019

Para hablar con los dioses - Mitopoesía, María Victoria Reyzabal, poeta

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Quizá sólo los poetas piensen en estos tiempos en dirigirse a los dioses y la gran mayoría lo hagamos al asesor fiscal, al coach, a la cirujía plástica, al prozac, al tinder y a las dietas de ayunos extremos. ¿A quién le interesa ya, salvar el alma? Ese estorbo, cuando lo que queremos son experiencias.

Únicamente los poetas desentreñan la Verdad.
Somos aquellos que cultivamos los campos,
los que domesticamos las fieras,
erigimos templos o palacios y socavamos tumbas.  

María Victoria Reyzabal ha publicado un nuevo poemario, Mitopoesía. Para hablar con los dioses. Ed. Visión Libros. Autora de una obra extensísima que incluye novela, cuentos, ensayo, poemas; Reyzabal recupera en este volumen dioses de todo el mundo: por qué los inventamos, qué representan, para qué nos han servido.

Por estas razones y tantas más,
resulta admirable nuestro fervor religioso
sabiéndonos apenas torbellinos, eco de humaredas,
delirio de rumores. 

Está Jesús y está Buda, Brigid y Zaratustra; están los santos menores como Nelson Mandela o San Ero de Armenteira. El catálogo muy pronto intriga al lector: ¿los habremos imaginado a nuestra conveniencia? ¿Es posible acudir a ellos en los tiempos en los que nuestros altares están dedicados al acelerador de partículas, la nanociencia,  los índices de glucosa y la cronobiología?

Reyzabal va y viene entre los siglos de súplicas y llantos ante piedras, trozos de madera, cielos, llamas sagradas.

¿Qué hacer entonces si no te llegan
nuestros rechinantes quejidos,
nuestras impotentes blasfemias,
nuestras temporales claudicaciones?

Para admitir nuestra imposible antigua fe y reconocer los dioses modernos: el endocrino y el politólogo, el economista y el biólogo.


Y ahora es tiempo de una nueva era
donde el mito se haga ciencia.


Mitopoesía
Para hablar con los dioses
María Victoria Reyzabal
Editorial Vision Libros
Blog, Casandra ante el espejo

viernes, 5 de julio de 2019

En viaje de novios por las tierras del Cid - Pidal y Goyri - Biblioteca Nacional de España


Maribel Orgaz -info@leerenmadrid.com
En la España de finales del XIX, Madrid era el lugar en el que una mujer podía estudiar casi puede decirse, el único lugar. Aunque, como se le daban bien los números, en principio se matriculó en Comercio, María Goyri continuó sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras. Fue la primera mujer matriculada en España oficialmente en 1893 y aterrorizados ante lo que pudiera ocurrir, se ideó un sistema para que fuera a clase sin intimidar a sus compañeros: se la mantenía en una antesala, la llevaba el bedel a clase, la sentaba sola en una mesa junto al profesor y vuelta a la antesala acompañada, así día tras día.

A Goyri le había impuesto su madre, desde que era niña, un estricto programa de estudios y de gimnasia por motivos de salud. Esto último era singular. El ejercicio físico para las mujeres de su clase social bajo prescripción médica cuando estaban hartas, aburridas y deprimidas por el control feroz que ejercían sobre ellas, padres, madres, maridos, hermanos, tíos, tenderos, curas... consistía en paginación y progresión en carruaje (pasar las hojas de un libro, darse una vuelta en un coche de caballos). Goyri, según las fuentes, tenía en el Retiro un árbol preferido al que se encaramaba a diario, hacía pesas...

Además de cursar la carrera, tenía tiempo para asistir a las clases de Ramón Menéndez Pidal en la Escuela de Estudios Superiores organizada por el Ateneo de Madrid. Se conocían, habían sido alumnos en la misma Facultad. Pidal estaba ya enfrascado en su tesis sobre don Juan Manuel..., se hicieron novios..., se iban los fines de semana a recopilar romances orales por Segovia.

"Nunca sabrá nadie dónde llegaba la labor de uno y empezaba la del otro. En cualquier caso, tanto la recopilación de romances conservados en la memoria de las gentes de los pueblos castellanos como la organización del archivo Menéndez Pidal fueron básicamente labor de la filóloga", Mujeres en la historia de España, Cándida Martínez, Ed. Planeta.

