viernes, 30 de agosto de 2019

Madrid, la vida - Carmen de Burgos, periodista y escritora

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Carmen de Burgos nació en Almería en 1867, en una familia acomodada. Por aquel entonces, la esperanza de vida de las mujeres en España no llegaba a los 35 años. Carmen recibió la típica educación de una señorita de su clase: letras, costura, religión, cuentas y algo de francés y piano. Educación de adorno en una palabra. Se casó a los 16 años con un hombre que la maltrataba, bebía y se pasaba el día de fiesta, "el típico señorito andaluz", dijo ella. A Carmen le nacieron tres hijos y murieron. Hasta aquí, lo habitual en su tiempo.

"Si hubieran vivido mis hijos", escribió después, "me hubiera quedado a criarlos". Pero en aquel infierno ni su familia, ni su formación podían proporcionarle una escapatoria. Debió pensar cuidadosamente sus opciones que en realidad, eran muy pocas y se decidió por magisterio y además, logró obtener plaza de maestra en Guadalajara. Mientras, tuvo otra hija. A los 36 años, con su hermana y la niña se viene a Madrid a vivir. En la España de trenes de entonces, tuvo la energía de trazarse un plan que incluso hoy en día resultaría agotador: de lunes a jueves se iba a dar clase a Guadalajara; el fin de semana lo pasaba en Madrid escribiendo.

Madrid fue la vida para Carmen de Burgos. Se desencantó pronto de la enseñanza, aunque con las becas que le dio el ministerio pudo viajar por toda Europa y le permitió tener un sueldo fijo hasta conseguir vivir de lo que ella quería: escribir. En ese momento, dejó la enseñanza.

Se convirtió en la primera corresponsal de guerra española (en la foto, en la guerra de África) y en la primera mujer en plantilla de un periódico cobrando lo mismo que un hombre.

Escribió biografías, novelas, relatos, artículos, crónicas y muchos libros de cocina y belleza para ganar más dinero. Madrid se lo dio todo, amistades con otras mujeres como ella e incluso un compañero con sus mismas inquietudes. Tuvo su propia tertulia, viajó a Hispanoamérica, fue reconocida y admirada.

En cierto sentido, la asombrosa nueva vida de Carmen no acabó aquí. En la actualidad, es la única, en una larga lista de mujeres españolas excepcionales que tiene a una filóloga dedicada 40 años al estudio de su obra, Concepción Núñez y un coleccionista entusiasta de sus manuscritos, revistas y cuanto objeto le perteneciera: Roberto Cermeño.

En el Ateneo, Cermeño ha impulsado la Agrupación Carmen de Burgos y envía gratuitamente una revista que tira diez números anuales, a todos aquellos que se lo soliciten: info@colombine.es

Concepción Núñez acaba de publicar dos gruesos volúmenes de artículos periodísticos de Carmen y próximamente se reeditará su primer libro sobre Carmen de Burgos.

"Me gustaría que Carmen se estudiara en las escuelas", ha declarado Cermeño, "ese es, en realidad, mi objetivo".

El próximo 4 de septiembre, a las 19h. hablaré de Carmen de Burgos y otras madrileñas excepcionales en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Miraflores de la Sierra (Madrid).





No hay comentarios:

Publicar un comentario