miércoles, 15 de mayo de 2019

Las golondrinas de Bécquer y los ruiseñores de Keats - Aves en Madrid, Manuel Andrés y Quercus

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
"Me crié en Atocha", comenzó el ornitólgo y naturalista, experto en aves de ciudad, Manuel Andrés Moreno;  "y ahora que estoy en Azuqueca de Henares, son ya 30 años conociendo los pájaros". 

"Que haya cetia ruiseñores en Madrid Río cada doscientos metros o que haya cientos de aviones, las golondrinas de Bécquer, en el nudo de Ventas... eso era impensable hace unos años".

Manuel Andrés (en el centro de la fotografía) fue el invitado del mes de mayo en la presentación de la Revista Quercus, la única revista de naturaleza que en España se edita sólo gracias a sus suscriptores, sin publicidad, y cuyo prestigio desde hace décadas, continúa intacto. Cada mes, Quercus presenta su nueva edición en el Gabinete de Historia Natural con la charla de un experto en el medio natural.

"Ahora mismo, si quieres ver algunas aves, lo mejor que puedes hacer en Madrid es quedarte quieto. Ellas vendrán a ti. Esta es la paradoja. Si sales al campo quizá las veas o no, pero si vas al Metro de Moncloa verás cómo sobrevuela el halcón peregrino que anida allí cerca y en el Metro de Ópera te pasarán las centenares de palomas torcaces que van a dormir al Palacio Real".

"Animo", continuó Andrés Moreno, "a que se abra el foco a cómo los pájaros salen adelante en la ciudad de una manera que los científicos no tienen en cuenta".

"En la M30 gracias a los jardines lineales proliferan los mirlos y las lavanderas blancas usan rotondas o incluso gasolineras como dormideros porque el ruido y la luz les da igual a los pájaros. Lo que no quieren es que les molesten".

"Los pájaros son el canario en la mina de la situación ambiental de nuestra ciudad. Necesitan insectos, aunque algunos han sido capaces de adaptarse a otras alternativas de alimentación cuando sacan adelante a sus crías y por decir algo en concreto, necesitan barro para hacer sus nidos. ¿Cuántos kilos de barro hacen falta para un nido de avión?"

Entre el público, ornitólogos y aficionados pajareros añadieron más lugares en los que en nuestra preciosa Madrid podían verse halcones, buitres, jilgueros... Aunque la propuesta más sencilla fue acercarse a Madrid Río para disfrutar estos días de mayo del canto de verdecillos y carboneros.


Uno de los tramos más espectaculares, en el que se aúnan recursos naturales y arte, es el denominado Tramo 1, El Parque Lineal del Manzanares, junto a la M30, con su escultura de 14 metros, La Atalaya, de Manolo Valdés. Agua, sombra abundante, mesas y bancos a sus pies y una gran pirámide desde la que los madrileños contemplan la ciudad, tomando el sol, leyendo y disfrutando de las vistas.

... y para que la excursión sea completa, un libro de poemas seleccionados por el poeta José María Álvarez, Ruiseñores de Inglaterra que continúa reeditándosePuede leerse una entrevista aquí.



¡Oíd ahora! Empieza el ruiseñor su canto,
de las aves el más «sonoro y melancólico».
¿Melancólico, dices? ¡Oh pensamiento vano!
en la naturaleza no hay nada melancólico. 
    Keats


Cantará el ruiseñor
en la cima del ansia
  Jorge Gillén

Siento cantar un ruiseñor, a veces,
sobre una rama, y es sólo mi sangre
que está pensando en ti sin que lo sepa. 
         Daniel Devoto

domingo, 12 de mayo de 2019

EcoClubes de Lectura en Madrid - Petra Kelly en Lavapiés y EcoClub de lectura en La Casa Encendida

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
En Madrid hay dos EcoClubes de Lectura que se celebran en el espacio Ecoo en Lavapiés (Escuadra, 16) y en la Casa Encendida, respectivamente.