Ramón Menéndez Pidal y María Goyri se casaron en 1900 y su viaje de novios fue recorrer en burro la ruta del Cid:
"Cuando pararon en El Burgo de Osma se alojaron en una pensión y, a la mañana, estando María Goyri y la asistenta haciendo la cama, empezó a canturrear el romance de «El Conde Sol», y la asistenta le dijo que ella también sabía algunos. Entre los romances que le cantó había uno desconocido hasta entonces: el «Romance de la muerte del Príncipe don Juan»".

Estos días en la Biblioteca Nacional de España tiene lugar una exposición sobre El Cid y Ramón Menéndez Pidal y es posible encontrar un par de pequeñas referencias a María Goyri en lo alto de una vitrina y en una tarjeta manuscrita.

En 1937 la Junta de Defensa Nacional de Franco solicitó un informe sobre el matrimonio. En él se decía que Pidal era una persona buena, de gran cultura pero ¡ella!, también de gran talento y cultura era peligrosísima: "es sin duda una de las raíces más robustas de la revolución".

Por suerte, ahora, se abren nuevos tiempos de posibilidades fascinantes, en los que la imaginación y el entusiasmo impregnarán una nueva forma de mirar más equilibrada a nuestro legado cultural, a lo que han aportado mujeres y hombres, a cómo se difunde y cómo se expone al público.


Dos españoles en la historia: el Cid y Ramón Menéndez Pidal
Biblioteca Nacional de España
Hasta el 22 de septiembre, gratuita.  





domingo, 30 de junio de 2019

El maestro que prometió el mar, Antoni Benaiges

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
"Vivo sencillamente, ampliamente, intensa y libremente", escribió Antoni Benaiges a su amigo Patricio Redondo desde Bañuelos de Bureba, un pequeño pueblo de Burgos en 1935.

Benaiges, hijo de campesinos, había obtenido su título de maestro con 26 años y se había hecho cargo de una escuela en un pueblo sin agua, luz ni caminos. Los anteriores maestros pegaban a los niños con una vara y les castigaban duramente. Benaiges hacía excursiones con ellos, aplicó el método Freinet y confió en ellos, en su inteligencia y en sus ganas de aprender.

La recompensa en la España de 1936 fue fusilarle y arrojarlo a una fosa común:
"lo arrestaron y lo tuvieron unos días detenido. Le torturaron. Le arrancaron los dientes y le pasearon medio desnudo en un coche descapotado por Briviesca para humillarlo públicamente y que sirviera de escarmiento. Después se lo llevaron a la Pedraja, a él y a otra mucha gente. (...) los fusilaron (...)".
 La editorial Blume ha editado un libro conmovedor y hermosísimo sobre un maestro en un pueblo pobre, sobre un sueño y una promesa. Antoni Benaiges prometió a los niños enseñarles el mar, no pudo cumplirlo. En 2010 se abrió la fosa y se exhumaron sus restos.


Desenterrando el silencio. Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar ha sido escrito por Francesc Escribano, Francisco Ferrándiz y Queralt Solé. Se acompaña de las fotografías de Sergi Bernal y es el empeño colectivo de la Agrupación de Familiares de las Personas Asesinadas en los Montes de la Pedraja que con el permiso del Ayuntamiento de Villafranca Montes de Oca (Burgos) impulsó la exhumación de la fosa La Pedraja:
"Todos los trabajos técnicos en torno a la fosa común fueron realizados por un equipo multidisciplinar de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, dirigido por Francisco Etxebarria".
En Madrid y hasta el 1 de septiembre tiene lugar una exposición sobre maestros y niños, sobre escuelas nuevas para un país nuevo más culto, más próspero, más libre. Madrid Ciudad Educadora. Memoria de la Escuela Pública (1898-1938). 
"En los bombardeos no se respetaron los edificios escolares y estas imagenes son muestra del hueco enorme de desolación que se estaba viviendo. Son el esqueleto de lo que pudo ser la educación y no fue que, erguido sobre su propia destrucción, deja a la vista la miseria humana. Y los bombardeos obligaron a evacuar a los niños y a sus maestros junto con los intelectuales, artistas y literatos".

lunes, 17 de junio de 2019

El espacio luminoso es muy poco transitado - Antonio López y Kafka

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
El pintor Antonio López charla en esta entrevista sobre su proceso creativo, el arte antiguo, la restauración y la escultura con breves incursiones en la literatura o la fotografía.

