viernes, 6 de octubre de 2017

Club Lectura Anabel Segura. Coordinadora: Maribel Orgaz - Alcobendas

Maribel Orgaz-info@leerenmadrid.com
El Club de Lectura de la Biblioteca Anabel Segura ha comenzado de nuevo en octubre y me incorporo a él como coordinadora, al igual que en su última temporada de cierre antes del verano. Si tienes interés en nuestras anteriores lecturas, puedes leer un resumen de las reuniones aquí. 

Las lecturas de esta nueva temporada se han estructurado así:
Mediateca Anabel Segura, 19h.

5 de octubre: Un árbol crece en Brooklyn
19 de octubre: Cisnes salvajes
02 de noviembre: Cisnes salvajes
16 de noviembre: Días contados
30 de noviembre: Días contados

El grupo está completo con lista de espera. Según parece nuestro grupo de lectores tiene un gran interés y se llenó completamente en apenas dos horas tras abrirse el plazo de inscripción. Ningún otro club de lectura se ha llenado con tanta rapidez en las bibliotecas de Alcobendas.

Hemos comenzado nuestra reunión con algunas indicaciones sobre sus características: un club de lectura no son clases de literatura, hablaremos sobre el texto, dialogaremos entre nosotros y aprenderemos cosas nuevas pero lo importante para nuestras reuniones es la "cantidad de vida que un libro puede atraer. Lo importante es convertirnos en lectores con un criterio propio, curiosos y apasionados". Eso significa dejarnos cautivar por la belleza y complejidad de las palabras que un escritor puede desplegar sobre todo lo que nos rodea.

Un árbol crece en Brooklyn y un poema a una mujer
5 de octubre, 19.30h

Brooklyn, 1920
Acudimos a nuestra primera reunión con un libro que a la mayoría nos ha gustado y que recomendaríamos leer. Aunque ha habido algunas objeciones: la historia podría haberse comprimido más y en su intención de señalar siempre lo positivo de situaciones y personas, ¿no era excesivo cerrar con una buena boda el destino de la madre de los Nolan?

Un árbol crece en Brooklyn de Betty Smith fue nada más publicarse, en 1943, un libro de enorme éxito en Estados Unidos, aunque el lector español haya tenido acceso a la novela hace poco años gracias a la recomendación de Paul Auster... aquí también se ha convertido en un libro de gran popularidad.

En nuestra reunión nos preguntamos cuál sería el árbol que sirve de metáfora a la vida de los irlandeses pobres a comienzos del siglo XX en Brooklyn: una vida que arraiga entre las grietas, con poca tierra y condiciones muy duras. ¿Ginkgo biloba? 

Algunas preguntas que dinamizaron nuestra reunión fueron:

-Francis describe la pobreza como humillación y vergüenza, sin embargo su madre no acepta jamás la caridad y mantiene con orgullo a sus hijos. Tiene un gran sentido de la familia y cómo salir adelante, lo que transmite a sus hijos con firmeza. ¿Ha cambiado nuestra percepción de la pobreza desde comienzos del XIX hasta ahora?
-Cuál es nuestro personaje preferido y por qué.
-Francis dice que mientras que las mujeres no se unen, los hombres sí lo hacían contra el mundo. ¿Es eso cierto en la novela?
-Las mujeres de la familia Nolan son la que sacan adelante a las familias. ¿Francis será igual?
-La novela está escrita desde el punto de vista de Francis niña, ¿qué aporta eso a la narración? ¿Sería diferente si fuese desde el punto de vista de su madre?
-Desde un punto de vista moderno, cómo enfocamos el racismo, antisemitismo [¿y machismo?] de la novela
-Es Brooklyn o Francis el protagonista de la novela.
-Las pequeñas historias.

Las dos nuevas aportaciones a nuestro criterio lector que surgieron en nuestra reunión fueron:

-Cómo introducir un personaje y un cierre (el policía que se casa con la madre de Francis).
-El uso de la tercera persona para narrar hechos autobiográficos.

Además, en torno al texto, llevamos unas páginas que resumían la situación de la emigración irlandesa a Estados Unidos en el tiempo en el que está ambientada la novela, la biografía de la autora y algunos datos del impacto de la novela en su tiempo. Por último, hablamos de la adaptación al cine del gran Elia Kazan.  Si quieres esta información, escríbeme aquí, info@leerenmadrid.com.




Un poema a una mujer - David Hernández Sevillano

Al final de cada reunión, cerramos con la lectura en voz alta de un poema. La poesía suele salir maltrecha a su paso por el colegio hasta el punto de ser rechazada por la mayoría de nosotros como incomprensible e inútil pero un poema es la mejor forma de recuperar el amor a las palabras. Su ritmo y su precisión son la mejor manera de reparar en cómo hablamos y cómo todos nosotros poseemos una capacidad de nombrar con belleza lo que nos rodea.

En esta ocasión, y con motivo de un nuevo premio a su quehacer poético, llevé un poema de David Hernández Sevillano dedicado a su compañera. Hubo expresiones de emoción al terminar de leerlo.

Ahora que estamos a tiempo
David Hernández Sevillano

Antes de que me llames por mi nombre
y nada te sacuda,
antes del desayuno sin diamantes,
antes de que te quiera echar de menos,
antes de que las frases
sean a quemarropa y por la espalda,
antes de los reproches con ciruelas,
de las disculpas con tabaco y ron…

antes de que esto ocurra
o quizás por si acaso
o tal vez porque somos
los únicos capaces de cambiar
nuestra historia, los únicos,
y sabemos de sobra
que no es bastante con cruzar los dedos,
alzar el puño o encender mil velas
a un dios que manda siempre
sus cartas sin remite…

antes de todo esto
-digo-
te estoy besando y beso en tu clavícula
-lo sé-
cada posible vida junto a ti,
lo que quiera que hagamos del futuro.


Lo que tu nombre tiene de aventura
Premio Valencia
Editorial Hiperión

David Hernández Sevillano (Segovia, 1977). Premio Miguel Hernández, Premio Jaén de Poesía, Premio Hiperión, Premio Valencia. Ha publicado seis poemarios. Está casado y tiene tres hijos. Vive en Vegafría, un pueblo de apenas 14 habitantes en Segovia, regentando un establecimiento de turismo rural.





No hay comentarios:

Publicar un comentario