lunes, 28 de marzo de 2022

La poesía es un lugar de encuentro - De herméticos lugares, Ester Bueno Palacios, poeta

 


"Alrededor del fuego los lamentos,
las breves voces de sueltas alegrías". 
Ester Bueno Palacios

Holanda fue para Ester Bueno Palacios mucho más que un lugar de vida, fue el detonante de su escritura poética. Allí surgió Más que esperas que dio paso a un ensayo, Los pequeños hitos que nos diferencian. Desde entonces, sus versos han brotado ininterrumpidamente: al poemario Nada es lo que decías le siguió La Velada Impaciencia y ahora, De herméticos lugares. Ha participado en las antologías Enésima Hoja, Atlas poético, Viajeras del siglo XXI, Antología de Poesía navideña, Amor, Laberinto breve de la imaginación y en otros libros corales. Presentadora del programa literario «De almas y palabras», en Radio Universidad de Salamanca, "Los libros", afirma, "nos salvan del desamparo" y cree que recitar un poema es llevar luz a un lugar. 

Nada es lo que decías, tu primer poemario, ¿ una declaración de la llegada al desengaño?

Nada es lo que decías fue como abrir con desgarro y por fin lo que la vida te pone por delante. Es realmente el reflejo de darte cuenta de que  nada es como te lo habían contado, que cada uno escribe y reescribe, a veces sobre aciertos y errores, su propia historia. Habla de lo difícil que es lidiar con lo incontrolable y también con esa interactuación con los demás. Porque quizás seamos capaces de gestionar la parte de nosotros íntima, privada, pero nunca el territorio compartido, ahí chocamos con los intereses de los van en nuestro camino, con sus egos, sus pequeñas batallas distintas a las nuestras. Es en ese espacio donde se dirimen los sufrimientos,  temores, miedos, alegrías, pasión, amor. Creo que es un libro sincero, sin ambages, preclaro.

Mi segundo poemario, La velada impaciencia es un trabajo mucho más difícil de abordar, más riguroso, más duro y menos accesible. Cuando releo sus versos  me asombro de lo alambicado del lenguaje, pero me lo perdono, porque necesitaba expresar esa impaciencia vital que tenemos todos, ese esperar que llegue algo para, tras conseguirlo, volver a ponernos otra meta en el calendario, y así se pasa la vida de una manera poco saludable. Todos acudimos al “carpe diem” pero somos incapaces de ponerlo en práctica, porque esa impaciencia tras un suave velo es signo de nuestro ser. En la última parte de La velada impaciencia interpreté poéticamente varias pinturas de artistas que habían realizado su obra desde el signo de la locura, todos ellos tenían trastornos psiquiátricos, pero en los lienzos, aún dentro de ese estado extraño de la mente, sigue estando la impaciencia vital que nos caracteriza a todos los seres humanos.


Una larga trayectoria de creación poética y ahora un tercer poemario, De herméticos lugares, qué evolución encontrará el lector.

En De herméticos lugares he dejado acceso, poéticamente, a lugares muy íntimos de mi vida. Ha sido un “soltar lastre” saludable. Efectivamente he quitado los cerrojos a interiores recónditos que me han hecho conocerme mejor y que seguramente tendrán un lugar de identificación con los lectores. En este poemario doy voz a la niña que fui y a la mujer que soy, doy voz (humildemente) a lo que significa la naturaleza, el entorno que nos arropa, los pequeños detalles que nos brinda el mundo y en algunos poemas vierto la incertidumbre mía  y de todos. Es un poemario que tiene reminiscencias del encierro  al que estuvimos sometidos y en él aparecen también, en ocasiones de manera muy explícita y en otras más suave,  las personas que han formado o forman parte de mí. Es mi poemario más personal. Aunque ha salido de imprenta hace ya dos meses aún no ha comenzado su andadura porque me apetecía darle la oportunidad de hacerlo un poco más libremente, sin tantas ataduras ligadas a la pandemia. Quiero que sea tan libre como lo fui yo al escribirlo.


Escribir poesía, recitar tu propia poesía. ¿Una forma de llegar a más público? ¿Una forma de crear dos veces el verso?

Me encanta recitar. Me gusta recitar mi poesía y me emociona recitar la poesía de otros autores. Soy una “lectora en alto” de poesía. Modular la voz, buscar la entonación precisa. En mi opinión un poeta lo es más cuando recita, cuando forma parte de esa tradición oral milenaria. Sí, creo que cuando recitamos nuestras poesías las reescribimos de alguna manera, y también se recita de forma diferente dependiendo del tipo de auditorio y del ambiente que se crea alrededor del hecho poético llevado a voz. 

Cuando hago un recital de poesía me gusta explorar el lugar, ver sus posibilidades, dotarlo de la luz justa, siempre atenuado por velas, traer elementos florales, elegir música y músicos. Es decir, marcar un territorio distinto al cotidiano. Ahí se recita y es un sitio diferente al del día. Un pequeño santuario con palabra, brillo y música. 

Muchas personas dicen no ser aficionadas a la poesía hasta que asisten a un recital de los mágicos, de los que el aire se queda prendido de las palabras del poeta y el público se deja seducir sin oponer resistencia. 


Si la poesía es intensidad, ritmo y Voz. En tu opinión ¿qué es la Voz?

La Voz en mayúsculas en el íntimo eslabón que une al poeta con el público. La Voz poética no es más que un cauce, a veces suave y de meandro y otras loco y desaforado por pendientes bravas y montañosas, en el que se mecen o  se agitan, o pacen o se enervan, los sueños, esperanzas y vivencias que nos aúnan. Los poetas solo hacemos un ejercicio sincero de transmisión del ser. La Voz poética no sólo está en un libro de versos, está también en la prosa, en aforismos, en canciones o en microrrelatos. Porque ese clamor de lo interior no para ni presume de formas sino que se envalentona con la libertad. Es verdad que no todo el mundo puede escribir un poema, pero todos nos podemos sentir identificados con lo que los poetas escriben. La transmisión sentimental existe y es cada vez más fuerte en nuestra sociedad. La Voz de los poetas se alzó en muchas ocasiones y se alza ahora en defensa de muchas cosas, desde lo íntimo hasta lo libertario.


Citabas en una entrevista a Dulce María Loynaz como poeta de referencia.

Loynaz me enseña, es de esas poetas que nunca se abandonan, a las que vuelves, impenitente, reivindicativa en su discreción: “Si me quieres, no me recortes: ¡Quiéreme toda… O no me quieras”.  Me inspira Dulce María Loynaz, pero lo hacen tantas, tantas mujeres poetas silenciadas, tantas mujeres escritoras que no se ven reconocidas ni en los libros de texto, ni en los premios literarios, ni en las grandes y poderosas editoriales. En el mundo de la poesía aún hay que abrir ventanas a las creadoras, recordar a las que fueron y apostar por las que son. Como en la mayoría de los ámbitos de nuestra sociedad aún queda mucho por hacer aquí también. Es verdad que muchas más mujeres publicamos ahora pero tenemos, en mi opinión, un techo de cristal también en la creación literaria y sobre todo en el reconocimiento, en la visibilidad.