Es difícil encontrar una entrevista en la que el interlocutor de Antonio López tenga en cuenta la manera en que reflexiona en voz alta, su tempo a menudo con pausas entre una idea y otra. Al espectador le gustaría que apenas se esbozaran las preguntas y se le permitiera desarrollar en una escucha más atenta, lo que quiere compartir.

Es habitual que se le interrumpa, se le empuje a cambiar de idea, se le intente llevar de un tema a otro tan deprisa que arranca suspiros de resignada impotencia al pintor como se aprecia aquí en la primera hora de entrevista.

En sus últimas intervenciones a lo largo de varios años, hay una constante que parece pasar desapercibida y que apenas se le permite desarrollar, su lectura profunda sobre el libro que escribió el modelo James Lord, Retrato de Giacometti después de 18 sesiones en las que posó para él. Estos días, en el Museo del Prado, esos esqueletos muestran más que nunca, la perplejidad del hombre moderno ante el esplendor de un tiempo en el que los pintores eran capaces de abordar señorialmente el mundo.

En continuidad con esta idea, Antonio López habla sobre cómo a veces, el artista intenta captar por otros medios la atención.
"Parece que se estima mucho lo desagradable, tiene más prestigio. También en la literatura. Una obra como la de Kafka, de un hombre que se convierte en un animal es muy expresivo. Es una premonición de lo que puede ser el mundo moderno pero han sido cosas tan insignes, tan fantásticas, han abierto tantos espacios que se ha sumado demasiada gente que no es Kafka, ni padece ni siente todo eso y encuentra placer en poner a uno niños ahorcados en ARCO, por ejemplo. Ese artista lo que quiere es vender el trabajo y encuentra una zona llamativa dentro del espacio negro.
Entonces, el espacio luminoso es muy poco transitado; no es estimado, se le relaciona con lo blando, con la persona acomodaticia de la sociedad". (01:18´)

Museo del Prado
Alberto Giacometti
Hasta el 7 de julio.

Retrato de Giacometti
James Lord

La metamorfosis
Frank Kafka

jueves, 13 de junio de 2019

Casi todo lo que merece la pena en la vida mancha - Héctor Puertas, aforista


Héctor Puertas Castro, librero y concursante televisivo de vez en cuando, publica su primer libro de aforismos, Porque soy humano, Editorial Cuadernos del Laberinto. Ha firmado en la Feria del Libro el pasado 8 de junio y ha vuelto a Salamanca, en donde tiene su librería de viejo, Quercus en la calle Meléndez número 29. De la feria madrileña le asombró su tamaño y su fuerza, y confiesa entre risas que espera que algún día nadie sea capaz de sacarle de ella. 

Parece que hay una demanda creciente de libros de aforismos, a qué cree que se debe.

Creo que hay dos factores determinantes en este boom del aforismo: por un lado la cultura de lo efímero e inmediato en la que vivimos y por otro lado la influencia de las redes sociales en la manera de leer, escribir y expresarse en general. A su vez este último factor se manifiesta en dos vertientes, la moda de las frases resultonas de autoyuda de baja calidad literaria que se hacen casi virales y la necesidad de condensar los mensajes en las redes sociales. En todo caso no es este enfoque del aforismo con el que yo me identifico como autor, mi manera de entender el aforismo está más en la línea de los clásicos del género, que como todos los clásicos sobreviven y trascienden a modas. A día de hoy también existen grandes aforistas con un peso literario muy importante, sería injusto no mencionar su contribución al auge del género, pero está claro que son los factores antes mencionados, y no ellos, los que hacen el fenómeno masivo.

Ha firmado en la Feria del libro, cómo ha sido la experiencia.

