martes, 9 de octubre de 2018

Club de Lectura Biblioteca Municipal Soto del Real - Coordinadora, Maribel Orgaz

Maribel Orgaz - info@leerenmadrid.com
Me incorporo como coordinadora al segundo grupo Club de Lectura de la biblioteca municipal de Soto del Real (Madrid).

Las fechas de nuestras reuniones son los últimos miércoles de cada mes a las 18.30h. La inscripción es gratuita y aún quedan plazas. 

31 Octubre - Lolita de Vladimir Nabokov.
28 Noviembre - Fin de David Monteagudo.
16 Enero - Cuentos sobre lo que amamos. Se entregará el material en la reunión.
30 Enero- La buena lluvia sabe cuando caer. Min Anchee


En nuestra primera reunión comentamos que un Club de Lectura no son clases de literatura y que nosotros no somos filólogos. Nuestro objetivo es disfrutar de la lectura y convertirnos en lectores curiosos y apasionados; conocer a otros lectores, descubrir autores y géneros y disfrutar de una charla amena aprendiendo a mejorar nuestras habilidades lectoras. En resumen, "se trata de la cantidad de vida que un libro puede atraer". 

 Para ampliar estas ideas, escribí un pequeño manual Cómo coordinar un club de lectura.

28 de noviembre. Fin de David Monteaguado y un poema de Lola Koundakjian



Nuestra lectura del mes de noviembre es Fin de David Monteaguado, una novela que se presentó a los lectores como la obra sorprendente de un escritor desconocido que publicaba su primer libro a los 40 años y se ganaba la vida acarreando cartón en una fábrica. Fin vendió 50.000 ejemplares y se cedieron sus derechos al cine.

En esta ocasión, el debate ha sido muy apasionado porque discrepamos sobre varios aspectos de la obra, empezando por su cierre: ¿debería haber dado Monteagudo al lector un final a la altura de la expectativas creadas o es una solución hábil por parte del escritor cerrar la novela como lo ha hecho? También nos preguntamos sobre los motivos de un narrador que cambia a lo largo del texto sin que sepamos nunca quién es.

Elogiamos cómo la trama empuja a la lectura, hemos avanzado en ella porque queríamos saber qué ocurriría. Distintas subtramas con sus propios misterios nutren la principal a modo de enganches casi  párrafo a párrafo: el pasado de cada personaje, la relación entre ellos, el motivo de la reunión, el entorno que de ser paradisíaco se convierte poco a poco en una amenaza. Además ocurren múltiples hechos surrealistas o fantasiosos.

Leemos uno de los artículos que he llevado a nuestra reunión y que en su día se publicaron sobre Fin. Nos proponemos leer también La carretera de McCarthy por la sugerencia de similitud con Fin que se incluye en este texto.

Finalizamos con el viaje contrario a como se suele impartir un taller de escritura: se dan en primer lugar normas genéricas y después se desarrolla un ejemplo. En esta lectura hacemos lo contrario: desde el reconocimiento de los méritos de Fin, construimos unas posibles normas para escribir suspense. Nos ayudamos para ello de otro artículo, 10 lecciones de Patricia Highsmith para escribir la novela de suspense perfecta.


I am sitting in this corner of the world, Poema de Lola Koundakjian 

Para finalizar nuestra reunión, leemos un poema de Lola Koundakjian (7 de enero de 1962). De sangre armenia, nació en el Líbano y vive en Nueva York desde 1979; es poeta, traductora, artista plástica y periodista



I am sitting in this corner of the world

Me siento en esta esquina del mundo
pero podría fácilmente estar en el norte de África,
rodeada de alfombras rojas y palmeras,
mientras un delicioso aroma llega desde la cocina.

Una señora se sienta cerca, toma champán,
un asiento vacío ante ella.
¿Qué celebra, a la salud de quién bebe?
¿Por su libertad, por el fin de un día encantador,
por el visitante nocturno, por los dedos de su amante
que marcan su cuello y sus hombros?


31 de octubre. Lolita de Vladimir Nabokov y un poema de Eloy Sánchez Rosillo.


En nuestra primera reunión algunos asistentes no han leído el libro completo ya que la dureza de la trama les ha impedido terminarla. Otro de los motivos es que les ha parecido repetitiva y por tanto, demasiado extensa.

Planteamos en primer lugar, sin la carga de reseñas, opiniones de expertos, comentarios en periódicos o polémicas si el texto se presta a la ambigüedad moral de la que se le acusa. Nos sorprende esta acusación, incluidos quienes sólo han leído la mitad del libro, porque todos coincidimos, no es así. La novela condena de forma explícita y continuada lo narrado, también nos preguntamos por los motivos de otros autores que en otros textos eligen como voz de la narración al verdugo y no la víctima como Las Benévolas de Jonathan Littlell.

Durante la reunión hablamos sobre cómo se ha construido esta narración, por qué Nabokov les hace dar vueltas durante un año por diferentes moteles americanos, cuál es la escalada de dominación y violencia sobre la víctima cuando ésta intenta resistirse, la mente de un monstruo que sin embargo planifica, es culto hasta lo erudito e incluso tiene sentido del humor.

Un rasgo sobresaliente de esta novela es cómo una conducta delirante es enmarcada en una trama que tiene la precisión de una pieza de relojería. De otra manera, esta novela no sería más que un relato fallido sobre hechos espantosos.

En la creciente claridad - Poema de Eloy Sánchez Rosillo

Cerramos nuestra reunión como es habitual en los grupos de lectura que coordino con un poema de Eloy Sánchez Rosillo (Murcia, 1947). Un contrapunto necesario para nuestro encuentro lector de esta ocasión.


En la creciente claridad
     Eloy Sánchez Rosillo

Para seguir después con confianza
en el camino, es necesario a veces
quedarse quieto en el recuerdo inmóvil
solamente mirando.

No verás el principio apenas nada.
La oscuridad te cerca y no saben tu ojos
penetrar su espesura.

Pero al fin la tiniebla retrocede y se va,
no sabemos a dónde, igual que cuando
de la noche más honda brota el alba.

En la creciente claridad, la vista
va ganando terreno, aprende pronto
a recorrer distancias, a soñar los confines.

Y ahora ya el sol se encuentra en lo más alto
y te devuelve cuanto fuera tuyo.

¿No ves? Nada se había
perdido sin remedio. Los días que viviste
ahí están, sucediendo, sucediéndose.

Y allí, al fondo de todo,
resplandeciente y nítida bajo la luz del cielo,
la heredad de la infancia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario