viernes, 22 de febrero de 2019

Club Lectura Mediteca Anabel Segura, Alcobendas - Coordinadora Maribel Orgaz


Maribel Orgaz -info@leerenmadrid.com
Me incorporo como coordinadora una temporada más al Club de Lectura de la Mediateca Anabel Segura de Alcobendas. Si quieres leer los resúmenes de nuestras temporadas anteriores, aquí.

El Club está completo con lista de espera. Las reuniones comienzan a las 19h. Más información aquí.

En nuestra primera reunión y aunque algunos asistentes son veteranos, comentamos de nuevo que un Club de Lectura no son clases de literatura y que nosotros no somos filólogos. Nuestro objetivo es disfrutar de la lectura y convertirnos en lectores curiosos y apasionados; conocer a otros lectores, descubrir autores y géneros y disfrutar de una charla amena aprendiendo a mejorar nuestras habilidades lectoras. En resumen, "se trata de la cantidad de vida que un libro puede atraer". 

Para ampliar estas ideas, escribí un pequeño manual Cómo coordinar un club de lectura
21 de marzo. Cuentos para cambiar los papeles. Selva Almada y Patricio Pron; un poema de Ángeles Mora. 

Cerramos esta primera temporada con dos lecturas que propone a una mujer escribiendo sobre un partido de fútbol y un hombre escribiendo sobre la anorexia y la depresión de una mujer.

En nuestro club tenemos la suerte de contar con Marcela que ha nacido en Argentina y nos lee en voz alta La camadería del deporte  de Selva Almada que se incluye en su libro El desapego es una manera de querernos.

Además de leerlo cuando es necesario, nos indica el significado de algunas palabras. El cuento a veces nos hace sonreír y otras, nos produce un poco de melancolía por el destino de un grupo de mujeres que trabajan en una fábrica de pollos y se cuentan una a otras el partido de fútbol del fin de semana. La descripción de la evisceración de los animales nos hace preguntarnos cómo se ha documentado Selva Almada sobre el proceso. 


Después leemos, también por turnos, el relato En tránsito de Patricio Pron, incluido en su libro, La vida interior de las plantas de interior. 

Charlamos acerca de si Selva Almada hace del partido de fútbol el centro de su relato o las chicas trabajadores de la fábrica y nos llama la atención que en el relato de Patricio Pron sea él y no ella, quien deja todo para proponer a su novia que vivan juntos. Lo habitual, coincidimos todos, es que ella sea la que deja todo para estar con él.

Algunos de nosotros opinamos que sabrían, si se hubieran ocultado los autores, cuál de ellos estaba escrito por una mujer y cuál por un hombre. Que es fácil adivinarlo en este caso.

Elegía y postal de Ángeles Mora.

Elegía y postal

No es fácil cambiar de casa,
de costumbres, de amigos,
de lunes, de balcón.
Pequeños ritos que nos fueron
haciendo como somos, nuestra vieja
taberna, cerveza
para dos.
Hay cosas que no arrastra el equipaje:
el cielo que levanta una persiana,
el olor a tabaco de un deseo,
los caminos trillados de nuestro corazón.
No es fácil deshacer las maletas un día
en otra lluvia,
cambiar sin más de luna,
de niebla, de periódico, de voces,
de ascensor.
Y salir a una calle que nunca has presentido,
con otros gorriones que ya
no te preguntan, otros gatos
que no saben tu nombre, otros besos
que no te ven venir.
No, no es fácil cambiar ahora de llaves.

Y mucho menos fácil,
ya sabes,
cambiar de amor.


De Elegía y postales, 1994


14 de marzo. Cuentos de premio y un poema de Anne Carson

En nuestra penúltima sesión de esta temporada, nos proponemos participar en el concurso Relatos en Cadena y leemos el ganador y veinte finalistas de sucesivas semanas.

Se trata de un concurso de microrrelatos de 100 palabras como máximo, en el que la última frase del finalista ha de ser la primera de la siguiente semana para concursar, de esta forma se van encadenando las sucesivas narraciones.

Leemos en voz alta las recomendaciones sobre microrrelato que da la organización del concurso y tomando como frase la última de nuestra semana (Tengo pensado hacer varios peces de colores) también escribimos nuestro cuento.


Dulce venganza - Silvia Aguado 


Tengo pensado hacer varios peces de colores. Unos de azúcar vainillado, otros… no. Las galletas decoradas han sido mi válvula de escape. Hoy, en la comida de empresa, junto al pastel del aniversario, dejaré uno verde, que haga juego con el logo. Siempre fui muy detallista. Al pie de la foto corporativa pondré otro, cerca de la imagen de mi jefe, aficionado a pescar bajo faldas de volantes. Y, por último, en la mesa de bebidas gratis, dejaré el resto. Allí es donde los gorrones abrirán los ojos como besugos y morderán el anzuelo.  Ser una sirena en un mar de tiburones ha sido asfixiante. 

El último día de vacaciones - Silvia Aguado

Amaterasu  

El último día de vacaciones se armó de valor y decidió hablarle. Sentía un ahogo de amor. Nunca se había fijado en que el color negro tuviera tantos matices, hasta que observó sus ojos velados al nacer. Los ligeros destellos de luz ahora le estremecían, como si estuviera contemplando a la diosa del sol saliendo de la cueva celestial.  