Yo tengo una librería de viejo en Salamanca, Quercus, y salgo a la feria de libro antiguo de mi ciudad, aparte de conocerla desde hace mucho tiempo como cliente. La feria de libro nuevo, que también conozco como cliente, es muy similar, así que cuando llegué este año a Madrid llevaba una idea un poco condicionada por mi experiencia salmantina. Me sorprendió lo masivo que es todo, de hecho no habría elegido firmar un sábado por la tarde de haber sabido el tamaño y poder de convocatoria de la feria en tardes así. Personalmente prefiero la idiosincrasia de una feria como la salmantina para un escritor debutante, en Madrid pasamos prácticamente desapercibidos para el cliente medio. Está claro que para los escritores que ya se han hecho un nombre y tienen tirón mediático Madrid es infinitamente mejor que cualquier otra feria, si algún día estoy en esa posición no habrá quien me saque de la feria madrileña [risas].


Cómo se escribe un aforismo. Cuál es su proceso de escritura.

En mi caso el aforismo es afilar la punta de un lápiz, que sería la idea, una idea que surge y pide paso por sí misma. No me siento a crear aforismos de 5 a 8, la reflexión siempre surge por ella misma después de una vivencia, la idea asoma como un chorro de agua que se proyecta al exterior desde la tierra. En ese momento, como dije, sólo queda afilar el lápiz. 

Qué autor de aforismos le gusta especialmente.

De aforismo contemporáneo, por llamarlo de alguna manera, para mí el más grande es José Bergamín, un genio del género no tan conocido y valorado como merece. Baltasar Gracián debe ser considerado un Gran Padre por cualquier aforista, para mí el gran tapado del Siglo de Oro y un gigante del pensamiento al que tampoco valoramos en su justa medida. Del fragmento un poco más extenso nombraría a Nietzsche, por supuesto, y en mi línea de extensión y enfoque al gran Ernesto Sábato, bastante desconocido en su faceta de aforista. Otros como Chamfort o La Rochefoucauld también merecen ser nombrados.



Qué le comentan sus lectores sobre este libro.

Algunos de ellos, especialmente mis conocidos, que no me voy a hacer rico escribiendo este tipo de cosas [risas]. Fuera de bromas, la verdad es que el libro está teniendo una buena acogida por parte de los lectores, me hacen especial ilusión los comentarios positivos de las personas relacionadas con el mundo de la Literatura...y también me abruman un poco. De todas formas la obra prácticamente acaba de comenzar su recorrido, dentro de un poco de tiempo tendré una visión de conjunto más precisa y elocuente al respecto.

La poesía, si he entendido bien el aforismo: salva a la ciencia y a la filosofía de la condena del error…

Realmente lo que dice mi aforismo es que la poesía salva al error de la condena de la Filosofía y la Ciencia...en este caso sí que el orden de los factores altera el producto [risas]. Pero en ese aforismo me gusta aún más el término que acompaña a salvar, que es redimir. Desde el rigor en la conceptualización, la esclavitud hacia el concepto, el simplismo o el reduccionismo el mundo aprehensible que nos rodea resulta más pobre, peor. Desde estos enfoques error es un término negativo a evitar, sin más, y la poesía es algo innecesario. Pero dentro de una manera de entender nuestra trayectoria vital en la que es necesario abrazarlo todo para aprehender el mundo en su sencilla complejidad, totalmente distinta a la reduccionista simpleza, la poesía redime al error convirtiéndolo en experiencia y crecimiento a la vez que el error convierte en necesaria a su redentora precisamente por el hecho de que es esta es el ámbito ideal para que se manifieste. La Ciencia y la Filosofía, especialmente la sistemática, sólo pueden valorar el error como medio, y siempre ese valor viene dado por la consecución del resultado contrapuesto, es un valor a posteriori y condicionado por su contrario, mientras que la poesía le da un valor per se.
"La belleza salvará al mundo, pero para ello debemos dedicarnos a salvar la belleza (Dedicado a Dostoievski)".
"La primavera, la juventud y los sábados , tres antesalas temporales que acaban echándose de menos muchas veces durante el transcurso de aquello a lo que preceden".


miércoles, 12 de junio de 2019

Los libros de Cortázar - Fundación Juan March

"Son libros de un lector, no son los libros de un bibliófilo", nos explicaron en la Fundación Juan March en referencia a uno de los legados más famosos que atesoran: la biblioteca personal del escritor Julio Cortázar.

