lunes, 11 de febrero de 2013

Lecturas para aliviar la crisis

http://www.warmembrace.ca/usercontent/images/TN--reading%20laughing%20garden.jpg
Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Después de varios años coordinando el Club de Lectura más grande de la Comunidad de Madrid,aún sigo respondiendo a las personas que se dirigen a mi confiando en mi criterio prescriptor de lecturas. A veces, estas preguntas llegan a través del correo electrónico pero a menudo ocurre cuando nos encontramos personalmente y siempre es una buena excusa para charlar unos minutos sobre libros. 

Desde hace tiempo hay una pregunta que se repite de forma constante: ¿qué puedo leer “ahora”? Quieren una orientación sobre lecturas alegres que les haga confiar en nuestra capacidad de superar dificultades, que tengan sentido del humor, que miren la vida con curiosidad y reconozcan todo lo bueno que hay en ella. Sin ironías. Me encanta responder a este desafío. 

 En primer lugar, mi sugerencia más habitual es Entre limones de Chris Stewart editado por Salamandra. El subtítulo lo dice todo: Historia de un optimista. Un inglés, siguiendo los pasos de otros ilustres compatriotas enamorados de España, viene a las Alpujarras granadinas a buscar una casa en la que vivir junto a su mujer y su hija; y compra un cortijo, “El Valero”. Después de mucho trabajo, consiguen hacerlo habitable y hoy en día aún viven en él. Además de los habitantes de la zona, Stewart relata la vida diaria con  vecinos peculiares, tratantes de ganado y obreros neozelandeses que confluyen en este relato tan ameno que se lee de una sentada. 

Mi segunda sugerencia es Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza editado por Seix Barral. Que un extraterrestre aterrice en la Rambla de Barcelona durante la celebración de los juegos olímpicos ya promete pero si le gustan tanto los churros que compra un apartamento con un jacuzzi para conservarlos en grandes cantidades a la temperatura ideal, la carcajada está garantizada. Las extravagancias se suceden sin fin, como tener que convertirse en el Conde Duque de Olivares o Marta Sánchez o ir cayéndose cada dos por tres en todas las zanjas abiertas por obras en la Villa Olímpica. Mendozaescribió por entregas esta crónica que se publicó día a día en el periódico y confiesa en el prólogo que le costó terminarlo. Años después, al publicarla como un libro, se ha convertido en su obra más vendida y no deja de reeditarse. 

Mi última recomendación es un autor, Bill Bryson cuya especialidad es hacer libros divertidos. Así, sin más. De entre todos los que ha escrito que abarcan los más diversos temas, desde lengua inglesa a divulgación científica, hay dos singulares: Aventuras y desventuras del chico centella editado por RBA, un relato autobiográfico sobre su infancia en Estados Unidos (“en un lugar en el que el precio diario del cerdo se consideraba una primicia”) y En las Antípodas también editado por RBA un libro desternillante sobre Australia. 

                                                                         


No hay comentarios:

Publicar un comentario