Su respiración acelerada, acercándose por su espalda, le delató. Sin girarse, ella rasgó el silencio:  

- “Todos los atardeceres serán bonitos, si voy contigo de la mano”. Con delicado gesto le convirtió en Apolo. Nunca hubo lazarillo más fiel. 



Y arrodillada en la orilla del mar transparente me haré un corazón nuevo con sal y barro. Anne Carson


Una esposa está bajo las garras del ser.
Fácil es decir ¿Por qué no terminar con esto?
Pero supongamos que tu marido y cierta mujer oscura
suelen quedar en un bar por la tarde.
El amor no es condicional.
Vivir es muy condicional.
La mujer se instala en una terraza cerrada al otro lado de la calle.
Observa a la mujer oscura
que con la mano le toca la sien como si le estuviera metiendo algo.
Observa cómo
él se inclina un poco hacia la mujer y luego se vuelven atrás. Están serios.
Su seriedad la atormenta.
Las personas que pueden estar serias cuando están juntas es
porque tienen algo profundo.
Hay una botella de agua mineral sobre la mesa
y dos vasos.
¡No necesitan bebidas alcohólicas!
¿Desde cuándo tiene él
estos gustos puritanos?
Un barco frío
zarpa de algún lugar dentro de la esposa
y pone rumbo al horizonte plano y gris,
ni pájaro ni soplo a la vista.

7 de marzo. Escribir un cuento con cualquier cosa y un poema de Antonio Machado. El carrito, César Aira y La piedra mágica, Mamerto Menapace.

En nuestro tercer encuentro de esta temporada leemos dos cuentos:El carrito de César Aira y La piedra mágica de Mamerto Menapace.

Esta propuesta de lectura, surge a propósito de la anécdota sobre cómo escribía Chéjov sus cuentos: 
"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". Vladimir Nabokov/"Chéjov". Espacio Chéjov Blog

y pretende demostrar con nuestra propia experiencia que los mitos de la inspiración y los grandes temas para escribir son eso, más mito que una necesidad imprescindible para ponerse a escribir

Así que, después de estas lecturas, escogemos alguno de los veinte objetos que he llevado a la reunión: collares, anillos, un abanico, una pluma, un monedero, un posavasos, una moneda dorada, un abrecartas, una pulsera, unos prismáticos, una piña...

Damos treinta minutos de tiempo y escribimos una historia sobre él. Después compartimos en voz alta lo escrito y surgen algunas reflexiones al hilo de nuestra comprobación: cualquier cosa sirve para disparar nuestra imaginación y encontrar un temala inspiración es mucho menos importante que ponerse a escribir.

Entendemos mejor ahora, la frase que muchos escritores responden cuando se les pregunta qué se necesita para ser escritor y afirman: ¡ponerse a escribir!. 


Al finalizar solicité a quien quisiera compartir aquí su relato y estos son tres de ellos. 

Un anillo, Gema Herrera
  Amanecía en Granada, 27 de abril de 1958, se espera un día cálido para la época. Martina madrugó para poder recorrer a solas las calles del Albaicín y subir andando hasta la Alhambra respirando primavera. Aún no habían abierto todas aquellas tiendecitas de la calle Elmira que el día anterior había recorrido, de pronto, al doblar una esquina le vio a él, moreno de piel y pelo, sus ojos verdes y aquellos brazos remangados llamaron su atención. Su escasa mercancía sobre una mesa eran una veintena de collares y pulseras y otros tantos anillos.
   Llegó y aunque Martina prefería seguir mirando sus ojos tuvos que disimular desviando su mirada hacia aquellas baratijas.

 ¿Un anillo?- le ofreció con una gran sonrisa de vértigo.

  A partir de ahí, Granada fue aún más misteriosa y mágica. Las callejas y la Alhambra terminaron de conquistarla y la soledad profunda de Martina se transformó en una hermosa flor de primavera.

 Pasó la vida como por parte de magia y con la vida los años, su pelo se tiñó de gris y sus ojos centelleantes se llenaron de preciosas arrugas.
  Un día, mientras ordenaba sus armarios descubrió aquella chaqueta de lana gastada que de joven la sentaba tan bien. Decidió que era hora de tirarla pero antes quiso ponérsela, necesitaba despedirse de ella. Se la puso, respiró su propio olor y al meter la mano en el bolsillo izquierdo descubrió... su anillo. Con él, en la mano recordó como si el tiempo no hubiera pasado, el paraíso en la tierra y continuó sonriendo.


Un abanico rojo, Lolita
Nací en España y me identifico con el abanico.

Que el abanico tiene algo que apacienta, tiene alma.
¿Cuántos amores se han escondido detrás de un abanico?
¿Cuántas lágrimas se han ocultado detrás de un abanico?
...y cuánta alegría representa un baile andaluz con un abanico.

Me encanta el abanico porque soy española y además, me refresca cuando tengo calor.