Libros en ediciones baratas, subrayados y con resúmenes de lo que él consideraba más importante al final de cada volumen. Algunos dedicados por sus amigos como Octavio Paz o Elena Poniatowska y todos firmados también por él. Libros en casi veinte idiomas, mucha poesía, terror, jazz; los temas que interesaron a Cortázar eran muy variados.

Los clubes de lectura de Alcobendas que coordino, de la Mediateca Anabel Segura y Centro de Arte cerramos esta temporada con la visita a las colecciones singulares de la biblioteca de la Fundación Juan March.


lunes, 10 de junio de 2019

Horacio Castellanos Moya en Madrid - Semana de autor, Casa de América

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
"Rara es la ruta por la que un escritor descubre su destino", comenzó el gran escritor Horacio Castellanos Moya (Honduras, 1957) en la Semana de Autor que la Casa de América ha retomado tras varios años de interrupción.

"Cómo pude, de la familia y del país del que procedía - exclamaba con asombro y emoción - , cómo pude, yo que no fui ni lector ni escritor precoz... con una familia que esperaba que me convirtiera en un profesional serio y respetable; para quienes escribir era un pretexto de vicio, vagancia y pobreza".

Y su familia, continuó uno de los mejores escritores en lengua española en la actualidad, intentó que no siguiese esa ruta, "pero era tarde". Este primer círculo que el escritor logró romper, "creo que fue por la tentación del fracaso como ruptura, como un gesto de inconformismo".

Aunque aún le faltaba un segundo círculo, después de haber roto el primero: el de haber nacido en un país en el que no había tradición literaria a la que acudir, ni tan siquiera editoriales en las que publicar (sólo existían dos, del Estado y de la Universidad).

"Tenía que conocer a alguien que le interesara la literatura pero no conocí a nadie y aún me quedaba un año para entrar en la Universidad".

Lo único que podía hacer era leer: "leía poesía compulsivamente, las Cartas a un joven poeta de Rilke, escuchaba a Bob Dylan, leía a Roque Dalton".

"La tradición literaria de mi país no tenía contemporaneidad, no se ocupaba del mundo que le tocaba vivir. Tenía que romper ese segundo círculo, con la tradición de la literatura nacional. Salir de las fronteras geográficas, políticas y mentales. Creo que un escritor tiene que buscar su herencia, con la que se ha de identificar y no tiene que estar sujeto a una tradición que se le imponga. La mejor herencia es la que llega sin imponer condiciones".


Buscó en otros mundos, "en otras literaturas que abordaran el ser humano desde ópticas radicalmente distintas" y lo encontró en la literatura del desmoronamiento del Imperio austrohúngaro: "pero en su literatura menor, en las cartas, las memorias, en Madame du Deffand de quien tengo en mi estudio una frase en la pared: Todo lo que me rodea me parece enemigo".

"Eso te aporta otras flexiones, otros gestos, otras musicalidades".

Admirador de Juan Carlos Onetti, "de su delicadeza y su silencio, aunque paradójicamente no tengo nada que ver con él".

Castellanos Moya abandonó Honduras para instalarse en Canadá hace décadas, no sin antes rechazar el ofrecimiento de la familia de su abuela que era venir a Salamanca y hacerse cargo de un despacho de abogados que tenían abierto allí.

"Si no hay quien nos guíe, añadió, debemos buscar el camino por nosotros mismos porque tener fe es la mejor audacia y la audacia es bellísima", afirmó parafraseando al poeta Roque Dalton.

La orfandad del escritor, que así tituló su conferencia, incluyó una reflexión sobre las clasificaciones de los escritores en audiovisuales o auditivos;y cómo escribe lo que los críticos han llamado novelas furiosas o del sprint: "aquí no es importante las tramas si no encontrar la voz. Son novelas cortas porque no pueden ser largas".

sábado, 8 de junio de 2019

La salvaje belleza alada - Maribel Orgaz - Caseta 287 - Feria del Libro de Madrid


En mis paseos por el Parque Nacional de Guadarrama me encuentro con golondrinas y palomas, con  galápagos que toman el sol, grillos y sapos, ruiseñores y jilgueros. He escrito sobre ellos en este libro, La salvaje belleza alada. 