La semana pasada acudí a la reunión conjunta de ambos. El EcoClub de Lectura Petra Kelly coordinado por Fidel Insua (a la derecha de la fotografía) lleva más de seis años reuniéndose una vez al mes para leer ensayo en Ecoo y por otra parte el de narrativa, coordinado por Ignacio Santos  y que se celebra en La Casa Encendida.

La asistencia es gratuita y si se quiere participar se han de comprar los libros o tomarlos prestados de la biblioteca. Estos clubes de lectura no prestan gratuitamente los ejemplares.

En esta reunión a la que acudí se habló del gran éxito: La invención de la naturaleza de Andrea Wulf, Editorial Taurus:
"relata la vida del naturalista e ilustrado del XVIII Alexander Von Humbolt; la persona que propuso una visión moderna del pensamiento ecológico. De cara a nuestros seguidores, puede decirse que, aunque estemos ante un ensayo, el protagonista llevó una vida muy novelesca". (Ignacio Santos
La próxima reunión en La Casa Encendida con Ignacio Santos, y última de la temporada será el 20 de junio.
La agenda completa del Club Petra Kelly puede consultarse aquí. 



lunes, 6 de mayo de 2019

9 de mayo - Homenaje a Janusz Korczak - Universidad Complutense de Madrid



El próximo 9 de mayo, a las 18h. participaré en la jornada homenaje al pediatra y escritor polaco Janusz Korczak cuyos textos inspiraron los Derechos del Niño.

Korczak apenas tiene obra traducida al español: Cómo amar a un niño, El derecho el niño al respeto, Si yo volviera a ser niño y El Pequeño Rey Matías. La editorial Seix Barral ha publicado recientemente, Diario del gueto

El viejo doctor, como le llamaban los niños acogidos en su orfanato de Varsovia, un hombre con la inteligencia en el corazón, que murió junto a ellos en Treblinka, escribió:
"Cuando percibo en el niño la chispa inmortal del fuego robado a los dioses, el resplandor de las ideas que se desarrollan libremente, la dignidad de su indignación, el ímpetu de su afán, su tristeza otoñal, su esfuerzo dispuesto al sacrificio, su nobleza tímida, cuando veo su búsqueda animosa, alegre, confiada, constante, de las causas y de los efectos, así como los intentos indeciblemente penosos, las inquietudes y emociones de su conciencia, no puedo hacer otra cosa que arrodillarme humildemente, porque me siento pequeño, débil, porque soy en realidad, un cobarde”.
El acceso es libre, pero se ruega reserva aquí.  - Programa completo aquí 

lunes, 29 de abril de 2019

La Naturaleza nos devuelve a nuestra casa interior - Mª Ángeles Álvarez Sánchez, poeta y escritora

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Mª Ángeles Álvarez, poeta y escritora, experta en arte floral presenta el próximo martes 30 de abril en el episcopio de la Catedral de Ávila, su primer poemario; Y el aire al soplar, Editorial Cuadernos del Laberinto. Directora de la Casa de la Poesía en la Universidad de la Mística de Ávila, es autora de los libros de arte floral y pensamiento 31 meditaciones con flores sobre los textos de Teresa de Jesús (2012) y Un Castillo lleno de flores (2015); su página personal es una de las más hermosas que pueden encontrarse en Internet en español.

Hay una armoniosa conjunción en tu obra de Naturaleza y poesía. ¿Aún necesitamos desarrollar, como sociedad, esa otra inteligencia llamada biofilia

Creo que los españoles tenemos un largo camino que andar en relación con la naturaleza. Al lado de consideraciones ecologistas hay que poner las vivenciales y de dialogo personal con lo natural. Esto lo saben muy bien los japoneses que conciben todas las flores, las ramas, los musgos como elementos necesarios para su equilibrio interior porque les devuelve por minutos al campo, lugar de encuentro con nosotros y foco de estabilidad y belleza.

La naturaleza seguimos considerándola como un marco, un paisaje de fondo, no como el interlocutor que nos devuelve  el equilibrio interior y que es fuente de disfrute y belleza.

En estos días, salir al campo y estar atentos para contemplar ¿qué flor?