Un móvil estropeado. Marcela

Me curé ese día…

8 A.M. Alarma. Notificación. Correo. Whatsapp. Noticias. Llamadas. Buzón de voz. Y vuelta a empezar.

Cada 30 segundos, un minuto mi mano tantea el bolsillo dónde está guardado. Lo he dejado en silencio. Vibra, no puedo evitar mirarlo. Correos y mensajes del curro, de los amigos, en distintas latitudes y con distintos horarios. Duermo con él, con los cascos en mis oídos, se ha vuelto esa voz que susurra y me duerme por las noches. A veces, los vídeos se mezclan con los sueños y no sé porqué he soñado tal o cual cosa. Luego, recuerdo el vídeo de turno. No lo llevo a la ducha, temo que se estropee mojándose.

Estos días Tess ha estado nerviosa. Ella un perro de presa andaluz, merodea la casa buscando. Sin acomodarse todavía. Lleva dos días en casa y aún intenta ajustarse a los nuevos ritos de la familia. Es una perrilla de Cortijo de un pueblecito famoso por sus mantecados a cien kilómetros de Granada.

Hoy es el gran día, luego del puente se quedará sola en la casa. Toda una nueva experiencia. ¿Cómo se portará? ¿Intentará huir, otra vez? Estos días ha hecho más de una travesura, nada grave.
El móvil queda en la mesilla del salón frente a la TV y al programa de la mañana. El café y la tostada al lado.

Cinco, diez, quince minutos en la ducha cuando me lavo el cabello tardo más de lo habitual intentado que no se inunde demasiado el baño. El agua caliente ha empañado los espejos. La puerta del baño se abre despacio, llamó: ¿F..., eres tú? No veo a nadie por allí, de pronto, sobre mis pies en el agua de la ducha cae algo pesado. Se me ha metido champú y jabón en los ojos del susto. Cuándo logró quitarme el jabón, veo a Tess echada en la alfombra del baño. Me mira atenta, feliz y nadando en el agua de la ducha, mi móvil.

Me curé ese día de mi adicción a la tecnología. Me curó Tess, de pronto y en un solo día. Ella creyó que el móvil era una presa y yo su cazador a quien agradar. Vino a ofrecerme su tesoro.

Corriendo fuimos a la clínica veterinaria, nada había quedado en su estómago. Ni un pedacito del móvil, inservible con la batería destrozada y cascado el cristal. Desde ese día supe que estaba a salvo de mi adicción y todo gracias a mi Tess y a ese móvil que NUNCA volvió a funcionar.


Tus ojos me recuerdan de Antonio Antonio Machado

Para finalizar con los hermanos Machado, con motivo de la exposición que se está celebrando en Sevilla, leemos el hermoso poema que compuso a su primera esposa, Leonor Izquierdo.



Tus ojos me recuerdan

Tus ojos me recuerdan
las noches de verano,
negra noche sin luna,
orilla al mar salado,
y un chispear de estrellas
de un cielo negro y bajo.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.
Y tu morena cara,
los trigos requemados
de un suspirar de fuego
de los maduros campos.

Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.

De tu morena cara,
de tu soñar gitano,
de tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.
Me embriagaré una noche
de un cielo negro y bajo,
para cantar contigo,
orilla al mar salado,
una canción que deje
cenizas en los labios...
De tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.

Tus ojos me recuerdan

las noches de verano.

28 de Febrero. Cómo acabar bien un buen cuento. Cordero asado, Roald Dahl y un poema de Manuel Machado.

En nuestro segundo encuentro de esta temporada abordamos un cuento del escritor Roald Dahl reconocido por ser uno de los mejores escritores de literatura infantil de todos los tiempos.

Dahl escribió también cuentos para adultos, muchos de ellos llevados al cine como ha sido el caso del que hemos leído en esta sesión y que pertenece al volumen, Relatos de lo inesperado.

Comenzamos nuestra reunión leyendo en voz alta y por turnos el texto para después comentar la habilidad de Dahl para construir una trama sobre una mujer entregada a su marido, al que espera cada tarde en casa con la cena preparada y cómo un relato de hechos cotidianos se transforma en un cuento de humor negro.
Dahl tiene la habilidad de convertir los rasgos de la protagonista en buenas cualidades o en instrumento para el asesinato. Charlamos sobre si la abnegada esposa no estaba en realidad, medio chiflada o si tanta sumisión no se transforma de manera lógica en odio.

La sencillez de la coartada, cómo Dahl acelera o remansa la narración para jugar con el lector o cómo incluye detalles para que compadezcamos a la esposa, embarazada en una época, los años cincuenta, en los que aún existía, según parece, pena de muerte para algunos delitos.

Alfred Hitchcock llevó varias historias del libro, incluido, Cordero asado a la pantalla. También mencionamos que Almodóvar tiene una escena parecida en una de sus películas, Qué he hecho yo para merecer esto.

Castilla de Manuel Machado 

Para finalizar leemos un poema de Manuel Machado que junto a su hermano Antonio protagonizan una exposición en Sevilla que permanecerá abierta hasta el 24 de mayo. 


Castilla

A Manuel Reina. Gran poeta  - Manuel Machado

El ciego sol se estrella
en las duras aristas de las armas,
llaga de luz los petos y espaldares
y flamea en las puntas de las lanzas.