Cuando escribes poesía también lees mucha poesía, y es obligación leerla, poesía de nuestras maestras de antes y de las nuevas generaciones de poetas que vienen arrasando con su vehemencia y su apertura de formas. Por supuesto que tengo poetas de referencia importantísimos a los que admiro, pero en las entrevistas me permito dar visibilidad a las poetas. Así dejo aquí un verso de lo que leo estos días de la maravillosa Idea Vilariño:

 “Todo es muy simple mucho
más simple y sin embargo
aún así hay momentos
en que es demasiado para mí
en que no entiendo
y no sé si reírme a carcajadas
o si llorar de miedo
o estarme aquí sin llanto
sin risas
en silencio
asumiendo mi vida
mi tránsito
mi tiempo.”


Cuál es en tu opinión, hoy en día, el principal inconveniente para la creación poética.

La creación poética no tiene límites y sopesa los inconvenientes de la sociedad. Reivindico la libertad del poeta aunque a veces sea “ políticamente incorrecto”; reivindico también el poder de las nuevas corrientes poéticas y que las generaciones diferentes no nos cerremos las puertas, sino que aprendamos unas de otras. Que las sinergias  se catalicen en la palabra y que sea la poesía ese lugar de encuentro que no existe en otros ámbitos de la sociedad. La poesía no ha de tener límites, la poesía es la filosofía rescatada en dos o tres versos y es encontrar la esencia en cada gran eventualidad o en cada mínimo acontecimiento cotidiano. Nunca hay inconvenientes para la poesía. Siempre es posible la creación poética.


Ester Bueno Palacios
Editorial Cuadernos del Laberinto




 


sábado, 19 de marzo de 2022

Hazme un poema en la frontera de la noche - De sombra y terciopelo. Diecisiete poetas checas - Editorial Vaso Roto


 

Hazme un poema en la frontera de la noche, 
en el estuario del día, 
allí donde somos pobres en palabras
Jitka N. Srbová

En 2016, la editorial Vaso Roto comenzó un hermoso proyecto editorial: una serie de antologías poéticas, "a modo de colección", explicaban desde Radio Praga, de mujeres poetas contemporáneas. Hasta el momento, se han publicado antologías de varios países, entre otros: Colombia, Portugal, Rumanía, Polonia, República Checa o Serbia.

El próximo martes 22 de marzo, en la librería Mujeres y Compañía, a las 18.30h. tendrá lugar la presentación de un nuevo volumen, dedicado esta vez a la poesía checaDe sombra y terciopelo. El título hace referencia a la revolución checoslovaca de 1989.



En el poemario, se ha reunido obra de las poetas Sylva Fischerová, Wanda Heinrichová, Božena Správcová, Simona Racková, Kateřina Rudčenková, Jitka N. Srbová, Věra Rosí, Tereza Riedlbauchová, Olga Stehlíková, Irena Št’astná, Petra Strá, Marie Št’astná, Marie Iljašenko, Anna Beata, Háblová, Janele z Liků, Jana Orlová y Klára Goldstein.

En la presentación, las editoras de Vaso Roto, con el apoyo del Centro Checo de Madrid, CzechLit, estarán dos de las autoras, Wanda Heinrichová y Klára Goldstein, y la antóloga y traductora, Elena Buixaderas. 

"la fuerza de este poemario reside en su admirable dinamismo y marcada personalidad. Cada poeta se expresa de forma singular, con una visión existencial propia plena de imágenes sorprendentes. Su poesía trata temas universales que nos llegan a lo más íntimo y ayudan a entender mejor el complejo mundo que habitamos". 

 

¿Por qué de mujeres?...  ¿y por qué no?, Vaso Roto.  



Librería Mujeres y Compañía 
C/ de Ercilla, 32, Madrid. @librefeminista
Martes 22 de marzo de 2022, de 18:30 a 19:45
De sombra y terciopelo. Diecisiete poetas checas (1963-1988) - 
Editorial Vaso Roto.







martes, 15 de marzo de 2022

Siempre intento dar algo más al lector - La camarera de la Gran Vía, Bárbara Cruz Sánchez, novelista



"La vida es lo que pasa mientras haces planes"
, dice una célebre frase, y es lo que le ocurre a Eva, camarera en una cafetería de la Gran Vía que se ve metida en una trama criminal con la inoportuna muerte de uno de sus clientes. La camarera de la Gran Vía es el segundo thriller de la escritora Bárbara Cruz, "mi novela más lograda", afirma. Su estreno en el género, Segunda oportunidad (Ediciones Atlantis) se presentó al público con un aforismo: "ten cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad". Cruz ha participado en la selección de relatos Madrid, golpe a la crisis y ha incursionado en el género romántico. "Tengo la costumbre, explicaba en una entrevista sobre su proceso de escritura, de contarle a mi pareja lo que voy a escribir. Si él dice, tiene sentido, sigo adelante". Admiradora de la gran Agatha Christie, ha escrito un monólogo teatral sobre su vida y sube a las tablas a representarlo. 


Taxistas, camareros y médicos. ¿Las profesiones perfectas para convertirse en un cruce de gente de diferentes ambientes y estratos sociales? Para meterse en un lío “sin comerlo ni beberlo”.

¡Totalmente! Esos trabajadores, como bien dices, tienen la particularidad de que pueden estar en contacto con personas de muy distintos ámbitos a la vez. Pero en realidad creo que puede ocurrir lo mismo con cualquier otra profesión: el trabajador de un banco que concede un préstamo a un asalariado que no llega a fin de mes y después atiende a un hombre que es probable que esté blanqueando dinero, por ejemplo, o el dependiente de una floristería que primero prepara un ramo para un hombre que celebra 40 años de matrimonio, y luego lo hace para una mujer que lo que está celebrando es el haberse desecho de su marido con la ayuda de su amante. 

Con estos ejemplos lo que quiero decir es que cada persona es un mundo y cada día pueden darse un millón de esos cruces de caminos en los que de pronto todo cambia y no precisamente para bien. O eso es lo que me gusta pensar a mí. La clave, como escritor, creo que está en saber buscar esas posibilidades y hacer que de esa cotidianidad surja la chispa de una historia única en la que puede pasar de todo. Y creo que eso también es importante para conseguir que el lector se sienta más involucrado en la trama de una novela de misterio. Hacerle partir de escenarios y profesiones que no le son tan ajenas para luego mostrarle que ahí también pueden ocurrir historias dramáticas y llenas de suspense.


Qué oportunidades da la autoedición que no ofrece la edición tradicional.

Difícil pregunta. Con la autoedición lo bueno es que tú formas parte de todo el proceso y eso permite que muestres toda tu pasión y amor por esa obra que has creado, además de poder hacerlo a tu ritmo. El problema es que generalmente, si lo haces así, no cuentas con tanto potencial como para dar a conocer tu obra, lo cual es fundamental, o con el respaldo de profesionales que se aseguren de que no hay fallos en el argumento, en el estilo narrativo o incluso en la ortografía y que siempre se pueden colar. Si editas por tu cuenta, eres tú quien debe vigilar todo muy bien para asegurarte de que todo está correcto.

En principio esos inconvenientes no los tienes si optas por una edición tradicional. Ahora bien, digo “en principio” porque desgraciadamente también hay casos de editoriales, o de empresas que dicen ser editoriales y realmente no lo son, que aseguran que quieren dar visibilidad a los nuevos escritores, pero luego no los ayudan tanto como decían. Ni en cuanto a corrección ni en cuanto a publicidad. 