Salir al campo todos los días para ver el paso de las estaciones, los brotes, cada luz que se desploma en las hojas, las cortezas que se llenan de musgos. Y hacerlo de manera abierta y contemplativa, que sea la naturaleza la que nos vaya diciendo, y nosotros dialogar con ella por dentro para ir construyendo nuestra propia voz y poesía vital. De manera libre, desprendernos de muchos prejuicios es una tarea a iniciar, cuando vemos que son tan bellas las flores silvestres del borde de las cunetas como las rosas del parterre botánico, la genista vencida por el aire, los troncos llenos de sedum y las piedras de un camino polvoriento lleno de achileas.



Por qué el auge de la poesía en tiempos no precisamente poéticos.

La poesía es el arte de la palabra mágica, la indómita y llena de potencia. En lugares donde el tiempo y el silencio son bienes escasos por el ritmo de vida, los poemas dicen mucho en pocos segundos. Y además son palabras explosivas, dicen de nosotros los poetas y también mucho de los lectores que van por caminos diferentes con nuestras palabras. Nos hacen reflexionar envolviendo de rima, belleza, imágenes, matices, la vida diaria que es un poco monótona y monocolor. Por eso los jóvenes siguen detrás de la poesía. Y se impresionan al seguirla, al aprender a dejarla libre por ahí.

Si la poesía es intensidad, ritmo y voz. Qué es la Voz.

Cuando abrimos las puertas y entramos en el camino de la naturaleza, de su contemplación, caminando por nuestra propia vida y persona con flores y ramas en el dialogo, nos podemos encontrar con esa Voz que nos lleva y nos maravilla. Es nuestro propio interior, pero enriquecido por la contemplación de lo natural que comienza a hablarnos y a construir nuevos reinos por dentro, haciéndonos como peregrinos de su estela, caminantes, como los monjes zen escritores de Haikus o las canciones del Cantico Espiritual de San Juan de la Cruz.


Citas a San Juan de la Cruz que es un poeta muy especial para ti, cuáles son o serían sus flores.

San Juan es un poeta en continua admiración hacia lo natural. En su vida recorrió a pie miles de kilómetros, y cuando llegaba de un exhausto trayecto a un convento, rápidamente salía al campo cercano a contemplar. Todo era para él regalo, “todo es mío y todo para mi”. Sus flores son las que aparecen en el Cántico, los rosales, los mirtos, los dientes de león, los collados llenos de aromáticas y los valles al lado de los ríos con sus violetas. Una poesía que está llena de aromas, a menta, a arroyo que va bajando entre rocas, a árbol de vida florecido, musgos… Un paisaje que se llena de cada florecilla de las estaciones del año que al lado de sus pies descalzos él contemplaba emocionado.

Rousseau herborizando feliz en la isla de la isla de Saint-Pierre...

Cuando me encontré las Ensoñaciones de un paseante solitario descubrí al verdadero Rousseau, mientras paseaba con él.  En sus paseos comienza a recoger su espíritu, perdiendo el recuerdo de sus dolencias y problemas y entrando por otro camino donde está la verdadera felicidad para el ser humano. En camino de la contemplación que es una aventura personal llena de potencial renovador, donde dejamos que sea lo natural lo que nos devuelva a la casa interior de la que salimos con tanta frecuencia por el trajín de la vida y el estrés que ello nos proporciona.


Y el aire al soplar
MªÁngeles Álvarez

Editorial. Cuadernos del Laberinto

Al levantar los ríos
los enredaste
en el cielo.

Las algas 
se confundían 
con las estrellas,
y todo el reflejo
de la luz sobre el agua
se hizo nube.