El ciego sol, la sed y la fatiga.
Por la terrible estepa castellana,
al destierro, con doce de los suyos,
polvo, sudor y hierro
el Cid cabalga.

Cerrado está el mesón a piedra y lodo...
Nadie responde. Al pomo de la espada
y al cuento de las picas, el postigo
va a ceder... ¡Quema el sol, el aire abrasa!

A los terribles golpes,
de eco ronco, una voz pura, de plata
y de cristal, responde... Hay una niña
muy débil y muy blanca,
en el umbral. Es toda
ojos azules; y en los ojos, lágrimas.
Oro pálido nimba
su carita curiosa y asustada.

«¡Buen Cid! Pasad... El rey nos dará muerte,
arruinará la casa
y sembrará de sal el pobre campo
que mi padre trabaja...

Idos. El Cielo os colme de venturas...
En nuestro mal, ioh Cid!, no ganáis nada».

Calla la niña y llora sin gemido...
Un sollozo infantil cruza la escuadra
de feroces guerreros,
y una voz inflexible grita: «¡En marcha!»

El ciego sol, la sed y la fatiga.
Por la terrible estepa castellana,
al destierro, con doce de los suyos
polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga.



21 de Febrero, Cómo empezar bien un buen cuento. La venganza de Cisco Kid, O´Henry - Un poema de Luis García Montero.

En nuestra primera reunión de la temporada nos presentamos por turnos y se da la feliz coincidencia de contar con lectores de diferentes países y varios de ellos son además, políglotas. Esto enriquecerá mucho más nuestras charlas en torno a las lecturas.

Además del cuento, he llevado varios ejemplos de buen comienzo y mal comienzo de un cuento. Todos coincidimos en el ejemplo de comienzo desafortunado que no es capaz de hacer que se continúe leyendo.

Después de comentar la importancia de cuidar los arranques de una narración con unas líneas que consigan atrapar la atención del lector, leemos en voz alta por turnos La venganza de Cisco Kid del escritor O´Henry considerado un maestro en el género.

Charlamos sobre nuestras simpatías por los diferentes personajes y cómo el autor tiene la habilidad de que Cisco Kid nos resulte atractivo a pesar de ser un asesino. Hablamos sobre la época y el tono del cuento y cómo ellos dotan al cuento de la suficiente comicidad para que se hable con ligereza sobre muerte y venganza.


Trasladamos el argumento y los personajes a hoy en día y comentamos cómo habría de escribirse sobre un ciscokid y una chica que se enamorara de un hombre así.

Algunos términos de la narración como jacal o cacto nos llevan a hablar sobre el llamado español neutro y la polémica con el doblaje de la película Roma.

Para finalizar leemos un poema, porque la poesía enseña que cada palabra es importante.

La recompensa. Luis García Montero


La recompensa

Aunque no sea verdad,
porque el tiempo hace mundos igual que se hace daño,
déjame que aproveche este calor final
de la tarde imprecisa.

Quiero sentirme dueño de las horas.

Para encontrarme a mí
he aprendido a seguirte.

Salgo por la memoria y no llego a un recuerdo,
sino a este modo de vivir despacio
las cosas que me das.

Todavía camino por la ciudad aquella
y soy el habitante de lo que sucedió
la semana que viene,
de los hechos que pueden ocurrir
hace ya muchos siglos,
cuando los pies del tiempo que nos falta
escriban junto al mar
la orilla laboriosa del pasado.

Todo está en ti. Y todo permanece
mientras rueda en el cielo
la luna primitiva.

Cada intuición es una huella,
cada recuerdo el porvenir,
hoy es ayer para decir mañana.
            Luis García Montero





domingo, 17 de febrero de 2019

Escribo a la tarde, si todo se torna sereno - Carlos Jiménez de Parga, poeta. Editorial Cuadernos del Laberinto

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Carlos Jiménez de Parga es profesor de Lógica en la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Cartagena (Murcia). En una sugerente y curiosa conexión, su tesis doctoral trató acerca de la creación de nubes mediante realidad virtual y su poesía adopta rigurosas formas clásicas para abordar el amor simbólico y conformar una mirada sobre el mundo. Ha publicado su primer poemario, En la inmensidad del camino celeste tras diez años de creación en la Editorial Cuadernos del Laberinto. Dante es uno de sus poetas de referencia. Escribe a la tarde si el día ha sido propicio, "con la escala ascendente de un canto de vencejo". 

Por qué el éxito de la poesía en tiempos no precisamente poéticos.