Y mañana estaremos todos: los toros de sol, los pinzones, las garzas y las garcetas en la Caseta 287 en la Feria del Libro de Madrid, en el Parque del Retiro, de 11h a 12h. con la inmensa suerte de que a esa hora nos dará la sombra.



miércoles, 5 de junio de 2019

A veces somos compactos y fuertes, otras permeables y débiles - Clara Andreu, poeta

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
En los minerales existe una forma de clasificación basada en la facilidad con la que pueden marcarse. En el mundo del profesor Mohs, que así se apellidaba el minerólogo alemán que la ideó, todo se clasifica en una escala de dureza del uno al diez. El diamante raya a los otros nueve, el talco es incapaz de dañar a otros. Clara Andreu ha titulado su primer libro de poemas, Escala de Mohs y responde en esta entrevista acerca del lugar que ocuparía en ella, la exfoliación y la fractura del tejido del corazón.
El próximo 8 de junio firmará ejemplares en la Feria del Libro, Caseta 287.

Publica su primer poemario, Escala de Mohs, Editorial Cuadernos del Laberinto. De escribir en la intimidad a tenerlo editado en las manos, cuál es primera sorpresa sobre lo que se siente.

En mi caso, la impresión inicial es vértigo a la exposición. El orden de nuestras palabras nos define y exhibe nuestro orden mental. Más allá del orgullo de firmar una obra existe el miedo a ofrecer una imagen que nos concreta en un estado determinado de las cosas, obras inmutables que durarán en el tiempo y nos acompañarán en nuestra historia personal. Que otros lean el poemario no es trascendente en mi proceso creativo pero, después de pasar por la imprenta, cobra importancia la lectura que pueda hacer el público, la interpretación, sobretodo, de los corazones que tengo más cerca.

Entre el diamante y el talco, en qué escala situaría el corazón humano.

El latido es diferente en cada cuerpo, en cada momento vital. Hay estímulos que iluminan el corazón y otros que lo fracturan. En este viaje cualquier persona asume en su recorrido, de una forma metafórica, las consistencias definidas en los minerales. A veces somos compactos y fuertes, otras permeables y débiles.


Este poemario se abre con una cita de San Juan de la Cruz. Un poeta que parece recuperar un lugar especial en las lecturas de los poetas en estos tiempos. ¿A qué cree que se debe?

A una incipiente búsqueda de lo espiritual en los libros y las experiencias. La actualidad tecnológica está instalada desde hace largo en la rutina de los poetas jóvenes de hoy; el materialismo comunicativo es un estímulo manido. Creo que regresa a nosotros una necesidad de la comprensión del yo como un sistema anímico, que prima por encima de los envoltorios plásticos .

La poesía parece estar de moda, al menos en Madrid. Se llenan teatros e incluso se paga por escucharla. 

Quizá porque hoy se empieza a asimilar que hay que celebrar todas las artes. Se asumen mejor los tabúes sociales, se revelan y se les ofrece pávulo. La más mínima e íntima creación artística merece estudio y merece escucha. La gente está perdiendo el miedo a oír su propia voz y también se concede el lujo de apreciar la voz de otros. La poesía siempre se presenta con un traje de misterio que incita e increpa, ofrece un telón dramático distinto al habitual, crea una quinta pared. Y el público entregado sabe celebrarla.


Cuáles son las principales amenazas hoy en día para la labor poética.

La peor amenaza es aceptar estar más horas dormido que despierto. Las obligaciones rutinarias y el flujo de los días nos llevan a veces a un uso automático de nuestros sentidos, hacemos las cosas de manera sistemática sin pensar en lo que representan. Es importante cultivar una comunicación sensible con nuestro entorno a fin de que podamos nutrirnos de él.

Si la poesía es intimidad, ritmo y voz. ¿Qué sería la Voz?

