sábado, 20 de febrero de 2021

Algunas tendencias en la escritura - De la literatura fractal a los nuevos desafíos para la poesía

 

Desde que los gobiernos ordenaran encerrar a las poblaciones por un virus y provocado una convulsión mundial de pánico; lectores y escritores se han preguntado cómo afectará todo ello a nuestras vidas y por tanto, a lo que se escribirá y leerá. Qué tendencias se agudizarán y cuáles desaparecerán, qué nuevos temas y formas se abordarán. Qué leeremos, qué escribiremos... y ya tenemos indicios.

Fin de la literatura del yo. Como James Stewart en La Ventana indiscreta  nos fascinaban las peripecias de los vecinos. Así que, leíamos con gran interés la prosaica vida diaria en un país nórdico o el alardeo de las decisiones estúpidas.

La escala de nuestras preocupaciones ha cambiado y el auto-yo es por ahora, un insoportable ejercicio de ombliguismo. 

Incremento de la Literatura fractal. Absortos en la vida multimedia, dedicados a mil tareas, la lectura competirá por la atención del lector desde los mismos lugares que le roban su espacio; cuando el posible lector llegue por fin, al texto, los escritores tendrán que batallar para atraparles con su capacidad de elaborar fragmentos significativos que estén interconectados. Que el lector pueda abrir cualquier página, le atrapen unas líneas y quiera continuar saltando del principio al final, retomando la lectura de cualquier manera para lograr que se dé por vencido al tercer o cuarto intento y se entregue al libro desde el comienzo hasta el final.  

Poesía. Los algoritmos matemáticos excavan los anhelos más íntimos de cada persona, los sacan a la luz y los transforman en negocio. El perfil que los números trazan de cada uno de nosotros va más allá de lo visible, predicen nuestros comportamientos antes incluso de que podamos ser conscientes de ellos. El territorio del que se ocupaban los poetas, nuestro yo más íntimo, ha sido usurpado. 

Medioambiente. Quizá éste sea el único Norte que tenemos y es el gran tema que absorberá nuestras reflexiones y nuestra escritura. Desde el catastrofismo al optimismo tecnológico, del fatalismo a los inspiradores ejemplos individuales. Desde el veganismo a los cuidados de la propia salud todo se conectará con un gran sentimiento social: la biofilia. 

No ficción. Hartos de cuentos, buscaremos en historias reales la verdad, la sinceridad y la autenticidad que anhelamos para orientarnos en nuestra vida cotidiana. 

Mujeres. La historia de las mujeres se conoce poco y mal. El virus ha vuelto a poner de manifiesto que un deterioro en las condiciones de vida impacta aún más en las desigualdades de género. Las mujeres han perdido el trabajo más que los hombres, han cuidado más tiempo de los niños en el encierro, han cocinado más, han conciliado más y se han ido a teletrabajar a la mesa de la cocina. 

Audiolibros. La omnipresencia de pantallas y la fatiga visual que conllevan, ha dado un nuevo auge a los podcast radiofónicos y los audiolibros que se transformarán en productos cada vez más complejos, audionarraciones



sábado, 13 de febrero de 2021

Escribir en el centro del margen - Literatura romántica, de ciencia ficción y género negro - Maribel Orgaz, UP Miguel Delibes (Alcobendas)

 


"El género negro, explicaba el escritor Ricardo Piglia, no va a tener nunca reconocimiento porque la literatura llamada seria busca originalidad y en cambio, la llamada popular o marginal repite un patrón". Esta apreciación sobre la novela de crímenes es extensible a otros subgéneros literarios: la novela romántica, una historia de amor con final feliz y la de ciencia-ficción, una exploración de las posibilidades de la ciencia y la tecnología. 

El próximo lunes, 15 de febrero comienza el curso que impartiré en la UP Miguel Delibes (Alcobendas) sobre cómo estas literaturas reflejan y proyectan los grandes cambios sociales en nuestras relaciones personales, las expectativas y miedos sobre la evolución tecnológica y la mirada desde el crimen a nuestra sociedad. 