Carlos Jiménez de Parda, poeta. Pienso que no se habría de considerar tan precipitadamente dicha tesis. En realidad algo extraño ocurre cuando suceden tales eventos masivos. Me considero fiel seguidor de Erasmo, y su libro, Elogio de la locura, es una de mis referencias literarias preferidas. De él aprendí a no doblegarme a las modas, aunque es cierto que siempre he sido muy reacio a ellas. Precisamente, en referencia a lo que usted comenta de la concurrencia a tales actos, le cito el siguiente párrafo del libro de Erasmo:

«[...] Cada uno de ellos tiene su forma particular de amor propio, de modo que sería más fácil encontrar quien renunciase a la herencia paterna que ceder un adarme en su fama de ingenioso. Esto pasa sobre todo entre actores, cantores, oradores y poetas: cuanto más ignorantes son, más descarada es su autocomplacencia, más autobombo y engreimiento presentan. Y siempre encuentran lamentos de la misma calaña, de forma que el más inepto es el que más admiradores tiene. Sabido es que cuanto peor es una cosa más atrae a la muchedumbre, ya que –como dijimos– la mayoría de los mortales es propensa a la estupidez».
Resumiendo: si el artista menos dotado es el más satisfecho de sí mismo y el que mayor admiración suscita, ¿por qué habría de preferir la verdadera sabiduría, que supone de entrada un mayor esfuerzo, que le hace retraído y tímido, y finalmente le proporciona menos admiradores?

Efectivamente, no me gusta asistir a eventos que suscitan la atracción de las masas, ya que detrás de ese efecto se esconde una relativa creatividad, pues lo verdaderamente bueno y bello requiere de mucho tiempo de realización (y más en estos tiempos tan complejos); es duro y difícil crear y entender el buen arte.

Mihály Csíkszentmihályi utilizó La Divina Comedia en un intento de abordar con ejecutivos despedidos nuevas herramientas para apuntalar grandes cambios vitales. A pesar del escepticismo de sus colegas, funcionó ¿Cuál cree que es el motivo?

En mi opinión, creo que más que una posible relación entre el concepto de flujo, de mero carácter orientalista, y la Divina Comedia, es precisamente la concepción de Dante en sí misma: un marco teológico-filosófico «stilnovista» en el que inserta su deseo de Dios según la pura acepción Tomista, unido a un profundo conocimiento de la humanidad, el cual se fundamenta en el modo de ejercer la política en el Trecento. Además, su visión utópica y anacrónica de la gobernabilidad de los pueblos se inspiraba en la idea de monarquía, cuya potestad desciende directamente de Dios y en la que reina la justicia para que los hombres puedan alcanzar el fin supremo de la felicidad. Dante recurre a la fuerza de la fe, de la razón y de la contemplación para reclamar un continuo amor a Dios. Por ello, en su obra recapitula toda el saber clásico y aritotélico-tolemaico para describir y narrar las tres partes de las que consta la obra: el Infierno como lugar dramático para aquellos que obraron malvadamente; el Purgatorio, como montaña de purificación de las almas; y el Paraíso, donde se encuentran los nueve cielos más el Empíreo. En ellos están los espíritus de los que murieron antes de tener libertad de elección, junto con la Virgen María, Adán, Eva, Raquel, Beatriz, etc. Finalmente, la presencia del Cosmos en Dios y, por encima de todo, la unidad y trinidad de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo. En consecuencia, leer la Divina Comedia es una invitación a una vida nueva.
(Fuente: Introducción a La Divina Comedia de Giorgio Petrocchi y Luis Martínez de Merlo. Editorial RBA).

Diez años le ha llevado su primer libro de poemas. Cómo es el proceso habitual de escribir un poema.

Suelo comenzar a escribir por la tarde, si todo se torna sereno. Generalmente procuro tener, a lo largo de los días, un momento de inspiración propiciado por las musas o Apolo. Una vez que empiezo a escribir, en el editor de textos (gEdit en Linux) acostumbro a realizar muchas correcciones. Algunas veces me lleva toda la tarde hasta las doce de la noche, aunque ha habido poemas que me han llevado incluso días o semanas.



Si la poesía es intensidad, ritmo y voz; qué sería la Voz.

En mi caso concreto intento cuidar mucho el ritmo, aunque gran parte de él me lo proporciona la métrica de los sonetos y otras estructuras estróficas. La intensidad suele ser ascendente para lograr un estado casi místico a medida que se avanza en la lectura. En lo que respecta a la Voz, es la inspiración que escucho en mi interior a la hora de escribir, ya que guía todo el proceso creativo iluminando u oscureciendo los diferentes aspectos tratados en la versificación y el rigor de la composición lírica.

Hasta Rilke es probable que un artista pudiera vivir al margen de la razón o vivir, por así decir, una vida poética. En nuestros tiempos, ¿cómo escindirse cuando una profesión dispone la mente para su mejor rendimiento analítico?, al margen del hecho de tener que ganarse la vida.

Acabo de leer las Cartas a un joven poeta (Alianza Editorial) y la biografía de Rainer Maria Rilke y, efectivamente, el poeta tuvo una vida difícil, llena de periplos, resultado de acuciantes preocupaciones económicas y de una casi constante dependencia de sucesivos mecenazgos. Respecto a lo que usted me pregunta, cabe decir que la poesía es esencial en la vida, tanto individual como colectiva. Si bien es necesario cultivarla leyendo buena literatura universal, a ser posible, de forma que el poeta componga con criterio y el lector crezca inteligente y humanamente con ella.

En mi vida cotidiana compagino la investigación informática y la docencia de la Lógica con el arte de la poesía, pues una no excluye a la otra, sino que se complementan a la hora de organizar el pensamiento formal y ejercitar la labor intelectual.