Y paseaban sobre mi
que miraba
su fuga
en su ascender
entre los árboles.

sábado, 27 de abril de 2019

La Buena Vida - Club Lectura On line - Coordinadora, Maribel Orgaz

El Club de Lectura La Buena Vida se suma como cuarto club de lectura a los ya existentes en la Comunidad de Madrid: Brújula Literaria, Frontera Negra, Comando Lector y La Buena Vida: 
"Hay libros que procuran deleite a la vida. Libros solares, llenos de amigos, de encuentros gratos y viajes maravillosos. Decía Tolstoi que el fin del Arte es que amemos la vida en todas sus manifestaciones y que le gustaría que sus libros hicieran llorar y reír, hicieran que la gente se enamorase de la vida.
Y esto es lo que pretende este Club de Lectura La buena vida, que disfrutemos de leer, de compartir lo leído, de acudir a este punto de encuentro con ilusión y dispuestos a dejarnos sorprender, a aprender cosas nuevas".
¿Cómo apuntarse? Es gratuito y muy sencillo, clikar en el Portal del Lector, introducir los datos de nuestro carnet de biblioteca (si tenemos alguna dificultad, consultar en nuestra biblioteca) y descargar o leer en streaming el libro en móvil, tablet o pc y ¡leer, compartir y disfrutar! Tenemos un chat, un foro y habrá quedadas lectoras.

Puedes descargarte el libro y leerlo sin participar activamente, sólo leyendo los contenidos que iré incorporando o tan sólo leyendo el libro propuesto.

El carnet de biblioteca se expide en apenas unos minutos en cualquier biblioteca, es gratuito y no es necesario estar empadronado en Madrid.

Éste es nuestro primer plan de lecturas. El Buen Alimento cría Entendimiento



sábado, 20 de abril de 2019

El coraje y el empeño de Ortega y Gasset es realmente hermoso - Tras el oro del Rin, José Manuel Valle Porras, historiador.

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
El historiador José Manuel Valle Porras ha publicado Tras el oro del Rin, Editorial Cuadernos del Laberinto; una crónica de ocho viajeros españoles que buscaron en Alemania nuevas claves para regenerar España tras sus pérdidas coloniales en 1898 y su atraso económico. Valle Porras es autor de El rumor de las piedras. Heráldica y genealogía de Cabra (2009), y, prepara Ennoblecimiento y usurpación de armerías durante la Edad Moderna. El caso de Lucena (Córdoba). Ha obtenido el  V Premio Nacional de Investigación en Historia, Patrimonio Documental y Archivos «Antonio García Rodríguez» (2018).

¿Qué razones personales le han llevado a escribir este libro? ¿Qué aportaría al tema?

José Manuel Valle Porras, Historiador - El origen de este libro estuvo en la lectura de los artículos que el periodista Julio Camba envió desde Berlín y Munich, justo antes del inicio de la Primera Guerra Mundial. Me interesó desde el principio la imagen que transmitía de Alemania, en el sentido de la importancia que, a través de la mirada de Camba, se percibía que tenía entonces ese país, como modelo, como esperanza de regeneración, para los españoles. Esto me llevó a buscar otros textos de viajeros de nuestro país en tierras germanas, en fechas relativamente cercanas, para confrontar y completar esa percepción. Fue así como di con las publicaciones del geógrafo gallego Ramón de la Sagra, interesado por el progreso industrial, sobre sus visitas a Maguncia y Colonia en 1842 y 1843, respectivamente; las entretenidas cartas de mi paisano Juan Valera, escritas desde sus misiones diplomáticas en Dresde y Frankfurt, en 1855 y 1865-1866, justo antes, y durante el proceso de unificación; el interesante libro del músico Mariano Vázquez sobre su periplo por el Segundo Reich y el Imperio austro-húngaro en 1883; el texto de Emilia Pardo Bazán donde da cuenta de su paso por Baviera en 1889; las cartas del Ortega y Gasset estudiante de Filosofía, primero en Leipzig y Berlín, entre 1905 y 1906, y luego en Margurgo, el curso siguiente; la publicación del escritor y corresponsal Ricardo León sobre su visita a Alemania en plena Gran Guerra; y, finalmente, el peculiar libro del políglota Félix Díez, de 1920, donde da razón de su viaje por varios países europeos, entre ellos Alemania, y ya percibe que una nueva confrontación acabará llegando.