Por supuesto, no son todos los casos. También puedes dar con una editorial seria que se comprometa con tu trabajo, que te ayude y que no busque solo lucrarse económicamente. Pero para eso, además de leer muy bien la letra pequeña, en cierto modo también hay que tener suerte dentro del vasto mundo literario. 


En tus charlas sobre novela negra y mujeres hablas sobre el “negro nórdico”, ¿hay un nuevo “negro mediterráneo”?

La verdad, no sé si esa etiqueta ya es oficial [ríe] pero diría que sí. Afortunadamente, dentro de la narrativa española, aunque creo que ocurre lo mismo con el resto de países, ya se ha superado esa especie de miedo que había por mostrar lo propio porque tendíamos siempre a compararnos con lo que venía de fuera. Más concretamente, con la literatura anglosajona. 

Lo que ocurre con esa literatura, y en realidad con todo lo que hacen en Gran Bretaña o Estados Unidos, es que tienen una capacidad para publicitarse brutal que hace que parezca que ellos son los únicos en hacer eso. Y admito que, en mi caso particular, durante mucho tiempo pensé así. Hasta el punto de que al principio se me hacía hasta raro escribir thrillers ambientados en Madrid o con un protagonista que se llamara Carlos en lugar de John o Michael. Porque casi todos mis referentes, ya fueran del cine o la literatura, eran anglosajones. 

Pero, como digo, creo que eso ya está superado. Dentro del thriller y la novela negra en general ya no se parte de esa comparación. Por el contrario, se busca mostrar esas mismas historias de misterio pero ambientadas en unos escenarios propios y cercanos a cada escritor. Y es así como surgen novelas ambientadas en España que no tienen nada que envidiar a las que transcurren en Londres o Chicago. ¡Y tenemos muchísimos ejemplos de ello que han conseguido traspasar fronteras! La ciudad de Vitoria con la Trilogía de la ciudad blanca de Eva García Sáenz de Urturi, Navarra con la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo, las Islas Canarias con La niebla y la doncella de Lorenzo Silva.



Has publicado también novela romántica con seudónimo pero ahora estás centrada en el thriller. ¿Hay alguna coincidencia entre ambos géneros?

Por supuesto, siempre es importante saber el público al que va dirigida tu historia, pues de lo contrario da igual lo bien que esté escrita nunca vas a conseguir engancharlo. Respecto a las normas del género, ahí ya no lo tengo tan claro. Creo que siempre se puede cambiar algo, innovar, y también creo que eso es algo que el lector agradece. Porque así puede encontrarse con algo distinto, aunque sea dentro de ese género concreto. 

En mi caso particular lo que siempre intento es dar algo más, incluso si de entrada no es muy propio de ese tipo de literatura que estoy tratando. Y precisamente porque he escrito tanto novela de thriller como romántica, me gusta mezclar ambos géneros; siempre dando prioridad al género principal del que parte la novela, claro. Por ejemplo, en el thriller me gusta dar protagonismo a las relaciones personales, aunque no sean de tipo romántico, y que estas afecten de un modo brutal al desarrollo de la trama. Y, por el contrario, en las novelas románticas siempre incluyo elementos que sirvan para crear tensión o incluso peligro entre los protagonistas porque creo que ayudan a reforzar esa historia de amor que sirve como hilo conductor de toda la novela. 



Eres una gran admiradora de Agatha Christie e incluso representas un monólogo de ella. 

Ahora sí soy su admiradora [carcajadas]. Pero hay una razón para que haya cambiado de opinión. Al principio de leerla cometí el error, como creo que les pasa a muchas personas que se adentran en su obra, de leer sus novelas demasiado rápido y sin prestar atención a los detalles. Y es que su estilo es muy ameno, con mucho diálogo, lo que hace que te leas la novela casi sin respirar. 

El problema es que sus novelas son extremadamente complejas, con giros argumentales constantes y con mil detalles a los que debes prestar atención para poder dar con el asesino, que es el principal objetivo de la novela detectivesca. Por ello, como al principio no hacía eso, cuando se desvelaba quién era el asesino nunca acertaba, por así decirlo, y me cabreaba mucho [risas]. Pero si te tomas la novela como un juego de atrapar al ladrón, o como uno de los scape room que ahora están tan de moda, leer sus obras es toda una experiencia. 

Y eso mismo sucede con cualquier novela que tenga un asesino al que hay que descubrir, claro. De hecho, ahora me ocurre justo lo contrario: como me fijo muchísimo más en todos los detalles, si al final el escritor o escritora consigue sorprenderme con un asesino que no entraba en mis quinielas, disfruto mucho más de la novela... siempre y cuando ese asesino esté bien metido en la trama, claro. Si ocurre lo contrario, la lectura puede llegar a ser muy frustrante. 


En La camarera de la Gran Vía, ¿Madrid es imprescindible o podría estar ambientada en cualquier otra gran ciudad?

Una máxima que suele repetirse entre los escritores es “escribe de lo que conozcas”. Por ello, en mi caso particular, que he vivido toda mi vida en Madrid y además es una ciudad que me sigue cautivando, no me veo ambientando esa novela en un escenario que no sea ese. Sobre todo porque lo que me gusta es mostrar la cotidianidad de los escenarios por los que se mueven los protagonistas. Para que el lector pueda verse perfectamente en ese lugar, como si estuviera recorriendo las mismas calles. Y para ello debo ser yo la primera en conocerlas. 

Hay escritores profesionales que tienen la suerte de poder viajar por el mundo para conocer nuevos escenarios para sus novelas, y tal vez algún día lo haga yo también. En mi caso particular, ya que no cuento con ese lujo, lo que hago es intentar atrapar la esencia de cada lugar que visito, ya sea un pueblecito o una gran ciudad, tanto de España como de fuera, porque puede que en un futuro se convierta en el escenario perfecto para una nueva novela. 

Así me ocurrió, por ejemplo, cuando conocí Vielha (Lérida) y Donosti, que me enamoraron, y decidí que en esos lugares transcurriera parte de una de mis novelas de género romántico. Y como recordaba perfectamente los lugares por los que pasean los protagonistas, pude plasmar esas mismas sensaciones y adaptarlas a la historia que estaba contando. 


La camarera de la Gran Vía
Bárbara Cruz 
Editorial 2deLetras




viernes, 11 de marzo de 2022

Soy un artesano del verso - Efímero infinito, nuevo poemario de Diego Alonso Cánovas

 


Diego Alonso Cánovas fue elegido Miembro de Honor de la Unión Nacional de Escritores de España el pasado año. De formación matemático, su trayectoria profesional ha estado ligada a la docencia en diferentes departamentos universitarios. Ama la música y la poesía y es autor de los poemarios Desde Ángulos Distintos (Arráez Editores, 2015), Poemas de andar por clase (IEA, 2018) con Diego Reche y Resistir en verso, Décimas para una pandemia (Ayuntamiento de Vera, 2020), en coautoría con Diego Ramírez y Diego Reche. También ha coordinado, con Paco Checa, la antología Con humor propio. Antología de poesía actual (Dokusou, 2019) Su obra ha merecido distinciones por parte del Gremio de Libreros de Almería, Premio Argaria 2018 y del Ayuntamiento de Vera que le otorgó la Pluma de Oro en 2019. Su nuevo poemario, Efímero infinito está publicado en la Editorial Cuadernos del Laberinto. "Soy yo -también- ese otro que no veis./ El que va junto a mi, compartiendo este cuerpo, paseando por las mismas veredas." 