Aunque es cierto que en tiempos pasados se podía vivir de la lírica, como fue el caso de Lope de Vega, Quevedo, Góngora o Cervantes, en los tiempos líquidos que corren, como postulaba el sociólogo-filósofo Zygmunt Bauman, es muy difícil sustentarse exclusivamente en la poesía. Incluso Lope de Vega tenía que escribir con frecuencia obras de teatro porque eran más demandadas por el público. Sin embargo, es valiente vivir de la poesía, pues, como planteaba el gran estoico Séneca, las riquezas son oportunas, pero se puede ser igual de feliz sin ellas.


Qué es o qué significa Madrid en su imaginario poético.

En los paseos solitarios y meditabundos que realizo en la ciudad de Murcia, siempre miro hacia el noroeste intentando divisar sobre las nubes la Ciudad celestial. Desde tiempos muy pretéritos (véase el mapa mítico del Libro de Henoc, según Grelot), en la dirección del norte se encontraban las “Puertas de los vientos”, mientras que en la dirección oeste, el ocaso y las “Puertas de los vientos y de las estrellas”. De igual modo, en el noroeste se hallaban la “Residencia de Dios” y el “Jardín de justicia”. En el caso concreto y afortunado de la península Ibérica, hacia el noroeste se encuentra además el “Finis terrae” y el profundo y desconocido océano con su “Ara Solis”.

Mis recuerdos de Madrid se remontan a la infancia, cuando con frecuencia visitábamos a mis abuelos y comenzaba a descubrir la ciudad con ojos de niño. Se trata del período de formación comprendido entre los años ochenta de la movida hasta finales de los noventa. Fue en aquel entonces cuando se fraguó mi imaginario abstracto, en un ambiente familiar cálido y acogedor que nunca olvidaré.

La atracción por Madrid se debe a su condición cosmopolita. Un lugar donde arriban gentes procedentes de todos los lugares con la maleta llena de ilusiones. Es el “rompeolas de España” como dicen los castizos, la villa y corte donde nadie es un extraño y nadie es alguien (el ser y no-ser conjugados).

Madrid es una renovada y cambiante Babilonia, donde coexisten el ocio, la cultura, la diversión, los negocios, pero también la perdición y la soledad entre el extenuante ajetreo de la muchedumbre. Por ello a muchas personas que allí habitan se les aprecia una brizna de tristeza en el semblante y cierto brillo en los ojos. Es Madrid, en definitiva, el gran océano metafórico, que se puede conocer en superficie o en profundidad. En las profundidades donde se halla el grano fino, el alma bondadosa que guía a estas almas a encontrar de nuevo el camino.

En la inmensidad del camino celeste
Carlos Jiménez de Parga
Editorial Cuadernos del Laberinto


Soneto XXXI

Cabalgando en la luz de tu mirada,
como el águila mira al sol de fuego
desprendida del mal de los avernos,
transité aquella noche en tu eterna alma.
Resucito al pensar en tu tez blanca,
al recordar tu ufano y grácil gesto
que en el amanecer dejaste verlo
como estrella colmada entre montañas.
Cuatro mil días llevo hacia los mares
en búsqueda del grial de un tiempo arcano
que su llama al espíritu  encomienda.
Todo para la gloria y veleidades
de este humilde poeta enamorado
que con singular pluma se confiesa.


Vencejos II

Regresan las melodías del atardecer
al iluminarse las nubes de eternidad;
se desmorona la estridencia del caos,
callan las bestias y cantan los ángeles.
Flechas negras en azulados espacios
trazan enigmáticas geometrías
en divinas pizarras celestiales.
Terrazas, patios y azoteas teñidos de ámbar
duermen en la angélica música de las esferas
en una extática partitura primaveral.
La paz y el amor baten alas de felicidad
en el vertical zenit del azul infinito,
con la escala ascendente de un canto de vencejo. 

jueves, 14 de febrero de 2019

Lugares para la poesía - Tertulias poéticas en Madrid

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Para todos aquellos amantes de la poesía hay en Madrid algunas tertulias emblemáticas. Se convocan casi cada semana y para felicidad de todos, no coinciden en los mismos días. El acceso es libre y gratuito pero para leer obra propia hay lista de espera.

Tertulia Rafael Montesinos 
Esta tertulia comenzó en 1952 y es la veterana de Madrid y quizá de España. El poeta Rafael Montesinos la dirigió hasta su fallecimiento en el 2005 y tras él, su esposa, Marisa Calvo sigue convocando a los poetas en el Colegio Mayor Nuestra Señora de Guadalupe. Se reúnen una vez al mes.
"El reconocimiento internacional a la Tertulia le llegó en 1963 cuando The Hispanic Society of America le concedió a Rafael Montesinos el “Certificate of membership” por su labor de difusión de la poesía en lengua española".
Tertulia Arco Poético
 La segunda más veterana en Madrid, fundada por Luis Arrillaga, Andrés R. Blanco, Pepa Nieto, Jesús de la Peña y Francisco de la Torre en 2001. Se celebra los segundos jueves de cada mes en la Biblioteca Elena Fortún. [en la fotografía] 

Tertulia Poética Ánforas Azules, en la Cacharrería del Ateno 
Además de la poesía también caben en ella la narrativa, se celebra en el Ateneo de Madrid todos los viernes a las 19h.

