jueves, 28 de marzo de 2013

Las ciudades tentaculares

Maribel Orgaz - www.leerenmadrid.com -  28/03/2013
"En las ciudades tentaculares -como las llamaba el poeta Verhaeren- Nueva York, Filadelfia, pongamos por caso, se produce un tipo de hombre, hijo de los tiempos modernos, que me inspira una lástima infinita. Es aquel que pasa once meses al año sin tener contacto alguno con la naturaleza.

Abre los ojos al toque de despertador. Desayuna con la mirada puesta en el reloj, sin paladear, siquiera, lo que traga de prisa. Corre a hacer la cola en la entrada del subway. Luego, es el viaje subterráneo; la salida a la su oficina, generalmente por el túnel que lo deja en el sótano del edificio en donde trabaja.

A mediodía, como no tiene el tiempo de ir hasta su hogar, engulle un sandwich, traga un batido en la cafetería más próxima. Y, terminada la faena, vuelve a los túneles y subterráneos, para llegar a su casa cuando ya ha caído la noche.

Ese desventurado personaje no ha visto un árbol, no ha aspirado la brisa del mar, no ha contemplado un árbol, una planta en toda la jornada.

Llega el sábado y después de la única siesta que le está permitida en la semana, es la oscuridad de los cines. Luego, tal vez, algún cabaret bajo la tierra, aneblado por el humo del tabaco. Después de la trasnochada, una mañana vivida en dormir o leer los periódicos. Por la tarde, hará cola en la puerta de algún teatro.

Y se acostará dando cuerda al despertador para empezar una nueva semana, camino de la muerte. Y así, durante unos trescientos cuarenta días al año". Presencia de la naturaleza, El Nacional, 23 de agosto de 1952. Alejo Carpentier (La Habana, 1904- París, 1980). 














jueves, 21 de marzo de 2013

Valor para cambiar el mundo

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com - 21/03/2013
De amantes, batallas o de un día hermoso, al nacer un hijo, al morir un amigo. Al igual que tallar madera o tejer una manta, componer cantos, poemas y versos es una expresión universal de todos los pueblos para expresar alegría o tristeza, para que el primer sonido que escuche un niño sea la voz de su madre, para dar gracias por la abundancia de la naturaleza, para aliviar la monotonía del trabajo.


Quedo sin aliento cuando cojo el cántaro.
Loco es mi enamorado: me sigue en pleno día


Este ejemplo de poesía oral proviene de Afganistán. En los valles afganos, las mujeres pastún improvisan cantos de gran intensidad y fulgurante violencia: los landays("breves"). Una forma poética limitada a dos versos. El suicidio y el canto. Poesía popular de las mujeres pastún. Ediciones Oriente y Mediterráneo. 

Hoy es el Día Mundial de la Poesía según la UNESCO y como cada año ha elaborado un texto muy hermoso sobre esta celebración que se proclamó en 1999:

"El Día Mundial de la Poesía es también una invitación a reflexionar sobre el poder del lenguaje y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona".


En Madrid, nuestra ciudad, hay convocados diferentes actos de lectura poética - de acceso gratuito- para que todos podamos compartir este homenaje: una lectura continuada de poemas en la Biblioteca Nacional que puede seguirse en su página web a partir de las 19h.; en el Instituto Cervantes, en el Centro de Poesía José Hierro, o en Función Lenguaje.

http://lindamoralescaballero.com/imagenesjn/lecturadeunvisitantenacidoenaldeaviejamed.jpg

martes, 19 de marzo de 2013

Los hermanos Grimm y Catherina Dorotea Viehmann





















Maribel Orgaz info@leerenmadrid.com– 19/03/2013
La exposición David Hockney, Seis cuentos de los hermanos Grimm es una sorpresa escondida entre las grandes exposiciones que Madrid ha preparado para la primavera. El diario Clarín hablaba de ella el pasado mes de enero.  

"Un homenaje a Catherina Dorothea Viehmann --la anciana alemana que relató a los Grimm la mayoría de los cuentos que ellos luego recopilaron-- abre la muestra, una mujer "a la que ni siquiera Jacob y Wilhelm homenajearon" y a quien Hockney reconoció el mérito de transmitir para las generaciones venideras esas historias populares. "El chico escondido en un pez" (de "La liebre de mar"); "La cocinera" (de "Piñoncito"), en la que Hockney se inspira en las cabezas grotescas de Da Vinci; o "Rapunzel creciendo en su jardín", con influencias de Brueghel, son algunos de los grabados que se pueden ver en la Fundación Canal".

Hockney no ilustra los cuentos de manera literal, sólo aquellas escenas que le divierten o que suponen un reto artístico. Cada uno de los 49 grabados se acompaña de los comentarios del autor. Grandes telas, a lo largo de la exposición como hojas de un libro recogen los cuentos, por si alguien los había olvidado.

El acceso a la exposición es gratuito. Fundación Canal. Hasta el 14 de abril.





sábado, 16 de marzo de 2013

Tres joyas breves



















Maribel Orgaz info@leerenmadrid.com - 16/3/2013
Quizá las llamadas nouvelle (novela corta) sean la mejor manera de empezar a leer a un autor que nos es desconocido. Los cuentos exigen el esfuerzo de elaborar unmicrouniverso cada vez y una novela de largo aliento sólo se aborda si hay ciertas garantías. La extensión de estas obras de apenas cien páginas es entonces, perfecta.  