"Debido a que el romance es un género dominado por mujeres, se le considera más vulgar que cualquier otro género", afirmaba Lauren Cameron en un análisis para la industria editorial en 2020. En España, la autora por antonomasia del género, Corín Tellado tuvo la fortuna de que, al menos, el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas LLosa le rindiera homenaje a su fallecimiento calificándola de fenómeno social y cultural. El silencio sobre esta narrativa apenas tiene en cuenta que se ha adaptado a la perfección al ebook e Internet o que el asistente personal de Google, Now  analiza la novela romántica para saber cómo se habla en la calle. En la lista de los 25 escritores que más dinero han ganado en la última década según Forbes, Daniel Steel o Nora Roberts encabezan los primeros puestos.

La literatura de ciencia-ficción que arranca oficialmente con Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley en 1818 ha encontrado en los autores chinos una revitalización. El gobierno, al igual que anteriormente la Rusia soviética, ve con simpatía estas novelas y los escritores enmascaran sus críticas en planetas lejanos y civilizaciones extraterrestres. El resultado es una generación de escritores asiáticos que arrasa en los premios y ranking de ventas. El peor futuro, concluían en una mesa celebrada en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno (Argentina)  es idéntico a éste. Uno en el que se ha profundizando en su lógica subjetiva. El crítico Harold Bloom cerraba su último canon sobre la novela con un reconocimiento a Úrsula K. Le Guin, una de las autoras emblemáticas del género. Las escritoras han sido la gran renovación de la ficción especulativa.

La novela negra se ha convertido en el refugio de la verdad en nuestras sociedades. Periódicos y televisiones incapaces de adaptar su negocio a Internet, están atrapados en el clickbait unos y en el morbo y el amarillismo otros. El periodismo de investigación carece de los recursos económicos que los antaño saneados balances de negocio de los medios permitían sostener a profesionales prestigiosos y hacer frente a las posibles demandas que sus investigaciones provocaban. Los periodistas se han pasado a la ficción como único lugar en el que proyectar luz sobre las zonas desconocidas del sistema. La crítica al capitalismo y la denuncia de la anomia social completan los desafíos a los que se enfrenta el género.


 Escribiendo en el centro del margen

Los subgéneros hoy - Maribel Orgaz Vigón

UP Miguel Delibes (15/2/2021 al 14/6/2021)

El curso está completo con lista de espera.








domingo, 7 de febrero de 2021

El pecado de leer - El libro de bolsillo de Alianza Editorial, una celebración

 

El pasado viernes, Alianza Editorial presentó a los medios, los actos que desde el próximo lunes 8 de febrero tendrán lugar en Madrid para celebrar los diez años de renovación de su colección libro de bolsillo. Más de 1.300 títulos componen un catálogo que forma parte de la historia de la lectura en lengua española y que cumple 55 años este 2021.

El nombre de esta celebración, El pecado de leer, es un acierto si se atiende a la persecución que la lectura, fuera de lo que dictaba la religión y el monarca, ha sufrido. El pecado de leer es también, el de publicar, afirma la editorial, quizá porque en estos tiempos, los nuevos amos de la economía digital quieren imponer a la vida sólo pantallas.  

El pecado de leer hoy en día, reflexionaba Valeria Ciompi, directora de Alianza Editorial, es también el pecado de soberbia, de dedicarse a lo inútil que al final es lo más necesario en estos momentos, algo que no tiene un retorno utilitario inmediato pero que es, en el fondo, casi el mayor espacio de libertad que tenemos en este momento.

El libro de bolsillo, continuaba Ciompi, directora de Alianza Editorial, es un libro que aspira a perdurar y por tanto, a formarnos un pensamiento autónomo. Como industria cultural nos sentimos privilegiados de poder continuar a pesar de la situación en la que estamos. 

En librerías como Rafael Alberti, Tipos Infames, La Buena Vida y FNAC; escritores, traductores y periodistas, hablarán sobre Soberbia e Ira ¿Personajes esclavos de sí mismos? o Envidia y pereza. 

La avaricia y la gula, el pecado del exceso, con Sabina Urraca, Vicente Molina Foix y Violeta Gil, planteará uno de los males de las sociedades consumistas. 

Alianza Editorial ha convocado a esta gran fiesta de la lectura, entre otros, a Miguel Sáenz, Lara Moreno, Patricio Pron, Mercedes Cebrián, Javier Montes, Diego S. Garrocho, Vicente Molina Foix, Violeta Gil, Sabina Urraca, Félix de Azúa, Edurne Portela y Manuel Rodríguez Rivero. 