La voz podría ser el eco terrenal de nuestro propio pensamiento. La identidad que viste el pulso comunicativo y configura nuestra realidad. La voz es poema en sí misma sin necesidad de ripio, es la piel de las palabras.



ORTOSA

II

Acepta el falso suelo de la gruta
y echa a andar, hija del pretérito 
hermana de los puntos suspensivos

razonable convicción de piel más dura 
de un martirio aliviado esmalte vivo

hoy no te derrumba 
la anécdota fatal del verbo corrosivo 

la veta roja de tu pecho estalla
transcribe el metal con línea clara



8 de junio, 20.30h. a 21.30h
Caseta 287 - Cuadernos del Laberinto

martes, 4 de junio de 2019

Proyecto Barrios - Másquepalabras Colectivo y Bombo y Caja

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
El próximo 5 de junio se presentará en Matadero, a las 17h. el foto libro Barrios, realizado por el Colectivo Masquepalabras que empezó este proyecto en el Barrio de Potes en Villaverde y en el de Usera... porque Madrid es aún una ciudad de barrios, como decía en una entrevista reciente nuestra alcaldesa, la Señora Carmena.

Este precioso proyecto comenzó en 2017 preguntado a los niños y niñas, a los jóvenes, de entre 6 y 12 años, cómo es su barrio. Cómo son sus parques. Y lo contaron escribiendo, rapeando, bailando:
                         "Hemos interpretado con todos nuestros amigos, nos lo hemos pasado muy bien grabando. Dimos todo lo que teníamos y fue bien".


"En febrero de 2018 se entregaron cámaras desechables a veintiún participantes, de edades comprendidas entre 6 y 12 años, con el fin de que retratasen su vida cotidiana en el barrio durante unos días.
Durante 2018 Barrios ha desarrollado un proceso creativo y educativo, teniendo el lenguaje del ‘hip hop’ como vehículo y protagonista y la cultura urbana como universo de referencia común. El proyecto se ha concretado en una serie de talleres, encuentros públicos y trabajos colectivos en torno a la realización y producción de contenidos musicales, audiovisuales y artísticos. Además de trabajar por la reparación de los tejidos asociativos y comunitarios, ha enraizado en el territorio a las agrupaciones de jóvenes participantes como nodos embrionarios de un sujeto político‐social, consciente y activo".
 Foto Libro Proyecto Barrios  - Puedes verlo aquí 
5 de junio, Matadero - 17h
Acceso libre y gratuito
Másquepalabras y Bombo y Caja

lunes, 3 de junio de 2019

Esos feos que van al Prado y leen a Buero Vallejo - Incondicionales, Teatro Lara

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Hay algo desternillante en la economista Patricia Muñoz o quizá en Candela Solé. En especial cuando se pone seria. Junto a su ex, acude al funeral de un amigo común, político y gay.

Ella, dice su ex pareja y actor (Bernardo Rivera), es la única que trabaja. El amigo común fallecido se ve envuelto en un asunto de corrupción en su partido, él quizá acabe de camarero. Así que Pati tiene que atender el móvil de empresa, tiene los pies en la tierra y cuando se decide a casarse, su boda dura apenas un día... un actor, ya se sabe, ¡es que tiene una vida!

El texto de Incondicionales cae a veces, a plomo sobre el escenario pero ella consigue levantarlo a pulso porque entre carcajadas se tiene la sensación como espectador, de que incluso su pareja en escena ríe espontáneo con sus gestos, sus salidas y sus entonaciones. Es descacharrante escucharla imitar el acento inglés, el andaluz y el que haga falta. Sus ejercicios para calentar la voz o sus rugidos cuando se enfada.


Una cita en un bar de copas o su pasión por el futbolín, el viaje a Roma o el rímel churreteado por sus mejillas; el teatro ha de ser generoso con esta maravillosa actriz y darle una larga carrera. Hay que ir a verla.

Incondicionales 
Teatro Lara
Hasta el 28 de julio. Domingos, 18.15h

Patricia Muñoz (Candela Solé)
Carlos Torres (Bernardo Rivera)
Texto de Tomás Naranjo-Cluet y Bernardo Rivera
Dirección: Paco Rodríguez