Mi aportación ha consistido en ofrecer, primero, una reseña de estas obras. Luego he analizado diversos temas (descripción de ciudades, evolución política, situación económica, literatura, música, filosofía, etc.) que aparecen espigados a lo largo de las páginas escritas por los citados autores, tratando de buscar una sistematicidad. Y, finalmente, he vuelto a la cuestión fundamental, analizando el significado que para estos ocho viajeros tenía Alemania, qué era lo que buscaban en ella y, por extensión, qué era lo que España veía y quería aprender de este país. Esta creo que es la principal aportación de mi humilde trabajo

Por otra parte, y como dice mi maestro José Luis Casas Sánchez en su prólogo a este libro, uno de los aspectos más llamativos del mismo es que ofrece la visión dejada por los españoles que han visitado otro país, en este caso Alemania, cuando lo habitual es encontrar bibliografía sobre el proceso contrario: las impresiones sobre España dejadas por visitantes extranjeros.


¿Qué admiró Emilia Pardo Bazán de Alemania?

De los ocho autores en los que me baso, fue esta escritora la que tuvo una estancia más breve en tierras germanas y, como consecuencia, es, también, la que menos páginas e impresiones nos ha dejado. Pardo Bazán recorrió fugazmente el sur de Alemania cuando, desde Francia, quiso hacer una escapada a la localidad balneario de Karlsbad, entonces en el Imperio austro-húngaro, y hoy en la República Checa. Atravesó entonces Baviera, visitando las ciudades de Múnich y Núremberg. Lo que más atrae su atención son los edificios y las artes plásticas. De la primera de estas ciudades dejó sus comentarios sobre el Valhalla, que, pese a su nombre, es un edificio de estilo neoclásico, y su pinacoteca, de cuyos cuadros barrocos da cuenta. De Núremberg resalta la belleza medieval de sus calles y edificios, ocasión que aprovecha para resaltar la conciliación, en Alemania, de lo antiguo y lo nuevo, de la conservación del patrimonio y la transformación económica. Se trata de una idea que también aflora en varios de los demás viajeros españoles, convirtiéndose en un leitmotiv de la imagen de este país que nos han dejado.

¿De todos los autores que ha estudiado, cuál cree que es hoy en día menos válido en sus observaciones?

Los países, como las personas, cambian con el tiempo, en algunos aspectos muy lentamente, casi de forma imperceptible, en otros, y en ocasiones, de manera súbita, como sucede con una enfermedad grave o un gran trauma nacional. La imagen que nos han dejado los autores que he leído ofrece puntos que mantienen su vigencia, como el progreso material, o el carácter disciplinado de la sociedad alemana. En otros aspectos, como la consecución de altísimas metas en la creación musical o filosófica, podemos pensar que el mejor momento ya ha pasado. Pero quizás más interesante sea lo que se ha abandonado tras la Segunda Guerra Mundial: las ideologías de superioridad racial de las que ya hablaba Juan Valera en el siglo XIX, o el militarismo que describe Camba a principios del siguiente.

Casi todos los autores reseñados ofrecen ideas perspicaces sobre Alemania, independientemente de que se correspondan con fenómenos que han perdido su vigencia, o que la mantienen. En este sentido, quizás la menos interesante sea Emilia Pardo Bazán, ya que, quizás por la propia brevedad de su visita, y más allá de las descripciones de los lugares que visita, apenas aporta ninguna reflexión sugerente, más allá de la citada conciliación del pasado con el progreso.


El krausismo supuso una innovación del sistema educativo español tan singular como ninguna otra influencia pedagógica exterior.

No es un tema que haya investigado, ni tampoco conozco la evolución de la pedagogía española, así que no le puedo dar ninguna respuesta de valía. Pero, llevando la cuestión del krausismo a las coordenadas de mi trabajo, podemos destacar que se trata de otro ejemplo de la influencia creciente que, a lo largo del siglo XIX, alcanzando su cénit a principios del siguiente, vienen operando en España las novedades procedentes de Alemania, y ello en múltiples terrenos: la música culta, la literatura, el desarrollo industrial, el pensamiento político, o las ideas filosóficas, fertilizadoras, en este caso, de los planteamientos pedagógicos y las metodologías educativas. Es curioso constatar cómo la Institución Libre de Enseñanza estuvo vigente desde finales del siglo XIX hasta nuestra última guerra civil, que es también el período en el que más intensa llegó a ser esta múltiple influencia de la cultura alemana en España, y, en definitiva, cuando más claramente se vio en aquella la fórmula para la regeneración de nuestra patria.