Tertulia Poética Gerardo Diego. Café de Oriente
Dirigida por Teodoro Rubio se celebra los últimos sábados de cada mes a las 17.30h. en el Salón de la Abuela del Oriente.



Para espontáneos

Mientras se toma algo, se escucha, se entra y se sale, y se decide en ese momento si se lee o no el poema que se escribió en el móvil o en un arrugado y vintage papelito en el bolsillo.

Vergúenza ajena que lo mismo tiene jam session de poesía o narrativa breve que convoca a un cocido poético.

El Dinosaurio. En un animal tan grande como era de esperar cabe todo, música, poesía, presentaciones de libros e incluso un cóctel con el título de un poema de Ángeles FernánGómez 





miércoles, 13 de febrero de 2019

Bebe besos de la boca de tu amado - World Class y Diageo Reserve


Bebe besos de la boca de tu amado
antes de que llegue la desdicha.
                            Ernesto Kavi 
Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Desde Diageo Reserve me envian esta propuesta para los lectores y lectoras en San Valentín, cuatro sofisticados cócteles a los que he añadido el detalle esencial, un poema. Dios está en los detalles, decía Flaubert y es que como dice Enrique Rojas, el cuidado en lo pequeño hace el amor grande. 

De luz inesperada - Cîroc Velvet Crush

Elegante, sutil, elaborado con el ultra-premium vodka francés,Cîroc Black Raspberry.
Ingredientes: 

3’5 cl de CÎROC Black Raspberry.
1’5 cl de vermouth rojo.
El zumo de un gajo de limón.
Tónica.
Decorar con una rodaja de limón y una mora.


Alguien abre una puerta
y recibe el amor
en carne viva.
Alguien dormido a ciegas,
a sordas, a sabiendas,
encuentra entre su sueño,
centelleante,
un signo rastreado en vano
en la vigilia.
Entre desconocidas calles iba,
bajo cielos de luz inesperada.
Miró, vio el mar
y tuvo a quién mostrarlo.
Esperábamos algo:
y bajó la alegría,
como una escala prevenida.
                    Ida Vitale
   


Todo está en ti - Belsazar Rosé

Este suave y versátil vermouth se inspira en el estilo de vida urbano y cool de Berlín.

Ingredientes: 
5 cl de Vermouth Belsazar Rosé
10 cl de tónica
Servir con un gajo de pomelo.



La recompensa

Aunque no sea verdad,
porque el tiempo hace mundos igual que se hace daño,
déjame que aproveche este calor final
de la tarde imprecisa.

Quiero sentirme dueño de las horas.

Para encontrarme a mí
he aprendido a seguirte.

Salgo por la memoria y no llego a un recuerdo,
sino a este modo de vivir despacio
las cosas que me das.

Todavía camino por la ciudad aquella
y soy el habitante de lo que sucedió
la semana que viene,
de los hechos que pueden ocurrir
hace ya muchos siglos,
cuando los pies del tiempo que nos falta
escriban junto al mar
la orilla laboriosa del pasado.

Todo está en ti. Y todo permanece
mientras rueda en el cielo
la luna primitiva.

Cada intuición es una huella,
cada recuerdo el porvenir,
hoy es ayer para decir mañana.
        Luis García Montero


Mi verano bajo tu sol - Strawberry Smash

Fresco con toques cítricos, de vainilla y agave dulce
Ingredientes:
  
5 cl de Tequila Casamigos Blanco
5 cl de zumo de lima fresco
1 cl de sirope
3 fresas
4 hojas de albahaca
2 gotas de bitter aromático
Adornar con una gran hoja de albahaca y con tres fresas cortadas en forma de corazón

Una ola de amor que
va de mi cuerpo al tuyo es
una humana canción.
No canta, vuela entre
tu boca y mi verano
bajo tu sol. El calendario no
tiene esta noche o fecha en su papel.
El manantial de vos
cae como vino en la copa
y el mundo calla sus desastres.
Gracias, mundo, por no ser más que mundo
y ninguna otra cosa.
                         Juan Gelman



Como un sol encendido - The Picker 

Este whiskey irlandés posee un notable sabor intenso. 

Una mezcla suave del sabor afrutado de la malta y la dulce cremosidad de los whiskies de grano.

Ingredientes: 

3 fresas
3 frambuesas
5cl Roe&co 
2cl sirope de azucar
1.5cl de zumo de lima
2cl de triple seco                     


Dimensiones 
Rubén Martín

Todo se amolda en su perfil:
las piedras renegridas
de sombras,
los estucos que adornan
los frentes de la iglesia, 
los cuerpos que discurren por la calle
igual que hogueras aventadas
en los labios del viento,
la mujer que a mi lado
reposa su cansancio entre las sábanas.

Todo se amolda, 
quiero decir, renace.

Con el día las cosas se adaptan a sus formas,
recuperan sus límites,
sus dimensiones.

El vacío, el hueco
que ocupa la noche,
es ahora totalidad,
estancia, plenitud.

Y la mujer que se halla a mi lado,
esplendorosa,
descansa dentro de sus márgenes,
ardiendo en sus contornos 
como un sol encendido.

martes, 12 de febrero de 2019

De las bestias sobre la Tierra - Juanita Escobar, FNAC Callao

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Cómo es posible, se preguntaba un escritor, que una criatura tan inteligente y bella se deje montar, poner estribo y bocado, se deje domar. Algo maligno, continuaba, hay en el hombre cuando somete a un animal tan soberbio. En FNAC Callao y hasta el 7 de marzo, las fotografías de Juanita Escobar  hablan, sin embargo, de una vida compartida. Un tiempo que parece bíblico en el que ambos, caballo y hombre, consideraron suficiente la vida en la Naturaleza. Un tiempo de vida esforzada, de no someter los acontecimientos celestes, de aceptar el barro y la noche, las inclemencias. Una vida quizá más breve pero más corporal y por ello, quizá más humana. En ese lugar de animalidad se forjó una alianza, el resto ha sido, como decía el escritor, aborrecible dominio.

“Llano” es una historia de amor. El amor tiene su geografía, está enraizado y tallado por la tierra donde nace, por la cultura que lo sueña. Un amor vestido de llano, piel de sabana, ahogada de invierno y resquebrajada de verano. El amor viaja y se funda también en la estirpe de poetas y copleros errantes que están sembrados en este pedazo de la geografía colombo venezolana.
Un amor de a caballo atraviesa los caminos, recorre seis meses de sequía y seis de agua. El viento que lo toca es naranja, rosado o amarillo de pájaros que dejan sus colores en el vuelo. Cada río, león o tigre, venado o chigüire, monte o estero, lluvia o sed, cada detalle de la geografía perfila y le da cuerpo a ese romance, lo alimenta, lo vuelve más grande y épico, los recuerdos brotan de cada espiga, el amor se vuelve ese Llano, al que toca cantarle versos para que olvide o crezca. 
Narrar esta historia de amor es contarme a mí misma, contar una tierra que me hizo sentir su abismo, su abrazo, su adentro. Mi manera de asumir la vida la aprendí a lomo. Mis ojos se anegaron de distancias, esos caminos donde florece el pensamiento. Errar es una trashumancia primigenia donde lo necesario para vivir cabe en un morral y lo realmente indispensable está en la confianza y el carácter de tu propio corazón. 
Uno de los primeros caballos que conocí en el Hato llevaba por nombre ‘’Volví por verte’’, es lo que siempre buscaré, volver por algo que me urge y necesito de esta tierra. El cabestro es un cordón que nos une y nos recuerda cuánta vida con sus tormentas y sus amores vivimos juntos. Yo, aprendí de los llaneros como diría el poeta, a ver florecer la respiración del caballo en la palma de mi mano. Aprendí también que llanero y llano son una sola geografía que quiero seguir recorriendo hasta perderme en sus misterios y lejanía". Juanita Escobar



El trabajo de Juanita centra su investigación fotográfica en dos temas principales: el género y el territorio, para su exploración del comportamiento humano y el medio ambiente.

Esta fotógrafa colombiana autodidacta recibió el Premio Nacional de Fotografía en 2009 por su obra People-Land, y tres años más tarde, la beca Crea Digital, otorgada por el Ministerio de Cultura y Tecnologías de Colombia para la realización del e-Book, El Llano a Ras de Cielo, en 2012.

 Fue seleccionada para la World Press Masterclass América Latina 2015 en México y un año después ganó también el Portfolio Review Prize de la Sociedad Geográfica Nacional en el Festival de Fotografía de San José, Uruguay. Desde 2016 es miembro del colectivo colombiano de fotografía Colectivo+1, creadores del proyecto educativo “20 Fotógrafos”.  



jueves, 7 de febrero de 2019

Sheila Blanco y Diego Mattaruco - El Barrio es poesía y Masquepalabras

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Poesía en el Teatro del Barrio y en esta ocasión con Masquepalabras y su ciclo mensual, El barrio es poesía.

El sábado 9 de febrero la cantante y compositora Sheila Blanco presentará su show Cantando a las poetas del 27. Un homenaje musical y poético al trabajo literario de las Sinsombrero.
"Los poemas y las vidas de las mujeres de la Generación del 27 han sido borradas injustamente de la historia. He compuesto la música para recitar algunos de sus poemas y quiero compartir con vosotros mi emoción al traer de nuevo a estas mujeres desde su injusto olvido. Este repertorio incluye a Ernestina de Champourcín, Concha Méndez, Josefina Romo Arregui, Pilar de Valderrama, Elisabeth Mulder, Cristina de Arteaga, Dolores Catarineu o Margaritas Ferreras". 

El 10 de febrero estará Diego Mattarucco, experto de la poesía escénica que acaba de proclamarse vencedor 2018 en Madrid del concurso mundial Poetry Slam y estará representado a la capital en el encuentro estatal. En el El barrio es poesía hará un show al piano con poemas y música.

En marzo, estarán Suso Sudón y a Javier Gallego Crudo. El programa completo puede consultarse aquí.