1)      Un episodio en la vida del pintor viajero. Cesar Aira. Editorial Mondadori.Inolvidable. Rugendas,  un pintor alemán que viaja a Argentina es traspasado por un rayo durante una tormenta. Después de este episodio, pintaría aún mejor. Aira, un escritor extraordinario, relata esta historia verídica ocurrida en el S. XIX. 

2)      La contadora de películas. Hernán Rivera Letelier. Editorial Alfaguara. En Chile, una familia sólo tiene dinero para enviar a la hija, María Margarita, al cine. Después, ella contará la película a todos. La vida en las salitreras chilenas, que tan bien conoce el autor. Puede leerse en formato ebook

3)      El cojo bueno. Rodrigo Rey Rosa. Editorial Alfaguara. La narración transcurre como es habitual en este escritor guatemalteco, sencilla y precisa; mientras lo narrado abre, a través de lo imprevisible de su trama, un espacio de horror. 



miércoles, 13 de marzo de 2013

El pesimismo que salvó a Singer


Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
En una entrevista que Philip Roth hizo en 1976 al Premio Nóbel de Literatura, al judío polaco Isaac Bashevis Singer, le preguntaba cómo pudo salvarse del nazismo (¿qué le llevó a usted a marcharse antes de que empezara el horror?) mientras los grandes escritores judíos de su generación Bruno Schultz, Isaac Babel o Jira Weil fueron aniquilados por el nazismo o el estalinismo: 

“Tenía todos los motivos del mundo para marcharme. Yo era muy pesimista. Vi que Hitler estaba en el poder en 1935, que aquello suponía una amenaza de invasión para Polonia”. El oficio. Un escritor, sus colegas y sus obras. Philip Roth, editorial Debolsillo. 


El Oficio está disponible también en formato ebook.







lunes, 11 de marzo de 2013

Los paraísos de los escritores

http://1.bp.blogspot.com/-jKNihdJGuWE/T_7T6SaxFKI/AAAAAAAABmQ/gbft5kqsa2M/s1600/702996_reading_by_candle_light.jpg

Maribel Orgaz – info@leerenmadrid.com
Marguerite Yourcenar, la autora de Memorias de Adriano, cerraba su autobiografía con una reflexión acerca de lo afortunada que era por no haber tenido nunca que trabajar. Quizá al leer el paraíso con el que algunos escritores fantasean se comprende mejor hasta qué punto tenía razón y cuán afortunados son todos aquellos que han podido dedicarse a sus vocaciones.

Isaac Asimov, uno de los autores más prolíficos de la historia, explicaba en su autobiografía que su paraíso sería un lugar en el que hubiera una máquina de escribir:
 “así que me comprenderán cuando digo que mi tipo de día favorito es un día frío, triste, borrascoso y con aguanieve en el que me pueda sentar frente a la máquina de escribir en paz y tranquilidad”. Autobiografía, Asimov. Ediciones B

y el imaginado por Nabokov, el autor de Lolita: 
“un lugar en donde un vecino insomne lee un libro inacabable a luz de una vela eterna”.






jueves, 7 de marzo de 2013

Lo que evoca la voz de una mujer

http://termometroturistico.es/files/2011/02/pradera-escocia.jpg
Maribel Orgaz- www.leerenmadrid.com 
Frente a la adusta virilidad que recorre cada página de Richard Ford o Cormac McCarthy, la escritora Annie Proulx escribe también con dureza sobre solitarios, caballos, vaqueros, ranchos o rodeos pero hay cabida para la homosexualidad o descripciones líricas como ésta:

"Era su voz la que te atraía, esa voz ronca y gangosa, habría dado igual que se hubiera puesto a recitar el alfabeto, tu siempre oías un rumor de hierba. Esa mujer conseguía que olieras el humo de hogueras extinguidas". En carne viva. Brokeback Mountain, Editorial Siglo XXI



miércoles, 6 de marzo de 2013

Si quieres escribir

http://theopening.org/images/HappyStudentsWriting.jpg
Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Hay libros sobre cómo escribir llenos de alegría y entusiasmo. Uno de ellos es el clásico de la escritora americana Brenda Ueland, Si quieres escribir:


"Personalmente odio la crítica ortodoxa (...). No los detesto por sus efectos sobre mi, pues por lo menos yo no les dejé que entraran e influyeran en mi espacio; los desprecio por toda la influencia que potencialmente ejercen sobre las personas de cualquier edad. Son asesinos de talento, porque a menudo la gente más modesta y sensible es la mejor dotada, la más llena de imaginación y simpatía, aunque también la más propensa a ser anulada por esta clase de individuos. Son los brutales egoístas quienes sobreviven".

Ueland afirma que el entusiasmo a la hora de escribir debe estar "por encima de todas las cosas" y que la ambición daña la energía creadora y la transforma en "tensión nerviosa".
"Hay que trabajar libremente y con fluidez, como cuando hablamos a alguien que nos ama".

lunes, 4 de marzo de 2013

Sin novelas de la vida cotidiana en España

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Hace unos meses, una amiga extranjera me preguntó si habría alguna novela sobre la vida cotidiana en España, quería hacer un regalo a otra amiga y le gustaría que al leerla pudiera saber cómo viven los españoles ahora. En resumen, una novela costumbrista.

Le contesté que, que yo supiera, ninguna porque no teníamos una escritora a la manera de la irlandesa Maeve Binchy, la francesa Anna Gavalda o la sueca Marianne Fredriksson. Así que no es posible encontrar novelas que hablen de las familias, la ciudad, la vida de los barrios, del trabajo, de nuestra vida cotidiana. Aunque quizá si se escribieran se leerían con interés, como ocurre con esas autoras que son tan apreciadas.