¿De todos los autores que ha analizado para elaborar este libro, cuál es el quien de manera más imaginativa y audaz absorbió la influencia alemana?

Sin duda es Ortega y Gasset. Él mismo expresa, en las cartas que, durante sus años de estudiante de Filosofía en Alemania, escribe a sus familiares, que el gran propósito que se ha impuesto para su vida es el de encontrar la fórmula de la fuerza moral de Alemania, entendiendo por tal esa programación social que explicaría su creatividad y progreso cultural en múltiples frentes, y, luego, conjugar esa fórmula con la de la decadente España, para, así, lograr revivificar a su país. Dicho de forma burda, el joven Ortega pretendía injertar lo español en lo alemán, lo caduco de nuestra patria en la raíz joven y vital de la patria de Kant, Goethe o Wagner. Estamos en los años 1905 a 1907, con la crisis del 98 tan cerca, en pleno estallido regeneracionista, y el propósito de Ortega responde a las necesidades sentidas por muchos españoles. El mismo Camba, que estuvo en Alemania pocos años después, habla de Alemania en términos muy parecidos, como la esperanza para la regeneración española. Pero nadie como Ortega tiene el coraje y el empeño personal de dedicar su vida a encontrar esa clave de salvación nacional. Es realmente hermoso.

¿A qué lector se dirige este libro? ¿Le llegan comentarios de sus lectores?

El lector lógico de este libro sería el interesado en la historia contemporánea de nuestro país, y, más específicamente, en cuestiones como las relaciones entre España y Alemania, o el regeneracionismo. Sin embargo, desde el principio concebí mi obra más como un ensayo histórico, que como un trabajo estrictamente erudito. Quiero decir que he buscado, en la medida de mis capacidades, el placer de la lectura, el texto amable, el disfrute del libro. En este sentido, quizás el lector que pueda esperar este trabajo no sea únicamente el dedicado o especializado en la Historia, sino todo aquel que, aunque con un interés menor, de mero curioso o diletante, en los temas tratados, quiera, sin embargo, acercarse a ellos con una lectura fluida, sin tecnicismos, y que busca –no sé si lo consigo– aunar estética y conocimiento.

martes, 16 de abril de 2019

Soy un autor que se adapta a cualquier género - Miguel Sandín, escritor

Maribel Orgaz - info@ocioenfamilia.com
Miguel Sandín es profesor de Filosofía y escritor todoterreno. Sandín aborda por igual la novela negra, el género fantástico o el teatro para niños. Finalista del Premio Nadal y con más de una decena de libros publicados, presenta estos días Diamantes y otros demonios, Ediciones Cuadernos del Laberinto: tras sufrir meses de cárcel en Johannesburgo, Mario Castejón vuelve a Madrid para ajustar cuentas al mundo.

Este es tu sexto libro para público adulto. Para un lector que no conoce tu obra, ¿por dónde empezar a leerte?

Miguel Sandín, escritor -. Además de esas seis novelas que mencionas, he publicado también tres juveniles y ocho obras de teatro infantil. Haber sido un lector sin filtro que ha picado en todos los géneros me ha convertido en un escritor bastante versátil, porque lo primero que me viene a la cabeza a la hora de escribir es una idea, una trama, o un personaje que despierta mi interés y luego la historia me pide cómo quiere ser contada. Me gustaría pensar que mi seña de identidad como autor es un estilo capaz de adaptarse a cualquier género. Por eso, a quien prefiera una literatura poética y más íntima le recomiendo Por si acaso te escribí, que fue finalista del Premio Nadal (Ed. Premium); para quien prefiera el humor le propongo La tripulación del Utopía (Ed. Pez de Plata), y a los que eligen novela negra Diamantes y otros demonios (Cuadernos del Laberinto).