Mañana lunes, 8 de febrero, en el Instituto Cervantes dará comienzo este ciclo de conferencias con Alberto Manguel. Este encuentro puede seguirse en streaming.

El programa de actos puede consultarse aquí. 

La selección de Alianza de 10 títulos de libros de bolsillo según cada pecado, aquí.

lunes, 25 de enero de 2021

Sólo la chacona encierra la vida bona - Miguel de Cervantes y Lope de Vega - Prohibiendo bailar en la Europa del Barroco

 


El poder, ya se sabe, cuando no consigue que el súbdito se avenga a sus razones, recurre, palo en alto a enmudecerlo, a inmovilizarlo. En la Europa barroca, dos danzas traían de cabeza a la autoridad, la chacona y la folía. "Solo la chacona encierra la vida bona", escribía Cervantes en La Ilustre fregona y en El amante agradecido, Lope de Vega explicaba que esta danza  "que ofende el decoroso silencio de las damas", había venido desde las Indias a Sevilla por la posta. Foto: Lully, Chaconne

Sebastián de Covarrubias en el siglo XVII, en su Tesoro de la lengua española admitía que en sí no hay nada malo en bailar y que es necesario para tomar calor y brío... y ya que tomaba la pluma aplastaba algún demonio: es conocido, admitía resignado, que el carácter de las mujeres las incita al baile. Qué le bailaría Salomé a Herodías, se preguntaba estremecido el gramático y capellán de Felipe II, que aquello acabó con la cabeza de un hombre en una bandeja. 

Cuando el poder, ya se sabe, quiere propaganda de lo bien que trata a sus súbditos y lo contentos que están en su reino, se complace en mostrarlos bailando entusiastas.

La chacona en origen, explicaba el crítico musical Stefanno Russomanno procedía de México y al llegar a España se irradió al resto de Europa: "quizá era una danza que bailaba una mujer o una pareja y su coreografía se consideraba muy sensual". Pero allí estaban el catolicismo y el poder absolutista para que la diversión tuviera sus límites. Ya nos divertiremos suficiente en el Cielo, era su mensaje. Pero el danzarín pueblo no entendía por qué no podía divertirse aquí y Allí. 

La incredulidad del argumento de un gran baile celestial a tantos años vista, no surtía efecto y los súbditos ya estaban acostumbrados a que de vez en cuando, les aguaran la fiesta: en 1583, la alegre zarabanda estaba penada con 200 azotes, 6 años de galera para los hombres y destierro para las mujeres. Y esto lo promulgaron los alcaldes, porque el poder según desciende en su escala, como es sabido, es aún más servil y meapilas con el que tiene por encima. 

En 1615, Felipe III suprime la chacona y eso la hizo más popular. En 1626 ya estaba en Francia a través de la literatura para guitarra y en cada migración, explicó Russomanno en el marco de las conferencias que la Fundación Juan March dedicó a estas músicas degeneradas, adquiere connotaciones nuevas. Y estas mutaciones hacen que se adapte a cualquier contexto. De bailada en la calle a la corte aristocrática, de contoneo barriobajero al gusto versallesco.

Sergio Pagán, conductor de Música antigua en Radio Nacional de España, ha dedicado numerosos programas a danzas a las que, aquellos hombres y mujeres que vivían en siglos de epidemias, hambrunas, soberanos de poderes brutales, mentalidades sojuzgadas por el hierro mental del catolicismo y una vida de una dureza física inimaginable; se entregaban con alegría.  

"La chacona", reflexionaba el musicólogo al final de su conferencia, "está de moda. Ha habido una suerte de recuperación con discos y conciertos. Quizá porque es directa, pegadiza, de procedimientos sencillos. Hay algo de chacona, y de folía, en el jazz, en la música popular e incluso en el rock con sus giros armónicos repetidos, obsesivos".

"De alguna manera, estas danzas barrocas siguen encarnando nuestras pulsiones y obsesiones que traducimos en sonidos de manera directa y lo hacen con una carga de entusiasmo, son una invitación al disfrute. Creo que podría suscribir aquello que ya escribió Cervantes: el baile de la chacona encierra la vida bona".