Después de tu dedicación a la música, es el tiempo de la poesía.

Haciendo uso de un término matemático, yo diría que la música ha sido el denominador común de muchos momentos felices en mi vida, ha sido la actividad a la que más tiempo y energías mentales he dedicado desde que tengo uso de razón. Y no la he abandonado, ¡qué va! ni mucho menos. Sigo disfrutando de ella, sigo recurriendo a ella como un excelente instrumento de expresión de mis estados de ánimo. Mi acordeón y mi violoncello están siempre en perfecto estado de revista, preparados y dispuestos para cualquier acción inmediata a la que sean requeridos. Sin embargo, la llegada de la poesía supuso, para mí, una auténtica revolución mental. Rápidamente fui consciente de que no se puede escribir bien sin haber leído antes a los grandes sabios que en el mundo han sido. Me ocupa mucho tiempo, me obliga a leer mucho —una obligación voluntariamente aceptada—, lo que me ha llevado a hacer un recorrido histórico por todas las edades de la poesía, desde los clásicos griegos y romanos hasta la actualidad, con una prolongada visita a nuestro Siglo de Oro. Así, descubres que casi todo está dicho y escrito ya, y que lo único que puedes aportar es una nueva combinación de palabras para expresar esos universales que la humanidad ha tratado —y lo sigue haciendo—, e intentar añadir una pequeña gota más a este océano de belleza y emotividad que es la poesía. También he utilizado el lenguaje musical en algunos poemas. 




Licenciado en matemáticas y doctor en psicología, ¿qué hay de todo ello, de tu vertiente profesional, al sentarse a escribir poemas?

De las matemáticas he heredado el gusto por la métrica, por la exactitud, la manía por contar las sílabas en los versos. Recuerdo aquello que leí hace tiempo: “Hasta el poeta más alérgico a las matemáticas necesita saber contar hasta catorce para escribir un alejandrino”. Las matemáticas están en todos lados. Las matemáticas pueden explicar la belleza de la naturaleza, por ejemplo; la divina proporción, el número áureo —al que Rafael Alberti dedicó un excelente soneto— está detrás de esa sensación de equilibrio de formas que separa lo agradable de lo desagradable. 

En mi caso particular, he utilizado la terminología matemática en algunos poemas, poniendo de manifiesto que no es del todo cierto eso de que matemáticas y poesía sean los dos polos opuestos de un continuo en objetividad/subjetividad, y razón/emoción. 

Por otra parte, la psicología ha sido el complemento ideal a mi formación matemática. Ha sido el antídoto perfecto para evitar tener una mente cuadriculada, me ha enseñado a convivir con la ambigüedad, con la inexactitud —por ignorancia— propia de los complejos procesos que gobiernan la vida. Me ha enseñado a decir “no lo sé, no estoy seguro”, y a mirar dentro y fuera de mí con un enfoque mitad científico mitad humanístico.


Si la poesía es intensidad, ritmo y voz; qué es, en tu opinión, la Voz.

La poesía es, como muchos otros conceptos, muy difícil de definir. Las definiciones perfectas solo se dan en el ámbito de las ciencias exactas. Hay tantas definiciones de poesía como poetas. Para mí, la poesía es una conjunción de belleza y emotividad conseguida con la palabra. Obviamente, no todo aquello que me emociona es poesía. Cuando leo el texto de mi recibo de la luz siento un conjunto variado de emociones negativas, y, sin embargo, no es nada poético, creo yo, no sé, no estoy seguro. 

Por otra parte, un poema debe tener una cierta musicalidad, conseguida fundamentalmente a través del ritmo. Recuerdo que Becquer, en su Rima I, calificaba a la poesía como un himno (“Yo sé un himno gigante y extraño/ que anuncia en la noche del alma una aurora/ ...”). Por “Voz” se pueden entender varias cosas. Normalmente, por “voz poética” nos referimos a ese mediador entre el poeta y el lector, a esa persona que habla en el poema, a través de la cual el autor se sirve para transmitirnos una idea, un recuerdo, un sentimiento, una visión de la vida, en general o en particular. En mi caso, mi voz poética coincide, a veces con mi “yo”, pero no siempre. Otras veces se produce un desdoblamiento, y puede encarnarse en un personaje mitológico —Orfeo, por ejemplo—, una tercera persona anónima, etc. Recuerdo un poema en el que es el planeta Tierra quien toma la palabra, y otro en el que es una estatua la que nos habla.


¿Por qué la poesía despierta este interés? En Madrid vuelve a llenar convocatorias, en tiempos no precisamente poéticos.

Es cierto. Actualmente hay bastante interés por la poesía, en todos sitios, aunque sigue siendo una actividad “ampliamente minoritaria”. Es difícil saber el porqué de este apogeo, aunque podemos jugar a hacer conjeturas sobre ello. Quizás influya el hecho de que algunos grandes poetas se hayan decantado por la utilización de un lenguaje claro, coloquial, cercano y comprensible, alejado del hermetismo que ha caracterizado otras épocas (y algunos siguen cultivando todavía). Me gusta la poesía “de línea clara”, así la define el poeta Luis Alberto de Cuenca.

Otro factor que puede estar influyendo en este “brote poético” podría ser la influencia de las redes sociales, que permiten la amplia difusión de grandes —y menos grandes— poetas y sus obras a un mayor número de personas.


Cuál crees que es el principal inconveniente para la creación poética.

Las musas son muy caprichosas, y deciden visitarte cuando menos te lo esperas. En realidad, esto de las musas es una forma de hablar. Detrás de la creación poética hay un conjunto de procesos cognitivos —conscientes unos, inconscientes otros— que subyacen al propio acto de inspiración. Detrás de unos versos inspirados suele haber muchas horas de trabajo, de lecturas previas, de darle vueltas a la cabeza a una idea; y todo eso permanece oculto, latente, en algún recóndito lugar de nuestro cerebro, hasta que un determinado estímulo exterior o interior lo saca a la superficie de nuestra consciencia, apareciendo una nueva conexión que relaciona conceptos o palabras que hasta ese momento estaban mentalmente aislados, dando lugar a una frase brillante, a una lograda metáfora, a una extensión imprevista de la idea inicial. Así funciona la creación, no solo en poesía, sino en todas las demás disciplinas. Desde este punto de vista, creo que la creatividad no es una cuestión de “todo o nada”, de ser o no ser creativos, sino que más bien es un continuo en el que cada persona puede ser creativo en mayor o menor grado. Y uno de los mayores inconvenientes para la creatividad podría ser la pereza intelectual. Si quieres generar una idea nueva, pásate mucho tiempo trabajando —pensando— sobre ese tema, lee mucho, escucha a los que te pueden enseñar, y, sobre todo, aprende a mirar dentro de ti.




Eres admirador del poeta Gabriel Celaya, qué otros poetas consideras afines a tu manera de ver la poesía.

Hay cosas que me gustan de Gabriel Celaya. Muchos de mi generación tuvimos la suerte de conocerlo —a él y a otros poetas del siglo XX— a través de las canciones de Paco Ibáñez, con el que la poesía tiene una gran deuda. Me identifico con Gabriel Celaya cuando afirma que se considera un “obrero del verso”. Así me veo yo. Más que poeta, me veo como un albañil que va juntando ladrillos/palabras para construir un edificio/poema siguiendo unas determinadas reglas métricas y estéticas.

Y conforme vas ampliando tus lecturas, van aumentando y cambiando tus poetas preferidos. Unos de ellos son afines conmigo en estilo y otros no, pero siempre admirados, porque la poesía tiene varios caminos y desde distintas concepciones poéticas puedes sentir esos “pellizcos emocionales” que caracterizan a la poesía de calidad. La lista es muy amplia y, seguro que no están todos los que son, pero sí están y son: Miguel d’Ors, Luis Alberto de Cuenca, Ángel González, Antonio Carvajal, Eloy Sánchez Rosillo, Antonio y Manuel Machado, Jorge Luis Borges, Jaime Gil de Biedma, Amalia Bautista, …, hay muchísimos más. No incluyo —por no hacer interminable la lista— a los clásicos, ni a mis admirados poetas cercanos de quienes me nutro diariamente leyéndolos o escuchándolos. Ellos saben quiénes son.


Receta para cantar a dos voces
(sin desafinar)

Mezclé en un recipiente
cien gramos de Beethoven al violín
y extractos de perfume de jazmín,
al fuego, lentamente.
Hirviendo, le añadí todo el color
de un aria de soprano
más dos onzas de acordes de piano.
Probé de sal, de amor,
de sones de habaneras, 
Serví con una danza en Sol mayor
al ritmo que marcaban tus caderas.
Brindamos por la vida, y al acecho
de un éxtasis de voces lisonjeras,
teniendo el firmamento como techo
y habiendo derribado tus barreras,
llegamos a alcanzar el Do de pecho.


Diego Alonso Cánovas
Editorial Cuadernos del Laberinto 



viernes, 4 de marzo de 2022

Club Lectura Mediateca Anabel Segura, Alcobendas (Madrid) - Coordinadora, Maribel Orgaz

 


Nueva temporada en el Club de Lectura de la Mediateca Anabel Segura Alcobendas (Madrid) del que soy Coordinadora. 

Nuestro club de lectura comenzó su andadura en 2017 y temporada tras temporada ha estado completo y a menudo, con lista de espera. 

Este club de lectura se dedica al cuento y los materiales se entregan fotocopiados en la biblioteca antes de cada sesión y se envían por correo electrónico. 

¿Te gustaría asistir a una sesión como oyente?  Escríbeme, info@leerenmadrid.com

¿Quieres coordinar tu propio club de lectura? echa un vistazo a este pequeño manual que publiqué en la editorial Bercimuel en versión digital. Cómo organizar un Club de Lectura.

Reuniones en 2020 y 2021 aquí

Reuniones en 2019, aquí

Reuniones en 2018, aquí  y aquí

Reuniones en 2017, aquí  y aquí.

                      Temporada 2022 

                                    Previsión de reuniones para el próximo ciclo                                    

                        5 y 19 de octubre  - 9 y 23 de noviembre  - 14 de diciembre 

Inscripciones, Mediateca Anabel Segura, Alcobendas - Tel. 91 484 16 90 y 673 22 05 88

Ciclo ABRIL-JUNIO

5 de Junio. El baile – Irene Nemirovsky. Un poema de Orlando Mondragón.

En nuestra última reunión del Club de Lectura de la Mediateca Anabel Segura leemos una novela corta que nos ha impactado, El baile de Irene Nemirovsky.

Al comenzar comentamos la vida de la escritora, nacida en una familia acaudalada que le dio una educación exquisita y logró  publicar con éxito pero que acabó trágicamente fallecida en un campo de concentración debido a que era judía. Se atribuye a esta novela muchos rasgos prácticamente autobiográficos como es la desatención que una frívola madre tiene con su hija a la que desprecia y un padre que se mantiene al margen dedicado a sus negocios.

Coincidimos en que ningún personaje, ni siquiera la protagonista, se alza por encima del ambiente de arribistas, nuevos ricos, frivolidad e hipocresía que impera en todas las situaciones. Los protagonistas de esta novela no tienen límite en su ambición. En realidad, sería extraño que una joven criada entre este tipo de personas pudiera ser distinta. Como cualquier adolescente ella sueña con encontrar a un chico y a veces es melodramática en sus juicios sobre lo que tiene alrededor, lo injusto que la trata el mundo y que no es querida por nadie. Aunque la descripción de la educación que recibe por parte de su madre parece más bien que tiene como objetivo humillarla y al ser tratada de esta manera, es lógico que se sienta muy desgraciada. 

Sobre la madre de la protagonista leemos algunos párrafos en los que  la va a dar de lado sin miramientos a su propia hija sólo para impresionar a otros ricos y también para que no la eclipse a ella que espera encontrar en el baile que ha organizado, un amante joven. Hará cenar a la joven sobre una tabla de planchar y la mandan a dormir en una especie de trastero mientras todos disfrutarán de una estupenda cena con músicos en un gran salón adornado con flores.

El fracaso de este baile nos parece que está muy bien narrado y la pelea final entre la madre, que antes fue pobre y tuvo que recurrir a hacer cualquier cosa para sobrevivir, significa que todos se quitan de una vez las mascaras. El padre y la madre se insultan y faltan al respeto y su origen social se muestra crudamente al lector.  Toda la comedia que venían representado se ha venido abajo.

Para finalizar leemos un poema de Orlando Mondragón, XXXIV Premio Loewe.




SUTURAS

Le pregunto: del uno al diez, ¿qué tanto te duele? La escala que le pongo enfrente tiene varias caritas dibujadas. Cuando las palabras no alcanzan es necesario recurrir a su caricatura. Desplazar el lenguaje. Le pido que señale una de ellas con el dedo. Elige la última. Las caritas están coloreadas. Rojo significa el peor dolor que hayas sentido.

***

SUTURAS

Guardo mi ropa en una bolsa de plástico. Salgo a la calle. Respiro el aire frío. Las sombras van coloreándose en mi retina. Pienso en las situaciones donde mi mano fue útil, donde no. Olvido ambas. La luz descubre un cielo saturado de tonos escarlatas.

Rojo significa el peor dolor que hayas sentido.

Seguir completo.

Rojo significa resucitar.

8 de Junio, La parábola de la gente sencilla - Pearl S. Buck y Niña abandonada de Mo Yan, un poema de Karmelo Iribarren.

En nuestra primera reunión del mes de junio leemos dos cuentos de dos Premios Nobel de Literatura, Pearl S. Buck y Mo Yan, con una misma temática, las ancestrales costumbres de los campesinos chinos.

Nuestra primera autora, Pearl S. Buck tuvo un gran éxito en vida, enriqueciendo la opinión que se tenía en Estados Unidos sobre los orientales, según los expertos, pero poco a poco es una escritora que se ha ido dejando de lado y aunque se ha retomado como ejemplo de crítica a la situación de la mujer en la estructura social de China, su interés continúa declinando.

Charlamos acerca de si la situación del protagonista, asfixiado por una burocracia que le impide vivir tranquilamente de su esfuerzo y con su familia es comparable a otras sociedades. 

Leemos algunos párrafos acerca de lo que en el cuento se denominan superiores y que vienen a sustituir el imperio del antiguo emperador por el que el viejo campesino siente más simpatía que por los diferentes hombres que ahora, desde el poder, le impiden que su prosperidad se asiente y pueda disfrutar de sus hijos y nietos. El final nos parece demoledor y el cuento una crítica al nuevo sistema político chino que tras la revolución se impuso y que la autora vivió.

Nuestro segundo cuento, del también Premio Nobel Mo Yan, nos parece un ejemplo de toda su escritura que brota en cascada en sus narraciones, hay una trama central, un hombre encuentra a una niña abandonada en un campo de girasoles y se la lleva a casa pero el recibimiento es de hostilidad total. Sumidos en la política del hijo único, esta buena acción no es comprendida ni compartida por nadie.

Coincidimos en que este cuento es el que más nos ha impactado y la sesión se alarga tanto que no terminamos de poner en común todos los aspectos que surgen  en esta narración que incluye un vistazo sociológico al abandono de niños, un análisis de otras narraciones con el mismo tema, una reflexión acerca del desastre que significa obligar a no tener un más de un hijo en un campesinado que sólo valora tener niños varones e incluso microcuentos chinos. 

Nos preguntamos si el autor critica a la gente o al partido y su calidad humana es tal que logra ponerse en la situación de unos y otros, y señalar que las víctimas absolutas en este despropósito son otras personas que no deciden nada, los niños recién nacidos. Esta narración repleta de todo tipo de géneros y subgéneros, incluyendo picaresca y humor a veces truculento es la forma habitual de escribir de Mo Yan, un gran admirador de Gabriel García Márquez. 

Para finalizar leemos un poema de Karmelo Iribarren.



Las ciudades

Me gustan las ciudades, sus plazas,
sus calles, sus esquinas,
sentarme en la terraza de un bar
con un café delante
y dejar que pase el tiempo,
sin hacer nada, sin prisa,
observando esto y aquello,
y luego ir a alguna librería y revolver
un poco en los estantes,
y si hay río cruzar el puente
y repetir la misma operación al otro lado.
Me gusta estar solo entre la gente,
no ser nadie, no tener que ir a ningún sitio
pero poder ir a todos.
Me gusta la primera vez que me asomo
al espejo del baño del hotel,
ese momento de suspense,
recién llegado, cuando
no sabes si va a aparecer tu rostro
o el del último huésped, atrapado aún
en la memoria del azogue.
Me gustan los parques y los ríos
urbanos, pasear por ellos, a su lado,
especialmente en otoño.
Me gustan las ciudades, sí: andar,
mirar, vivir, enamorarme
de esa mujer del vestido rojo…

18 Mayo Carta de una desconocida - Stefan Zweig y un poema de Mario Benedetti. 

Nuestra lectura de esta sesión, Carta de una desconocida de Stefan Zweig es para todos nosotros quizá un buen ejemplo de cómo ha cambiado nuestra sensibilidad con respecto a la época en la que fue escrito. Hoy en día creemos que una mujer con una obsesión tan absorbente para un hombre tendría que consultar a un psicólogo.

Algunos de los participantes han sentido rechazo leyendo la entrega, hasta acabar con su vida, de una chica joven al amor idealizado de un hombre casi quince años mayor que ella.

Nuestra protagonista conoce a este hombre cuando es apenas una adolescente y durante los siguientes diez años de su vida, estará pendiente de él, incluso tendrá relaciones íntimas con él y se quedará embarazada a pesar de que en ningún momento ese hombre se habrá fijado en ella y ni siquiera sabrá su nombre. 

Coincidimos en que él no es presentado como un conquistador ni como un hombre que desprecie a las mujeres: se dedica a su profesión con todo rigor y después, su vida sentimental es libre y sin compromisos. No hace falsas promesas ni trata mal a sus parejas.

También charlamos acerca de si este comportamiento obsesivo era visto como normal en su tiempo y en cambio ahora, nos parece enfermizo y que ella debería haber estudiado y abrirse a otras personas puesto que su familia tenía la posibilidad de darle un buen futuro y enriquecer su horizonte para no hacer de una única persona, de un amor no correspondido, la ruina de su vida.

Para finalizar leemos un poema de Mario Benedetti.


    Mario Benedetti -  Kindergarten  

Vino el patrón y nos dejó su niño
casi tres horas nos dejó su niño,
indefenso, sonriente, millonario,
un angelito gordo y sin palabras.
 
Lo sentamos allí, frente a la máquina
y él se puso a romper su patrimonio.
Cómo un experto desgarró la cinta
y le gustaron efes y paréntesis.
 
Nosotros, satisfechos como tías,
lo dejamos hacer. Después de todo,
sólo dice «papá». El año que viene
dirá estádespedido y noseaidiota.


11 MayoEliezer y Rebeca de Pedro Gómez Valderrama y La señorita Perla de Guy de  Mapussant y un poema de Adam Zagajewski. 

En nuestra primera reunión de la segunda temporada del club de lectura de la mediateca Anabel Segura leemos dos cuentos de autores que son la transición de una época a otra de la literatura.

En primer lugar, el singular cuento Eliezer y Rebeca del colombiano Pedro Gómez Valderrama - un escritor que representa la generación anterior a García Márquez- que a menudo elaboró relatos a partir de hechos históricos o, como en este caso, de episodios bíblicos. Leemos primero el origen de esta romántica historia de un amor imposible, que se basa en un relato del Génesis y charlamos acerca del "cabo suelto" por así decir, que Gómez Valderrama usa para fantasear sobre un siervo que ha de entregar una mujer a su señor y de la que tiene la desgracia de enamorarse.

Leemos en voz alta algunos párrafos porque tenemos diferentes opiniones acerca del significado del texto, ¿qué clase de relación tuvieron? ¿era posible que el amor de dos personas en sus situaciones sociales tan diferentes, triunfara? 

Algunas frases nos gustan especialmente y nos compadecemos del destino trágico de ambos, ella entregada a un hombre que no quiere y él con su vida arruinada vagando por una taberna en Alejandría. Nos preguntamos si esta situación es habitual en otras circunstancias y culturas incluso hoy en día, y si las diferencias sociales condicionan a las personas mucho más de lo que pudiera parecer. 

Nuestro segundo cuento, La señorita Perla de Guy de  Mapussant pertenece al comienzo del nuevo género de terror que autores como Lovecraft o Ambrose Bierce desarrollarían después plenamente.

El realismo ya no era suficiente para hablar de la época, había que ir más allá de narrar la vida de la nueva clase social, la burguesía: los escritores empezaron a pensar que no todo se explicaba a través de la razón y Mapussant elabora un relato que es una mezcla de misterio y realismo convencional, un cuento que nos parece doble porque tiene un pie en el nuevo género de terror sin abandonar del todo la realidad. 

Por un lado, una familia burguesa que intenta casar a sus hijas y cómo se cría una niña abandonada entre ellos y con ellos pero sin ser igual a ellos, y por otro, el modo misterioso en el que esta niña es recogida cuando era un bebé, cómo la encuentran en la noche, en el campo, para que sea acogida por el primero que llegue. 

El final de nuestro cuento nos lleva a preguntarnos si es adecuado o no que el amor hasta ese momento secreto o desconocido del señor y la joven recogida, ha de ser expuesto a la luz. Cómo condicionará sus vidas de ahí en adelante y si no era mejor que hubiera seguido siendo secreto, algo oculto a todos, algo que incluso no se habían declarado el uno al otro, que cada uno de ellos mantenía encerrado en sí mismo sin manifestarlo.  




Para finalizar cerramos nuestra reunión con un poema de Adam Zagajewski 

Cambios

Hace meses que no escribo

ni un solo poema.

Vivía humildemente leyendo los periódicos,

pensando en el enigma del poder

y en las causas de la obediencia.

Contemplaba puestas de sol

(escarlatas, muy inquietantes),

sentía cómo callaban los pájaros

y cómo la noche iba enmudeciendo.

Veía girasoles que agachaban

la cabeza al ocaso, como si un desatento

verdugo paseara por los jardines.

En el alféizar se iba acumulando

el polvo dulce de septiembre

mientras las lagartijas se escondían

en los salientes de los muros.

Salía a dar largos paseos,

y deseaba tan sólo una cosa:

relámpagos,

cambios,

a ti.

 

Inscripciones, Mediateca Anabel Segura. 
Tel. 91 484 16 90 y 673 22 05 88


Marzo - Abril

Miércoles - 16, 23 

31 de marzo, 10h. Salida Museo Africano

Miércoles - 6 y 20 de abril

20 de abril. El negro artificial de Flannery O'Connor, Optimistas de Richard Ford y un poema de Wendell Berry.

Nuestra última reunión de este ciclo del club de lectura de la Mediateca Anabel Segura está dedicada a dos escritores sureños de Estados Unidos: la escritora Flannery O´Connor y el escritor Richard Ford.

De O´Connor leemos, El negro artificial que ella considera su mejor cuento y su narración preferida. Coincidimos en que sus referencias al pecado, la misericordia y en general, sus firmes creencias católicas son lo que nos produce más extrañeza en el texto. Nos preguntamos si a pesar estos párrafos excesivos, la narración soporta esta injerencia de las creencias de la escritora y no disminuyen nuestro interés por este cuento acerca de cómo se enseña en el racismo y cómo se es abandonado,  rechazado, por la propia familia, por el  abuelo que le cuida, en un incidente sin importancia en plena calle: ¿actúa así  por cobardía? ¿por miedo?

Charlamos acerca de cómo un hombre que tenía un buen concepto de sí mismo, se reconoce capaz de cualquier otra vileza, en palabras de la autora,  de cualquier pecado después de renegar de su nieto, un niño de diez años, huérfano de madre y abandonado por su padre, al que cuida.

Sobre Optimistas de Richard Ford que quizá nos haya gustado más en general que el de Flannery O´Connor, nos preguntamos si ambos cuentos tienen un punto en común: el ser abandonado por quien más se ama por maldad o negligencia, quizá por simple cobardía o ignorancia. El protagonista de Optimistas es un adolescente que ve cómo su mundo se derrumba cuando su padre actúa de manera impulsiva y violenta. Este chico ve cómo su familia se destruye y tiene que salir al mundo,  comenzar una vida nueva, en soledad, sin otras capacidades o recursos que pensar, que es mejor librarse del lastre de adultos desastrosos que no saben conducir adecuadamente sus vidas. 

Cerramos nuestro club de lectura con un poema del también autor sureño, el poeta y granjero Wendell Berry.



LA PAZ DE LAS COSAS SALVAJES

 Cuando me crece una desesperación por el mundo

y me despierto de noche al menor ruido

asustado por lo que será de mi vida y la de mis hijos,

voy y me tiendo donde descansa el pato salvaje,

hermoso sobre el agua, y donde come la fabulosa garza.

Entro en la paz de las cosas salvajes

que no le imponen a sus vidas la previsión

de las penas futuras.

Entro en la presencia del agua quieta.

Y siento por encima de mí las estrellas

esperando con su luz.

Durante un tiempo

descanso en la gracia del mundo,

y soy libre.

 

6 de abril. Cordero asado de Roald Dahl y La célebre rana saltarina del distrito de Calaveras de Mark Twain. Un poema de Wislawa Szymborska. 

Para nuestra reunión de abril ponemos en común dos cuentos de humor, Cordero asado de Roald Dhal y La célebre rana saltarina del distrito de Calaveras de Mark Twain que nos impregnan de jovialidad y buen humor a todos.

Nuestro preferido es Cordero asado del célebre autor de literatura infantil, Roald Dahl. Admiramos, al leer con detalle, la construcción de este relato aparentemente fácil y cómo esta supuesta facilidad está hecha por alguien que domina bien el arte de la escritura. 

Una modélica ama de casa embarazada, esposa de un policía, tiene una reacción inesperada y se convierte en una mujer peligrosa que es capaz de vengarse de su adorado esposo sin pensárselo dos veces y sin sentir arrepentimiento. Buscamos en el texto el punto en el que la idílica situación hogareña se transforma en el escenario de un crimen y cómo provoca en el lector estupefacción e incluso carcajadas. ¿Estamos de parte de la protagonista a pesar de que sabemos de lo que es capaz?, nos preguntamos y coincidimos en que, frente a todos los compañeros del marido y casi "el mundo" que quiere ajusticiarla, ella actúa con toda la razón cuando lo que ama y cuida con total entrega le es arrebatado por el comportamiento estúpido de su marido.

De nuestro segundo cuento, La célebre rana saltarina del distrito de Calaveras de Mark Twain, coincidimos en que quizá al ser leído junto al de Dahl sale por así decir perdiendo aunque también nos parece cómico y divertido. Twain comenzó su carrera como escritor y su por fin, salida de la pobreza con este cuento que le hizo muy famoso y que ha dado lugar a un festival de la rana saltarina que se viene celebrando en California, en el pueblo en donde él ambientó su narración, desde el siglo XIX. 

Para finalizar y continuar con esta reunión llena de risas, leemos un poema de la Premio Nobel polaca, Wislawa Szymborska cuya bondadosa ironía cierra muy bien nuestra sesión de abril. 



No lectura 

A las obras de Proust
no les añaden en la librería un mando a distancia,
no podemos cambiar
a un partido de fútbol
o a un concurso donde ganar un volvo.
Vivimos más,
pero menos precisos
y con frases cortas.
Viajamos más rápido, más a menudo, más lejos,
aunque en lugar de recuerdos volvemos con fotos.
Aquí yo con un tío.
Aquel creo que es mi ex.
Aquí todos en pelotas,
así que seguramente es una playa.
Siete tomos: piedad.
¿No se podría resumir, abreviar,
o mejor mostrar en imágenes todo eso?
Una vez pasaron una serie que se titulaba La muñeca
pero mi cuñada dice que era de otro que también empezaba por P.
Además, seamos sinceros, quién es ese.
Al parecer escribió en la cama un montón de años.
Página tras página,
a una velocidad limitada.
Y nosotros con la quinta puesta
y — toquemos madera — saludables.



23 de marzo. Cuentos africanos y un poema de Albert Aoussine.   

En nuestra segunda reunión de la nueva temporada del Club de Lectura de la mediateca Anabel Segura, leemos cuatro cuentos africanos: Dulzura de Toni Morrison, Las aventuras de Sowe que es anónimo, Una experiencia privada de Chimamanda Ngozi Adichie y una simpática fábula, podríamos decir, de la literatura oral de Benin, Por qué las gallinas escarban la tierra.

Empezamos eligiendo nuestra narración favorita que coincidimos, es el cuento de Chimamanda Ngozi, Una experiencia privada en el que dos mujeres, una vendedora de cebollas con varios hijos y una moderna doctora con mejor nivel de vida, han de refugiarse de los disturbios callejos que la lucha entre musulmanes y cristianos desata por un rumor en las calles de Nigeria. Los gobernantes lejos de calmar a la población, atizan las diferencias para que obligados a vivir en la violencia no puedan reclamar mejores condiciones de vida a sus responsables políticos, divide y vencerás. Nuestro cuento, coincidimos, tiene muchos detalles que invitan a profundizar en las relaciones humanas y en las circunstancias de vida que nos condicionan más allá de nuestras decisiones individuales. Mientras fuera los hombres se matan, ellas encuentran en una mutua ayuda la manera de sobrevivir, apreciarse y preocuparse por el bienestar de la otra. Un ejemplo sobre el que reflexionar acerca de cuáles son en realidad, las diferencias más allá de la raza, las creencias religiosas o el nivel de vida. 

Nuestro segundo cuento, Dulzura es una descripción terrible de cómo los oprimidos asumen y a su vez se convierten en parte del engranaje que les condiciona su vida. Cuando una mujer de piel más clara tiene una hija más oscura, no sólo es abandonada por su marido, si no que ella misma la rechaza y convierte su infancia y adolescencia en un tormento. Toni Morrison, coincidimos, no escribe este cuento desde el arrepentimiento de la protagonista, si no más bien desde la auto-justificación y nos preguntamos si volviera a repetirse el tener una hija más oscura, si se comportaría con la niña de igual manera, creemos que sí y también nos preguntamos ¿qué otra cosa puede hacer? El final desolador es una abuela que vaticina para su hija que va a dar a luz, un destino similar porque cuando sea madre vivirá más profundamente, como ella vivió, todo el peso social de la exclusión, de ser diferente.

Cerramos nuestra reunión comentando Las aventuras de Sowe, un cuento sobre madrastras que en nuestra tradición europea es también un tema que ha dado lugar a narraciones tan oscuras como ésta. 




Para finalizar leemos Pueblo natal, un poema del autor camerunés Albert Aoussine.

Pueblo natal

 

Cuando mis pensamientos

me trasladan a mi pueblo natal,

escenas ricas en colores,

avivan mi emoción.

 

Allá, bajo los trópicos,

se vive bien en cualquier estación.

 

Los espacios son extensos, vastos

hechos a la medida de mi respiración.

Los arboles están rodeados de espeso follaje

los poderosos baobabs, sirven de abrigo

y lugares de encuentros

cuando el sol en el cenit, lanza sus rayos.

 

Las chozas agrupadas, sabiamente espaciadas,

triunfalmente saliendo de la tierra

muestran con orgullo, sus tocados de paja.

 

Allá, a lo lejos, contemplo

encantado, la sabana salvaje

mi sueño de inmensidad.

(…)

Las mujeres, con su tesón habitual,

se levantan al nacer el alba,

vestidas con simples paños…

con los colores-de todas-las estaciones.

(Fragmento) 



16 de marzo. La dama del perrito de Anton Chejov y Tres rosas amarillas de Raymond Carver. Un poema de R. Carver.

Comienza nuestra primera reunión de la temporada en el club de lectura de la mediateca Anabel segura con dos cuentos emblemáticos, dos obras maestras: La dama del perrito del gran escritor ruso Anton Chejov y el llamado chejov americano, Raymond Carver y su narración, Tres rosas amarillas que describe las últimas horas de Chejov, muerto de tuberculosis con poco más de 50 años.

Algunos de los asistentes conocían y habían leído con anterioridad, La dama del perrito pero es ahora, en esta segunda lectura cuando reparan en la cadencia de lo narrado y en aspectos que en una primera ocasión les han pasado desapercibidos. 

En el ocaso de los grandes narradores rusos, desde Tolstoi a Dostoievski, con una formación en ciencia diferente a ellos y anunciando la aparición de una nueva clase social, la burguesía rusa que al igual que la europea, no tenía en la posesión de la tierra su riqueza; surge un médico que escribe pequeños relatos para revistas sobre gente anodina: funcionarios, comerciantes, damas de provincias, artistas, hombres de finanzas; los protagonistas de La Dama del perrito.

Cuestionamos, según la escritura de Chejov, la idea de que todo detalle en un cuento tiene que ser significativo. Como en la vida misma, a veces hay incidentes u objetos, y nos preguntamos por el perrito de Ana, que no existen en un segundo significado, ¿simboliza algo su mascota? ¿sólo da pie a que los amantes se encuentren?

Leemos algunos párrafos en los que Chejov hace una crítica social a las vidas anodinas que al enamorarse, al amar, transcienden la rutina cotidiana. ¿Condena el autor el adulterio? Coincidimos en que respeta los sentimientos de ambos, los presenta al lector como sinceros e interpretamos que ambos son víctimas de una época en la que era inconcebible, en su clase social, el divorcio. Chejov, y estamos también de acuerdo en esto, no moraliza sobre la infidelidad.

En este cuento no hay final sorpresa que dé un giro a lo narrado y acaba, quizá, más como narración que como posibilidad real, abriendo una esperanza al lector, ya que ambos amantes quieren encontrar una solución a su relación clandestina que se prolonga durante años.

El segundo cuento, Tres rosas amarillas del escritor estadounidense Raymond Carver es un homenaje al escritor ruso, al que consideraba su maestro. Este cuento y el volumen de relatos en el que se incluye causó tal impacto en los lectores que en Madrid hay una librería con el mismo nombre, especializada sólo en relato y los expertos advierten que a menudo, esta ficción sobre las últimas horas de vida de Chejov es tomada como real en todos los detalles y referenciada en la biografía del escritor ruso. Se da la peculiaridad de que Carver falleció también en la cincuentena.

Para finalizar, leemos un poema de Raymond Carver que consideraba a la poesía parte esencial de su quehacer como escritor, e incluso de mayor significación que sus cuentos.

 



                                Felicidad  - Raymond Carver


Tan temprano que casi está oscuro todavía.
Me acerco a la ventana con una taza de café
y el atasco de siempre a estas horas de la mañana
en la cabeza.
Veo entonces al chico y a su amigo
calle arriba
repartiendo el periódico.
Llevan gorras y sudaderas,
uno de ellos con una bolsa al hombro.
Son tan felices
que no se dicen nada, estos chicos.
Creo que si pudieran, se cogerían
del brazo.
Es temprano por la mañana
y están haciendo esto juntos.
Se acercan, despacio.
El cielo empieza a cubrirse de luz,
aunque todavía cuelga pálida la luna sobre el agua.
Tanta belleza que, durante un instante,
la muerte o la ambición, incluso el amor,
no tienen cabida aquí.
Felicidad. Llega
de forma inesperada. Y sigue su camino, realmente.
Cualquier madrugada te lo dice.