Después de treinta años dedicado a la enseñanza, ¿hay una mejoría en lo que un chico necesitaría saber al terminar la Educación Secundaria Obligatoria si quisiera escribir?

Me gustaría decir otra cosa, pero con sinceridad creo que no; sin embargo, esta carencia no es actual, en el sistema educativo se priorizan los contenidos teóricos por encima de la creatividad y por eso se enseña música, pero no a componer; se enseña dibujo, pero no a pintar y, con los mismos criterios, se enseña lengua y literatura pero no a escribir. Tampoco estoy seguro de que el sistema educativo deba encargarse de eso, pero al menos debería dar la posibilidad de que los jóvenes con aptitudes encontraran los cauces para desarrollar su talento. Supongo que al decir esto formulo una utopía pedagógica como tantas otras, pero lo que es seguro es que el uso absorbente del móvil no ayuda a un uso creativo del lenguaje.


La poesía llena teatros en Madrid y se paga por entrar a escucharla en tiempos no precisamente poéticos.

Ese me parece un motivo más para la esperanza, puesto que el público que acude a esos recitales está en su mayoría compuesto por jóvenes. Es una prueba de que no todos expresan sus sentimientos con emoticonos y mensajes de cinco líneas, y también muestra lo peligrosas que resultan las generalizaciones. En todo caso, es un fenómeno muy habitual en la historia que las épocas de crisis aguda generen importantes eclosiones de arte. Ahí están el Siglo de oro español o la República de Weimar como prueba de lo que digo.

Miguel Ángel Revilla y Miguel Sandín
¿El humor es parte fundamental de tu obra?

No, no en todas mis novelas predomina. Es más, en la mayoría de las que he escrito (El gusano del mezcal, Por si acaso te escribí, Diamantes y otros demonios) se impone el componente trágico. En cambio, mis dos últimas obras (El lazarillo de torpes o La tripulación del Utopía) han sido creadas con la decidida intención de provocar si es posible la carcajada del lector. Me parece muy triste que el humor sea un género infravalorado en estos tiempos en los que resulta paradójicamente tan necesario. Es más, cuanto más incorrecto sea, mejor, porque el arte que no cuestiona el sistema siempre me ha parecido sospechoso.

En los congresos de edición, los agentes editoriales insisten en que el foco del esfuerzo nuevo para un escritor es ahora la promoción.

Por desgracia, así es. La literatura, igual que sucede con otras manifestaciones artísticas como el cine o la música, se ha convertido en un producto de mercado y como cualquier otro necesita de la publicidad para hacerse un hueco. Esto es además, imprescindible teniendo en cuenta la cantidad de libros que se publican cada año, y no olvidemos que una editorial es ante todo una empresa. En las últimas Ferias del Libro en las que he estado, las mayores colas para la firma estaban frente a las casetas de jóvenes conocidos sobre todo por su presencia en las redes sociales. Una promoción intensa no garantiza el éxito, pero sin difusión en los medios las posibilidades de fracaso son seguras. Naturalmente si se entiende por fracaso contar con un número de lectores muy reducido.


¿Qué significa Madrid en tu obra y qué te aporta como escritor?

He nacido en Madrid y es la ciudad en la que ha transcurrido toda mi vida. Además, por diversos avatares he sido vecino de seis barrios diferentes e incluso antes de dedicarme a la docencia durante un año trabajé de taxista, de modo que casi seis décadas pateando las calles de una ciudad por supuesto dejan huella. En El gusano del mezcal Madrid es un protagonista más de la trama; en cambio, Diamantes y otros demonios recoge un Madrid más siniestro y nocturno. Creo que incluso las novelas que no he situado en Madrid transcurren en un Madrid reinventado. En cuanto a las ventajas, es cierto que la proximidad con un mayor número de lectores o la cercanía con editoriales existen, aunque en verdad solo una de mis novelas, Diamantes y otros demonios, tiene una editorial madrileña, Cuadernos del Laberinto. No obstante, la comunicación global que permite Internet ha democratizado las distancias y ahora desde cualquier lugar remoto se puede estar visible en el mercado editorial.